28.12.2015

Bodega Norton festeja 120 años

Este año la bodega de Perdriel está de fiesta y para celebrarlo invita a realizar recorridos turísticos por sus instalaciones.


Pocas cosas en la Argentina duran más de cien años. Algunas, como Bodega Norton, incluso llegan a los 120 y van por más. Claro que un siglo y monedas es, en materia de vinos, apenas el comienzo de la historia. Por eso, la actualidad de la bodega de Perdriel está lejos de presentarse anquilosada. Por el contrario: con presencia en más de 60 países, distribución creciente en el mercado doméstico y algunos proyectos y realidades en vinos nuevos, en la casa que comanda desde 1991 Michael Halstrick, con la enología de Jorge Riccitelli, pueden afirmar que éste es apenas el comienzo, algo que también se refleja en sus etiquetas. 

En los últimos años, la marca lanzó dos ejemplares de innovación: uno es Quórum, el blend total–mezcla de añadas y variedades–, cuya versión III ($210) está ahora a la venta y explota el filón del Petit Verdot; el segundo es la línea Lote (2010, $300 cada uno), que busca el mejor Malbec del año en cada finca, entre los que descolla siempre Finca Lunlunta y en saga vienen Finca Agrelo y La Colonia.

El corazón de la bodega, sin embargo, está puesto en la línea de varietales Norton Reserva, donde tiene cinco vinos, entre los que se destaca, por lejos, el Malbec (2013, $140), best buy indiscutido en el mundo, que combina el carácter cosmopolita con la expresión local del varietal.

También están los espumantes. La bodega hizo de las burbujas su leitmotiv y las ofrece en todos los niveles de precio. Sobresalen dos: Cosecha Especial Brut Nature ($140), el más fresco del mercado; y Cosecha Especial Vintage 2011 ($235), por su color cobre y delicado sabor.

Con todo, queda un corte tinto allá arriba, que es un secreto a voces entre los conocedores: Gernot Langes (2008, $850), ícono de la casa, con base de Malbec, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, elaborado para la cava privada de la familia.

 

EL SECRETO: LAS FINCAS
La bodega cultiva cinco fincas propias, bajo responsabilidad del ingeniero Pablo Minatelli, cada una con su particularidad de suelos: Lunlunta, muy cambiante y con abundante arena y piedra; Perdriel –donde está la bodega– es poco profunda, arenosa y con piedras bola; Agrelo, a pocos kilómetros, tiene suelos profundos y arcillosos; La Colonia, en Alto Agrelo, se despliega en mil hectáreas, de las cuales hay plantadas poco más de la mitad, un verdadero mosaico; y Medrano, la única al Este, presenta suelos más pesados. De ellas salen todas las uvas para vinos de calidad, que son el foco de la compañía.

TURISMO EN LA BODEGA
A pocos kilómetros de la capital mendocina, Bodega Norton ofrece una parada completa en materia de turismo. Desde el restaurante La Vid –a cargo de Patricia Suárez Roggerone– donde se comen clásicos de la cocina mendocina con toques gourmet, a las experiencias de ser enólogo por un día y la recorrida por la bodega: entre otras cosas, propone un viaje en el tiempo a lo largo de 120 años de historia, con vinos añejos guardados en sus cavas y unos jardines perfectos para un picnic al mediodía. Todos los paquetes se reservan en su web.

Por Joaquín Hidalgo 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios

más leidasmás comentadas