22.08.2017

7 modas de Estados Unidos que pronto veremos en Buenos Aires (o no)

Lo que ocurre en grandes urbes norteamericanas, tarde o temprano tiene ecos en nuestro país. Estas tendencias pisan fuerte en ciudades como Nueva York y San Francisco ¿Viajarán al sur?


Los porteños ya nos acostumbramos al brunch, a las hamburguesas gourmet, a las cervezas artesanales y a los ribs con salsa barbacoa. Pero está muy claro que estos productos no nacieron acá, sino que vienen desde Estados Unidos, al igual que muchas otras modas gastronómicas. Algunas son una pegada y otras terminan en el olvido. Pero siempre que pasan cosas en el norte, hay alguien que observa el fenómeno pensando en importarlo a estos lares. En esta nota Planeta JOY te cuenta algunas de las cosas más interesantes que están pasando en las cocinas norteamericanas en este momento, como para que no te agarre de sorpresa cuando las veas en Palermo.

CÚRCUMA PARA TODOS
Esta especia es desde hace siglos una de las más utilizadas en la cocina asiática, especialmente en la India. Si no la conocés te contamos que la que le brinda ese color amarillo a los curries. Además es uno de los ingredientes clásicos de la medicina ayurvédica ya que tiene con una numerosa cantidad de propiedades: anti inflamatora, antioxidante, ayuda al cerebro y reduce el riesgo de ciertas patologías cerebrales, baja el riesgo cardíaco, retrasa el envejecimiento y ¡hasta es buena para la depresión!

La cúrcuma es entonces el nuevo súper alimento de moda y en el West Village lo podés encontrar mezclado en café, en té e incluso en tragos; aunque definitivamente la forma mas trendy de consumirla es como golden milk. ¿De que se trata? Se mezcla la especia con alguna leche que no sea de vaca (coco y almendras son las mas populares) y se sirve fría, a veces con alguna fruta en formato smoothie. Cafés desde San Francisco a Sidney ya ofrecen esta opción, y cadenas de supermercados naturistas como Whole Foods la venden embotellada. ¿Una de las claves del éxito del brebaje? El color luce muy bien en Instagram.

CALDO DE HUESOS EN VASITO
Si ves a alguien caminando por las calles de San Francisco con una bebida caliente en un vaso de papel, es posible que no esté tomando café, sino caldo. El bone broth se prepara hirviendo huesos durante horas, se condimenta con hierbas frescas y se sirve en vasos para llevar. La moda se impuso como resultado de otras tres tendencias: la comida saludable, la dieta paleo y el nose to tail. El caldo aprovecha los huesos que antes se descartaban, es una excelente fuente de colágeno y proteínas y se suele servir en carnicerías boutique donde la carne es local y de pastura.

En Belcampo (una famosa cadena de carnicerías californiana) un vaso grande cuesta 5 dólares y por un adicional de 50 centavos se le puede agregar cilantro, jengibre o hot sauce. Además de sus múltiples propiedades para la salud, es una bebida deliciosa y reconfortante para los días de invierno. Si sos un fanático de la carne lo vas a amar. Y si no podés esperar para probarlo hasta que lleguen los días fríos, una variante de moda es el Bone Mary: un Bloody Mary al que se le adiciona un shot de caldo.



FILIPINE IS THE NEW THAI
Durante mucho tiempo nos acercamos a la gastronomía asiática a través de la cocina china, india, japonesa, thai y vietnamita. Hace unos años se popularizó la cocina coreana y en el 2017 es el turno de un tapado: la gastronomía filipina. Tras 300 años de colonización española esta cocina combina lo mejor de Asia y la península ibérica, contando con los típicos salteados como el Pinakbet con langostinos o platos que recuerdan a la paella valenciana.

Uno de los grandes exponentes de esta fusión es el cochinillo, que se unta con salsa de soja y se cocina al spiedo sobre brasas hasta que la piel queda extra crujiente. El cerdo es una pieza central y otros platos tradicionales son el Crispy Pata (codillo de cerdo frito con salsa sawsawan, pickle de papaya y jengibre) o el Lechón Kawali (panceta frita crocante). El caballito de batalla de todas formas es el Adobo, un plato de carne braseada (generalmente cerdo y pollo) en vinagre y salsa de soja. Otra preparación que vale la pena probar es el Kare Kare: una adaptación del tradicional rabo español, pero braseado en salsa de maní. Se sirve con brotes de banana y porotos.  

NATTO Y KIMCHI: LA HORA DE LOS FERMENTADOS
Los fermentados viven un auténtico boom y preparaciones que por años fueron un secreto guardado por abuelas coreanas o japonesas hoy se pueden encontrar en casi cualquier supermercado norteamericano. Al igual que la mayoría de las comidas de moda una de las claves de su éxito son sus propiedades saludables, en este caso bacterias beneficiosas para la flora intestinal y que colaborarían con prevenir ciertos tipos de cáncer.

El natto es un alimento milenario proveniente de Japón que se obtiene a través de la soja fermentada. Su sabor agresivo hizo que Anthony Bourdain no pudiera  probar más que una cucharada y por eso se suele agregar a arroces, guisos u omelettes. El kimchi es un poco más conocido y es una preparación fermentada de varios vegetales (con el nabo chino como base), siendo el plato nacional de Corea. En Buenos Aires ya está presente en muchos restos de nicho. ¿Llegará este año al público masivo?

POKE: SUSHI AL PLATO
La Cocina hawaiiana es el resultado de una ecléctica mezcla de culturas combinando productos y platos locales con influencias japonesas, filipinas, norteamericanas y portuguesas (entre otras). Uno de sus platos más populares es el poke, un primo del sushi pero servido al plato y con el arroz como guarnición. Se empieza por una base de pescado crudo cubeteado (atún rojo es lo clásico, pero también se usa el salmón del Pacífico) y se lo marina en salsa de soja  o aceite de sésamo. Luego se lo mezcla con una variedad de toppings como ajo, algas secas, palta, kimchi, pepino, cebolla de verdeo o ají molido. Las posibilidades para crear nuevas combinaciones son ilimitadas y al igual que sucede con el sushi hay pokes más elaborados con salsa de mango, mayonesa o sriracha. El poke bowl es furor en California por tener todas las ventajas del sushi más su practicidad para comerlo. En lugar de tener que lidiar con salsas y palitos ya viene todo mezclado y listo para ser devorado a cucharadas.

MEGA MILKSHAKES
Siempre hay una moda dulce a la vuelta de la esquina. Primero fueron las donuts, luego los cupcakes, el carrot cake, los macarons y los frapuccinos; ahora llegan los milkshakes XL. Se usa Nutella o glaseado como “pegamento” y así se adhiere al vaso la mayor cantidad de dulces posibles, dándole a la “bebida” una altura y un volumen impresionante. Algodón de azúcar, galletitas, caramelos, pretzels cubiertos en chocolate, donas, y hasta una porción de cheesecake son elementos que pueden aparecer “decorando” tu vaso  en el Black Tap Bar en Nueva York. Cuando abrió en noviembre de 2015 las imágenes se viralizaron inmediatamente y desde diciembre de ese año hay al menos una hora de cola para probar sus milkshakes de 15 dólares. Otro fenómeno que surge gracias a las redes sociales y que por supuesto ya tiene varias copias dentro de la ciudad y en otros estados. ¿Se viene el milkshake con” pegamento” de dulce de leche y cubanitos?

CARNICERÍAS ECO FRIENDLY
Volvió la carne. Pero ahora, en lugar de la carne de feedlot que ofrecen los supermercados, las carnicerías premium venden carne de pastura con trazabilidad controlada. Es decir que se puede rastrear de qué establecimiento salió el animal que te vas a comer. Siendo más saludable y eco friendly (al ser elaborada localmente) su demanda de esta carne aumentó más de un 30% en la última década, y las carnicerías juegan un rol fundamental en todo esto.

Como en su momento ocurrió con los cursos de vinos, ahora se dan clases de carnes para conocer los cortes no tradicionales y aprender a aprovechar el 100% del animal. Estas carnicerías además suelen elaborar sus propios embutidos, chacinados y carnes maduradas. En algunos casos también cocinan su mercadería, ya sea en formato take away, para comer al paso o incluso anexando un restaurante al despacho de carne, como la cadena Belcampo, en Los Angeles. 

¿ADIOS A LAS PROPINAS?
Uno de los principales temas de debate en la gastronomía norteamericana es el fenómeno de los restaurantes donde no hace falta dejar propina. En lugar de rezar para que el cliente se apiade de los mozos, muchos lugares han optado por pagar mejores sueldos, aumentar los precios y avisarle a los comensales que no hace falta dejar propina. Esta idea es revolucionaria en un país donde está mal visto que el “tip” sea menor al 15% del valor de la cuenta. La idea es que ahora el ingreso de los mozos no quede a discreción del público y que a su vez la experiencia sea más cómoda para el cliente. A su vez el sistema hace más equitativo el ingreso entre mozos y cocineros, eliminando las discusiones sobre como repartir la propina. ¿Se animará a implementarlo algún restaurante local?

Por Leandro Volpe 


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios