16.07.2018

Berlín para foodies: los elegidos de “El gordo cocina”

Berlín es una ciudad con una fuerte impronta gastronómica; hasta allí viajó Víctor Manuel García, más conocido como “El gordo cocina” y nos trajo sus recomendados; no te pierdas la nota.


El Gordo Cocina viajó a Berlín y, como no podía ser de otra forma, hizo un gastrotour y escribió las crónicas de este periplo foodie para los lectores de Joy. ¡Que lo disfruten! 

El Gordo Cocina en Berlín 

Berlín te sorprende por donde la veas, la ciudad está en movimiento y tiene una impronta como ningún otra de Europa, siendo dos veces más grande que París; tanto la influencia de inmigrantes europeos como árabes,se ve reflejada en la gastronomía.

Su consigna es “ser la ciudad orgánica de Europa”, lo que se advierte en cualquier mercado o puesto de verduras y frutas, así como también en el certificado de Trade Fare, que está presente en muchísimos productos.

Al llegar al Hotel Guldsmeden, nos esperaba el chef del restaurant “Season Nordic Cuisine”, de origen noruego, con los tradicionales Smorg Wust, que tienen una base de pan de centeno y diferentes toppings, algo así como unas bruschettas gourmet. Tanto el restó como el hotel son eco friendly, y casi todos sus proveedores trabajan con la filosofía del “Kilómetro Cero”, es decir, que producen sus materias primas a no más de 1 kilómetro, lo que garantiza la trazabilidad y la distribución directa al chef; esto genera un impacto positivo en la calidad del producto, en la economía de la zona y también en el medioambiente.

 

Mi segundo recomendado es un restaurant que cuenta con una estrella Michelin y es ¡vegetariano!… ¡sí, eso teníamos que probarlo!; plato tras plato, vino tras vino, nos fueron deleitando con ingredientes simples y preparaciones con un nivel de detalle minucioso, además de un servicio inigualable. En la cocina de Cookies Cream, conocimos a una chica argentina, quien se acercó a saludar y a contarnos cómo era ser parte de un equipo de tan alto nivel excelencia.

El tema con la comida vegetariana es que en un par de horas ya volvés a tener hambre, así que pasada la 1 de la madrugada nos aventuramos en búsqueda de alguna comida callejera, en pijamas. A un par de cuadras del hotel encontramos un local de Kebab y no pudimos resistirnos.

Berlín tiene una gran comunidad de personas provenientes del Medio Oriente, ya que tras la Segunda Guerra Mundial se quedaron sin hombres y sin mano de obra. Las carteleras muy llamativas con fotos ilustrativas compiten entre sí porque hay, al menos, 1 establecimiento de estos por cuadra. Nos fuimos fijando si había gente, la pinta de todo y cuando encontramos uno que nos convenció, entramos y al emitir la primera palabra, nos percatamos de que no hablábamos alemán y el señor no hablaba inglés. como en Lost in traslation, gracias a la mímica y las señas, logramos hacernos de unos kebabs y Shawarmas que estaban alucinantes, en plena vereda, a la madrugada, en pijamas y en Berlín. Una experiencia inigualable.

Al siguiente día nos subimos a la bici un par de horas y después de tanto ejercicio llegamos a Shiso Burger, un lugar de hamburguesas japonesas, repleto de gente y con una propuesta interesante de hamburguesas a buen precio, ideal para hacer un stop y seguir recorriendo la ciudad.

Luego, fuimos a conocer el Mercado del Distrito IX, una zona de Berlín que, según los locales no es tan buena, pero que hoy en día se está recuperando por las propuestas gastronómicas y el Mercado. Ahí tuvimos la oportunidad de conocer a los organizadores quienes nos contaron su filosofía. A los costados del enorme galpón estaban los establecimientos fijos y en el centro establecimientos itinerantes. La consigna es cocina casera en diferentes propuestas y orígenes, así como cafeterías, carnicerías y productos recién hechos, entre muchas otras curiosidades y obviamente, todo ecológico, no usan nada de plástico, todo es orgánico y sustentable. Comimos desde insectos hasta el tradicional Currywurst y el “Mac&Cheese alemán, spatzles con salsa de queso y cebollas fritas, un must si visitás Berlin.

Se pueden imaginar lo que es el mundo de la cerveza en un país como Alemania, pero más allá de las infinitas variedades de cervezas, los locales se destacan por la oferta gastronómica. BRLO es mi cervecería recomendada por ser sustentable, con un restaurante y fábrica montada en containers. Cuenta con dos cartas: una con proteína animal y otra vegetariana / veggie, platos increíbles que podrías combinar y lo maravilloso, te indicaba con cuál tipo de cerveza maridar cada plato.

Por Víctor Manuel García
El Gordo Cocina 
@elgordococina


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios