17.03.2015

Casa Cavia: el nuevo hábitat de Pablo Massey

De los dueños de La Panadería y con el sello del chef, esta casona palermitana es un ejemplo de diseño y eclecticismo. Restaurante, editorial, florería y perfumería: todo en un mismo lugar.


Hay un hombre bronceado en saco y camisa, sin corbata. Hebilla de cinturón plateada. Una mujer con sombrero de ala ancha y otra (como casi todas) con anteojos Ray-Ban. Un tipo en zapatillas Gola rojas (sin medias) y reloj dorado en su muñeca enciende un habano mientras contempla el jardín donde una galería y cuatro sombrillas blancas brindan una sombra apacible. Ahí está Pablo Massey, conversando con dos clientas de cuerpo esbelto. Imágenes que definen el ambiente “classy” y paquete que se vive en Casa Cavia, en pleno Palermo Chico, frente a Plaza Alemania, donde el célebre chef está al mando de la cocina, Próspero Velazco a cargo de la pastelería e Inés de los Santos firma la carta de cocktails. Abrió sus puertas en diciembre y no tardó en convertirse en una fija para vecinos de la zona y alrededores.


De los mismos propietarios de La Panadería (en San Telmo), el restaurante se ubica en una casa de 1927, que conserva su distribución original y fue restaurada por el estudio inglés Kallos Turin, manteniendo el estilo porteño de los años veinte. La carta es breve, fresca y simple, en línea con el estilo de Massey. Todo empieza con una camarera que deja un cuenco con aceite de oliva y ofrece panes caseros para elegir: integral, semillas, blanco, con grasa. Después, entre las entradas, sale muy bien el pulpo grillado con verduras asadas ($240) y las mollejas al romero ($170). De principales, ravioles de espinaca ($175), lomo de novillo apanado en hongos de pino ($230) y salmón rosado con arroz basmati ($230). También hay una carta de snacks y sándwiches. Para el postre, las opciones de Velazco son varias y en porciones individuales. De las minicakes, por ejemplo, vale la pena pedir la de soufflé de almendras, liviana y sabrosa. Planean estrenar su brunch los fines de semana. Sin dudas, uno de los rincones con más estilo de la ciudad. 



LOS ANFITRIONES
Casa Cavia está pensado para ser algo más que un restaurante. Al fondo funciona la florería Flores Pasión (que también aporta en la decoración del lugar) y la perfumería Fueguia, que ofrece 58 fragancias inspiradas en aires de Sudamérica por el perfumista Julián Bendel. Además, en el segundo piso está la editorial Ampersand, con una mesa de lectura (la instalación de libros colgando del techo es muy vistosa). Allí se puede comprar libros o tomar prestados algunos de su colección y sentarse a leer in situ.




TRAGOS Y VINOS
Además de dos opciones de tés fríos que se sirven en vasos o en jarras, se destaca la carta de cocktails creada por Inés de los Santos y ejecutada por Peter Van den Boosche (ex Green Bamboo, entre otros). Son reversiones de clásicos con cambios sutiles, como el tomillo y el Chartreuse que aparecen en el Voiron Negroni ($100). En cuanto a vinos, la carta es breve (unas 40 etiquetas de gama media/alta) y hay buenas opciones por copa, como Alma Negra Blanc de Blancs ($90) o Pulenta Estate Chardonnay ($60).

Casa Cavia abre todos los días desde las 9 hasta las 21.30 horas. Está en Cavia 2985, Palermo Chico / T. 4801-9693.

Por Claudio Weissfeld

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas