22.06.2016

5 restaurantes buenos, bonitos y baratos

Para echar por tierra esa creencia de que para comer como la gente hay que desembolsar más de cinco billetes de cien, salimos a buscar lugares donde la vara gastronómica es alta, pero la cuenta no tanto.


No hablemos de gangas: un chori al paso siempre cumplirá con la meta de comer barato. Hablemos de restaurantes con propuestas gourmet que no nos dejen en bancarrota. No abundan pero existen. Aun en tiempos en que cuesta mantener la calidad sin subir los precios, hay quienes se las ingenian para que comer muy bien no signifique dejar un dineral. Productos de estación, formato tapeo para probar un poco de todo, un tenedor libre coreano que sorprende por lo típico y variado y una merienda como en París son algunas de las propuestas billetera friendly. Para anotar y probar ya.

1. CLUB DANÉS, alto en el cielo y bajo en el precio
Secreto a voces entre los oficinistas del centro desde hace años, este piso 12 de Avenida Alem rescata una combinación de factores que parecían mutuamente excluyentes: abundante, casero, rico y barato. Cocina típica encabezada por dueños con antepasados daneses en el edificio donde funciona la embajada de… sí, Dinamarca. Nada puede salir mal. El abrazo de gol entre panza y billetera es para el menú ejecutivo de cuatro opciones donde siempre se destaca una delicia nórdica que obviamente es la recomendada.  Les puede tocar Fiskekarbonader (croquetas empanadas de merluza, papa y panceta con arvejas y zanahorias en salsa blanca), Laksefrikadeller (albóndigas de salmón rosado y eneldo y papas asadas con crema) o el clásico de los viernes Biksemad (dados de carne de ternera y cerdo salteados con dados de papas y cebollas, acompañados con pan de centeno enmantecado, remolachas agridulces y un huevo frito). Esto, con bebida y café, cuesta 160 pesos. Si prefieren ir a la carta, hay una amplia variedad de smordesbug ($75 cada uno) o delicias que se corren de lo estrictamente danés como goulash con spatzele, pastel de papa espinaca y salmón ahumado o milanesas de merluza con ensalada tabulé. Abre de 12 a 15 horas.
Av. Leandro N. Alem 1074, Microcentro / T. 4312-9266

2. GRAN DABBANG, pequeño tesoro
¿Quien dijo que mezclar el amor con los negocios es llamar al desastre? Mariano y Filipa, pareja y socios, comandan hace dos años este barquito de 30 cubiertos que surfea olas a salón lleno cada noche. Con un menú osado y equilibrado de influencias asiáticas y mediterráneas ofrenda de los años que Mariano pasó cocinando por el mundo sirven pequeñas porciones para probar un poquito de todo. La carta cambia todos los días porque la cocina es de mercado, pero hay algunas constantes imperdibles: siempre algún curry (el día que fuimos era de pollo pastoril, $140), pakoras de acelga con chutney de zanahoria, salsa picante y yogurt ($80), burrata y fainá, berenjenas con harissa, ensalada de granada y cebolla roja ($120) y un chipá que cambia de relleno según la estación ($120). La hazaña de ofrecer lo que mejor está es más fácil para Mariano, ya que además de estar al frente del Dabbang, maneja el mercado de la feria Masticar por lo que tiene acceso directo a los productores. Los ingredientes específicos cambian, pero el espíritu es siempre el mismo: comida que es simple en su complejidad, invita al comensal a la aventura de probar cosas nuevas y está hecha con los mejores productos del mercado. 
Scalabrini Ortiz 1543, Palermo / T. 4832-1186

 

3. MIMÍ, Belgrano siempre estuvo cerca
Casi imperceptible entre las moles de edificios en torre que plagan el barrio, este localcito sorprende por la calidad de sus platos. Cuando atacan las ganas de comer rico y casero pero no de cocinar, Mimí está para salvarte sin hacer peligrar el presupuesto del mes. Es íntimo y romántico sin dejar de ser relajado y los platos son clásicos con algunos giros bastante interesantes. Las ensaladas son potentes y hacen las veces de plato principal, como la de peras asadas, queso azul, rúcula, apio, hinojos, nueces tostadas y vinagreta de miel ($174). De principales, buenos los malfatti de remolacha en manteca de hierbas, los risottos o el rack de cordero patagónico con pesto, papas y ensaladita de espinacas, apio, rabanitos, naranja y pomelo (todos parten de $200). A simple vista los precios no parecen bajísimos, pero lo bueno acá es que las porciones son bien abundantes y la materia prima es fresca y de primera línea. Con una entrada y un principal entre dos quedan pipones por aproximadamente 600 pesos, bastante menos de lo que se pagaría en otros lugares por platos similares. ¿Otro dato de color? Muy buenos vinos a precios lógicos y menú de mediodía a $160 con bebida y postre.
Arcos 2023, Belgrano / T. 4781-1530

4. HIERBABUENA, el naturista amigo
Tiempos modernos en los que, por cada lista que se tantee, será apreciada una opción veggie friendly. Bienvenida la diversidad y bienvenidas las propuestas como Hierbabuena que sin ser estrictamente vegetariano tiene platos que harán las delicias de naturistas y carnívoros que quieran comer más liviano por una noche (o un mediodía). A cinco minutos en auto de San Telmo, junto con sus vecinos de cuadra pusieron en valor el boulevard Caseros. Hierbabuena es el lugar perfecto para una cita o una salida de amigos que comen con conciencia sin olvidarse del factor cool. Salen muy bien las gyozas de tofu ahumado en salsa de soja, aceite de sésamo, y jengibre ($160). También correctísima la tarta tatin de tomates confitados con miel y tomillo, mozzarella, olivas y albahaca ($155). Más contundentes y riquísimos en su especie, los ñoquis de palta servidos con leche de coco, almendras tostadas, dátiles y cebolla morada ($185). Para tomar, limonadas y jugos (entre 48 y 89 pesos). La carta es extensa y original, la cuenta no se va a las nubes y tienen una tiendita divina donde venden libros, panes, condimentos y vajilla. Un lindo paseo para ver y ser visto. 
Av. Caseros 454, San Telmo / T. 4362-2542

   
5. BBQ TOWN, un grill coreano en el Barrio Chino
Dicen los que saben que si no sos coreano, o amigo de un coreano, es difícil acceder a los reductos típicos escondidos en Flores y que seguramente termines cayendo en opciones que perdieron calidad por avocarse a su veta más comercial. Pero capaz que no saben tanto. Para disfrutar de la típica carne a la plancha con mil platitos de acompañamiento no es condición probar suerte en Flores ni formar parte de la comunidad. BBQ Town está en el barrio chino y es un tenedor libre coreano con una parrilla en cada mesa donde cada cual cocina su propia carne que puede ser bulgogui (vacuna en tiritas condimentada con salsa de soja, azúcar y aceite de sésamo), techigogui (de cerdo), chuk-cumi (calamar picante) o sanggiopsal (panceta). Junto con la carne te traen incontables platitos para degustar entre los que destacan el tofu frito con salsa agripicante, el kimchi, los dumplings, las batatas fritas, los pancakes de verdeo y las algas marinadas. Los acompañamientos son más de treinta y la apuesta es comer hasta donde puedas. Vale la pena hacer la experiencia que cuesta 250 pesos. Bebidas aparte.
Juramento 1656, Belgrano / T. 4783-2780

Merendar como en París

 

Hace tiempo que Cocu, una boulangerie dirigida por dos franceses que amasan con masamadre, cautivó a los paseantes de Palermo con sus sándwiches en una de las baguettes más esponjosas que podés encontrar por estos lares, y con su pastelería típica y su clima de boheme parisina. Pero lo que debés saber es que por las tardes ofrecen una merienda completísima para dos. ¿Qué trae? Dos bebidas calientes, dos jugos de naranja exprimidos, una canasta con croissants y pains au chocolat, tostadas con queso crema y mermelada casera, un brownie XL (sedoso y perfecto) y una porción de pizza al estilo Cocu. Todo por 288 pesos. Hasta te va a quedar un restito para pagar el estacionamiento. Queda en Malabia, esquina Gorriti.

Por Natalie Dzigciot


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas