19.07.2014

Alo's: nuevo bistró en Zona Norte

El chef Alejandro Féraud llevó a La Horqueta una estética que no existía en la zona, enfocada en el producto y las técnicas simples.


Se llama Alejandro, pero de chico le decían Alo. Alejandro Féraud está ahí, detrás de la barra. Coordina a su equipo de trabajo y cada tanto se acerca a las hornallas para sartenear o emplatar. Lo puede ver cualquier de los 28 clientes que se acomoden en su restaurante de La Horqueta, inaugurado a fines de mayo.

Con una cocina lateral a la vista, Alo’s es un bistró cálido y familiar que en pocos meses se hizo de una buena cantidad de habitués por la originalidad de una propuesta que no existía en la zona. Secundado por equipo joven pero experimentado, la cocina de Féraud (que previamente fue socio del efímero L’Ostería, en Puerto Madero) está enfocada cien por cien en el producto. No encontrarás espumas, ni técnicas sofisticadas. La bondiola braseada con puré de calabaza ($115), por ejemplo, es simplemente eso. El risotto del día ($85) irá variando de acuerdo a lo que haya fresco en la jornada. La máxima originalidad de la primera carta que se presentó –e irá variando- pasa por los deliciosos triangolini de osobuco con estofado de hongos ($87). Si pedís queso rallado, te lo traen. Pero no lo pidas. Además, suman algunas propuestas fuera de carta cuando encuentran algo tentador en el mercado. De repente, el camarero te puede contar que, como entrada del día, hay una panceta con chipiriones.

En cuanto a los postres, son cuatro opciones que van desde el fresco Cítricos y más cítricos ($38, gelatina de pomelo y vainilla, gajos de cítricos, espuma de mandarina, sorbet de naranjas) hasta el cremoso de chocolate con dulce de leche y cacao ($55). Todo esto en un salón despojado, cálido y moderno, con mesas de madera, una gran biblioteca con libros de cocina detrás de la barra y un muy lindo jardín.

Es ruidoso cuando se llena, un defecto que –prometen-, pronto estará solucionado. Por lo demás, Alo’s es un bistró rico y necesario en la zona norte del ciudad. Hay descorche ($70), siempre y cuando el vino no esté en la carta. Abre de lunes a sábado de 8 a 20 horas. Viernes y sábado, también de noche.
 
MAÑANAS Y TARDES
Además de los platos para almorzar y cenar, Alo’s tiene propuestas para cualquier momento del día, con mucho foco en la pastelería casera a cargo de Yamila Di Renzo, mano derecha de Feraud. Cookies, tortas, budines, scons y muffins son los protagonistas de la carta diurna, junto con otras opciones que van desde granola con yogur de campo y miel, sándwiches de salmón gravlax o el infaltable Club Sándwich.

ATENTI A LOS VINOS

Por el tamaño del restaurante y, teniendo en cuenta que solo abre dos noches por semana, tal vez resulte sorprendente que Alo’s tenga tan completa carta de vinos. Dividida por cepas, hay un mix entre bodegas clásicas y boutique, ofreciendo variedades poco frecuentes, desde el blanco Tocai (Finca La Anita) hasta un rosé Pinot Noir (Chacra). Con muchos más varietales que blends, la carta está claramente presentada y explicada. Muy interesante.

Blanco Encalada 2120, La Horqueta / T.4737-0248


Por Claudio Weissfeld


 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas