08.11.2016

5 secretos para cocinar las chuletas de cerdo más deliciosas

Descubre estos sencillos pasos para deleitar a tus amigos o a tu pareja con un plato de carne preparado a la perfección.


Las chuletas de cerdo son un corte versátil de carne ya que puedes cocinarlas para una cena rápida de la semana o transformarlas en un plato especial para una noche de celebración en pocos minutos. 

Sea cual sea la ocasión, aquí hay 5 cosas que debes saber para no fallar a la hora de preparar unas jugosas costeletas de cerdo.

1. Una buena maceración, la clave
Incluso si sólo tienes 15 minutos, la maceración va a darle un toque diferente a tu plato y va a hacer más jugosa la carne. Además, es una buena póliza de seguro si te pasas del tiempo de cocción. Puedes sumergir las costeletas en una mezcla de aceite y jugo de limón al que le vendrá muy bien un toque de ajo, jengibre, sal y pimienta, especias enteras o hierbas frescas.

 

 
2. Ajusta el tiempo de cocción al grosor de la carne
Para evitar que las chuletas te salgan crudas o demasiado cocidas, presta atención al tiempo que las tienes en la sartén o plancha. Recuerda la regla general, a los trozos de carne más delgados (aproximadamente de 1,5 centímetros de grosor) debes cocinarlos entre 5 y 7 minutos por lado; mientras que las chuletas más gruesas (2,5 centímetros de espesor o más) van a necesitar de 8 a 12 minutos de cocción por lado.

3. Un poco rosa en el centro está bien
Seguro haz oido que se debe evitar a toda costa la carne de cerdo con un centro de color rosa. Resulta que eso no es del todo cierto. Mientras la temperatura interna se registre a 63℃, un toque de color en el medio de la chuleta no la convierte en insegura para comer. Además, tendrá un sabor delicioso.

4. Cocina en la sartén para ganar más sabor
Los ingredientes que agregues al recipiente mientras cocinas las chuletas harán que tu plato se destaque. El cerdo tiene un sabor suave, pero obtiene un gran impulso al ser asado junto con especias, verduras frescas y frutas, como la manzana verde.
 

 

5. El glaseado, el toque final
La carne de cerdo combina a la perfección con los sabores agridulces. Por eso, cuando a las chuletas les quede poco tiempo de cocción, agregales unas gotas de vino dulce, sidra de manzana, una cucharada de azúcar moreno o unas cucharada de miel. Notarás como las notas dulces se funden amablemente con el sabor de la carne.

 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios