12.04.2010

Café: 15 productos que todo fanático debe tener en su casa

Si sos un apasionado del buen café, éstos son tus objetos imprescindibles.

accesorios para café

1. PRENSA FRANCESA MARCA BODUM
“Espresso unplugged”: por rigor gourmet (de hecho, es la cafetera que se usa en las catas profesionales) e independencia de cualquier capricho tecnológico, la prensa francesa (o “émbolo” o “pistón” o, directamente, “Bodum”, ya convertida en genérico) ofrece la bebida espumante… y sin cables. Como todo nacimiento de una infusión se da con el vertido del café sólido, el dato para recién iniciados: pedir en el despacho un molido espeso y texturado, casi como sal gruesa. Después, tracción a sangre: echar agua sin hervir, a unos 80 grados y el barista vocacional, diestro aunque zurdo, deberá ver cómo viene la mano.
En la boutique Cabrales (Arenales 1558, Barrio Norte) a 130 pesos.

2. TIMER PARA PRENSA FRANCESA
Como en otras artes de la vida, el erogador precoz deberá controlar la ansiedad y convertir la preparación del café en una experiencia, digamos, tántrica. Para sacar un café espumoso de la prensa francesa (casi un espresso, pero sin enchufes), antes de bajar el émbolo habrá que esperar cuatro puntuales minutos: como elogio de la lentitud en tiempos de banda ancha, sólo así extraerá todas las propiedades del grano molido. Recurso para el ansioso: tan simple como útil, un timer que se ajusta a la tapa de la cafetera y que ya viene preseteado en el tiempo final, esos benditos, como eternos, 240 segundos.
En amazon.com a 9,95 dólares.

3. CAFETERA VOLTURNO
Se habrá dicho de ella que es otra, tal vez la más célebre, de todas las chicas Almodóvar: es que la hermosa-horrible Rossy de Palma la inmortalizó en forma de aretes en Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios. Menaje básico de toda cocina familiar o herencia de cualquier tía Delia, la Volturno también viene de Italia y, aunque ya es un genérico, la marca original vendió un millón de copias oficiales en la Argentina con su forma icónica de cono invertido, por lo general metálico. Eso sí, acá hay rosca: es importante que gire a tope, para que no haya pérdida y se obtenga un cafecito sin espuma pero bien aromático.
En bazares desde 60 pesos.

4. MAQUINA NESPRESSO CITIZ
Tan cosmopolita, la última “máquina” de Nespresso (se pide no decirle “cafetera”) es esbelta y ultradiseñada: si la serie Sex & the City exploró el erotismo de la urbanita promedio, Citiz resume la sensualidad de edificios emblemáticos, como el Chrysler o el Flatiron. Diseñada por el maestro suizo Antoine Cahen, es automática y para cápsulas, el sistema veloz que es furor en Europa y de a poco se impone en la Argentina. Pura espuma: en época de economía de tiempo, el aparato lujoso que, con 19 bares de presión, prepara en casa un espresso perfecto.
En Boutiques Nespresso (Montevideo y Quintana o Unicenter Shopping) a 1.950 pesos.

5. MAQUINA HANDPRESSO
Con el típico gusto francés, un remedio para el que padece de síndrome de abstinencia: muy popular en París y sus alrededores, apta para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero, una cafetera espresso en la era del portátil. Ni más ni menos que la ideota genial: una bomba de vacío que funciona como un inflador y que, a pura presión manual de 16 bares, saca un café bien espumoso, sea en interiores o para el outdoor.
En www.handpresso.com  a  99 Euros.

6. LECHERA AEROCCINO
La espuma de leche, fría o caliente, para preparar un capuccino, un latte o un machiatto. Independiente del sistema de cápsulas, una lecherita eléctrica de acero inoxidable que se enchufa y en menos de un minuto transforma el líquido casi en una crema, con el punto de consistencia justo para la infusión lecherísima.
En boutiques Nespresso a 450 pesos.

7. TUMBLER HERMETICO
Hubo un día en que el café ya no se tomó en recoletas tazas de porcelana. Como solución práctica para un país siempre en tránsito, el tumbler se volvió un ícono del consumo cafeteril en los Estados Unidos, primo cercano del vaso de cartón. Hermético y aún con tapa traicionera, al vasote le queda grande un shot de espresso y alberga gustoso casi medio litro de ese café que toman los yanquis, apenas: líquido de filtro o jugo de paraguas.
En tiendas Starbucks a  84 pesos.

8. TAZA DE PORCELANA
Podrá admitir un varietal de procedencia dudosa o un molido no del todo fino, pero el sommelier de café no aceptará jamás la cata en otra cosa que no sea una taza de porcelana. Como en todo ritual, la vajilla también tiene sus secretos: no debe ser de vidrio, porque no conserva bien el calor; no debe ser de metal ni de plástico, porque adultera los sabores. De porcelana o de cerámica, en medida de espresso (60 ml.) o de lungo, nuestro popular “jarrito” (120 ml.) siempre mejores que el tazón (mitad caliente y mitad frío) y con fondo redondeado para que no se desarme la espuma. No confundir con el mug: tuneado con el logo de la oficina, reservar para el mate cocido.
En tiendas Falabella a 33 pesos.

9. CAPSULA RISTRETTO

Auténtico tanito castigador, un clásico súper concentrado. Dícese del café todavía más corto que el espresso (apenas 30 ml.) que, en la mitad de una taza, podrá saber como petróleo para el paladar no experto. Síntesis perfecta de la infusión, es ácido y con un cuerpo fuerte e intenso, no recomendable para el estómago delicado: como el tequila, tomar de un shot, fondo blanco y directo a la nuca.
En boutiques Nespresso a $35 las 10 unidades.

10. CAFE DE LA INDIA
Por los caprichosos regímenes de importación, a veces una rareza: si lo consigue, ¡tómelo! Bien cremoso, tiene un sabor añejado por los vientos monzones. Y con un regusto terroso, va a durar en el paladar toda la mañana. La ficha de cata indicará “cuerpo robusto, amargor e intensidad: denso y espeso, a la vez tiene una acidez delicada y sutiles notas especiadas”. Es como chupar una hoja de romero. Si cualquier viaje a Darjeeling hizo famoso el té, el café de la India es un viaje al otro lado del mundo sin salir de la taza.
En tiendas de Establecimiento General de Café a $42 el ¼ kilo

11. CAFE DE COSTA RICA
Con una distinguida etiqueta superventas (Tarrazú) que en el 2009 recibió el premio mundial del café que otorga reconocida cadena multinacional, el de Costa Rica es uno de los más nobles de Centroamérica y comparte con sus vecinos (Guatemala, Honduras) las características del Caribe: es chocolatoso, ligero, suave, ácido, de breve persistencia en la boca. Lavadito, bah. Ideal para acompañar con cacao y nueces, un varietal para la merienda leve o el cafecito después de la cena, bombón incluido.
En locales Coffee Store a $22 el ¼ kilo.

12. CAFE DE TAILANDIA
Oasis del turismo inconfesable (no lo decimos nosotros sino Michel Houellebecq en su novela Plataforma), el sudeste asiático ofrece variedades tan húmedas como sus playas y pantanos. Ideal para acompañar con queso en soberbio tostado sin jamón, el tailandés tiene un grano oscuro y oleaginoso que, recién molido, casi provoca un picor en la nariz. Pimentoso y con olor a humo, una excursión por los bajos fondos de Tailandia. Lo vende Starbucks bajo el nombre de Muan Jai y es una edición limitada que se vende aparece cada tanto. Si lo ves, no lo dudes: compralo.
En locales Starbucks a $34 el ¼ kilo.

13. GRANOS DE CAFE BAÑADOS EN CHOCOLATE
Un aplauso para el maestro golosinero: el chocolate amargo (con un 45% de cacao sólido) se disuelve en la boca mientras un corazón de grano puede provocarle una inquietud a la dentadura trémula. Crocante, también en chocolate blanco (¡pura manteca!), el acompañamiento perfecto para el cafecito de ocasión.
En tiendas  de Establecimiento General de Café a  24 pesos.

14. SYRUPS PARA CAFES FRIOS Y SABORIZADOS
Es oficial: el frapuccino es la bebida de la temporada. Popularizado en el corazón de las cadenas multinacionales, un movimiento de liberación propone prepararlo en bares y hogares no alineados. Los syrups de Da Vinci Gourmet ofrecen sabores concentrados de tés y jugos de fruta para saborizar los cafés en versiones nacionales y populares de los moccacinos, capuccinos y frappés.
A 16 pesos en  B-Blue, Be Freka, Central Cooke, Zukero, Baraka, Helena, Il Diverso, Natural Deli, Stazione, Pacifico Café, Custo, Bacco Bar, Le Ble y Pretty Café

15. AMARULA
Una mitología etílica y contemporánea repite la historia del elefante que cabecea el árbol y se pone un poco borrachín nomás de probar los frutos fermentados de la marula. Ahora en versión customizada para el Mundial, la joya de Sudáfrica es el brebaje sofisticado para el barista con pretensiones: en reversión del café irlandés, reemplazar el whisky con Amarula. O, con la vocación definitiva de convertir el cafecito de la sobremesa en un postre, customizar el clásico Extra Special Coffee, ya no con Tía María sino con la bebida africana, brandy, cointreau, crema batida, cacao en polvo, azúcar a gusto y… ¡salud!
En supermercados y vinotecas a $35 la botella de 375 ml.



por Nicolás Artusi

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios