29.06.2018

Birra to go: 4 tiendas para comprar cerveza y disfrutarla donde quieras

El fanatismo por la cerveza trasciende el fenómeno de las birrerías y también se siente en las cervetecas, negocios especializados en la venta de esta bebida; compartimos cuatro destacados.


Mientras la expansión de las cervecerías no se detiene, otro tipo de locales comienza a asomarse para dar una segunda opción para los fans de esta bebida. Hablamos de tiendas en donde la cerveza es protagonista, pero ya no al estilo de un bar con música a todo volumen y amontonamientos en las veredas sino para comprar y disfrutar en la comodidad hogareña. 

Pensados para el take away, los “bottle shops” se mueven a un ritmo propio, suele haber un momento para la charla sobre cada cerveza, su historia y características. 

Y si bien muchos de los productos que se ofrecen son importados, y por lo tanto, están atados a las fluctuaciones del dólar, las tiendas de cerveza ya son un nuevo y buen destino para cualquiera que quiera seguir explorando el mundo cervecero, más allá de las birrerías.

BODEGA DE CERVEZAS

Pionero en el rubro, Martín Mur puede describir con detalle cada cerveza de su local palermitano, en donde todas las semanas pueden encontrarse entre tres y cuatro novedades. “Más que nada es así para que el que viene siempre tenga siempre algo nuevo”, cuenta. Una de las últimas incorporaciones es la chopera de Fuller’s porque, justamente, una de las características de Bodega de cervezas es que todo lo que se encuentra a la venta también se puede consumir ahí mismo (hay cervezas al natural y en heladera) al mismo precio. En el local, por un lado, están los productos importados: allí sobresale la cerveza de trigo alemana Schöfferhofer, la dinamarquesa Faxe Premium; la Bitbuger, de la región de Baviera; la española Estrella Galicia, o la trapense La Trappe Dubbel. “Solo vendemos cervezas que son de muy buena calidad, y entendemos que todas  tienen una historia para contar atrás”, aclara Mur quien, de ser necesario, puede relatar la trayectoria de una cerveza con la precisión de quien detalla su propia biografía. Y si bien las bebidas extranjeras tienen un lugar destacado, no son menos las nacionales: entre ellas se destacan la entrerriana (y premiada) Die Eisenbrucke; Waracha, Belsh en una amplia variedad de estilos, la quilmeña 1878, o Bohemia, una IPA de Chiruzza, una pequeña cervecería de La Plata. Vasos de todos los tamaños, remeras y growlers con el mismo funcionamiento de los termos, para conservar la cerveza durante seis horas, también forman parte de la oferta del lugar, que bien vale una visita.

Dónde:
Costa Rica 5654, Palermo / T. 15-4062-1562.

 

VAN KONING MARKET 

A 19 años de la apertura de Van Koning, en Las Cañitas, el histórico bar cervecero tiene, desde 2017, su propia “cerveteca”, como le dice el sommelier Sergio Discenza; se trata de un local ubicado a unas pocas cuadras de la cervecería de estilo holandesa. Discenza recibe a los clientes y, si se le solicita, puede dar una detallada explicación de las 200 etiquetas que tiene Van Koning Market, como eligieron llamar al local que no es muy grande, pero que reluce por su mobiliario y un letrero que, de noche, brilla sobre la esquina de Arce y Matienzo. 

Si de cervezas hablamos, lo que se ofrece puede dividirse, primero, entre lo nacional y lo importado. De Argentina se destaca la IPA de Labrador que, aseguran, puede competir tranquilamente con una extranjera. Beagle y Cape Horn completan la oferta de bebidas locales. 

En cuanto a lo importado, Discenza prefiere hablar más de los dos grandes grupos de las cervezas que de nacionalidades: Ale y Lagers. De la primera categoría -en donde se encuentran los estilos Pale Ale, Golden Ale, IPA, entre otros- hay etiquetas como La Goudale (Francia), London Pride de Fuller's y Marston’s Pedigree (Reino Unido), o Coopers (Australia). También hay opciones de cervezas trapenses (elaboradas en monasterios), de fermentación alta, como la belga Chimay, o de abadía, como la Maredsous. Mientras que dentro de las lagers (que incluye a las stout, porters, pilsener, strong, entre otros estilos), predominan las procedencias alemanas, checas, escocesas y algunas francesas. Allí encontramos marcas como Kaiserdom, Tennent’s o la dark lager de Das Schwarze. No faltan los latones de cerveza (hay de hasta cinco litros), quesos artesanales para combinar con una buena birra y los gift pack, para regalar, que incluyen las botellas de cerveza con el respectivo vaso para tomarlas. Todo lo que un cervecero de ley necesita. 

Dónde:
Arce 701, Las Cañitas / T. 4776 6089.

 

EL DEPÓSITO

Esteban Rodríguez aclara que una primera condición para vender cervezas artesanales en El depósito es que “tengan papeles”. “Hay muchas que no loS tienen”, explica. Desde hace un año y medio, en Belgrano (y luego en las sucursales), conviven las bebidas creadas en nuestro país -autorizadas- con las “cervezas del mundo”. En ese sentido, las procedencias son múltiples: desde Europa a Asia y América, hay una amplia variedad de estilos. Bavaria; Hofbräu de Alemania, la cervecería del estado alemán; del mismo país, la cervecería Kulmbacher, con su línea Kapuziner -que es todo trigo-, o Mönchshof (lager). Aunque también hay polacas, rusas, checas y las orientales con pasaportes de Japón, Tailandia y China.

Claro que si se buscan (más) perlitas, también se puede optar por las botellas de cervezas  trapenses como la Chimay, La Trappe o Westmalles. La francesa Bière de Garde (lager) o la Adnams inglesa son, apunta, Rodríguez, las últimas gemas que ingresaron, junto con Anchor, la cervecería californiana, pionera entre las artesanales de Estados Unidos y reconocida mundialmente. Pero si lo que se busca es quedar más que bien y dejar unos cuantos billetes (antes de la última devaluación, más de ocho de cien pesos seguro) está la inglesa Fuller’s Vintage: en estuche, esta cerveza tiene sus botellas numeradas y su vencimiento recién es en diez años.

De nuestros suelos hay variedad entre las industriales y las artesanales: desde Antares con sus ediciones limitadas y Otro Mundo, hasta la salteña, con 9 estilos, de Me echó la burra, y la fueguina Beagle. Además, llaman la atención la variedad de vasos, y estos incluyen a las enormes botas de vidrio que suelen verse en festivales europeos. También hay snacks, chocolates y packs para regalos. 

Por su amplio abanico, El depósito es también un buen lugar para recorrer las distintas latitudes del planeta cervecero.

Dónde:
Cramer 2799, Belgrano y sucursales / T. 4545-8955.

 

THE BEER PLACE

Una reunión de amigos y las ganas de hacer algo distinto alcanzaron para que los hermanos Sergio y Fernando Bregliano abrieran, hace un año, The beer place: un lugar para el take away de cervezas en lata o en botella -nacionales o extranjeras-, pero también para destapar algunas ahí mismo, en el local, o llenar el growler. 

Si bien las cervezas van rotando, los hermanos cuentan con cervezas artesanales como belga-argentina Belsh o The Mula. Pero hay más birras del cono sur, representadas por la uruguaya Cabesas Bier, la chilena Kunstmann y la Cusqueña dark lager peruana. 

Dentro de las extranjeras, ya europeas, están las de gama media como Oranjeboom (Holanda) y las más exigentes, como Kaiserdom y sus latones de un litro. Oettinger, 8.6, Anchor o la polaca Noteckie también dicen presentes, junto a vasos, snacks, frijoles y pepinos alemanes para llevarse y picar, o consumir ahí mismo en un clima informal.

Dónde:
Zapiola 1399, Colegiales / T. 5161-7257

Por Nicolás de la Barrera.

 

 

 


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios