19.06.2018

Cervezas de invierno: qué son y cuáles probar

La cerveza se consume todo el año, pero hay ciertos estilos que van mejor con la época invernal; te contamos qué características tienen y dónde las podés probar.


Atrás quedó la época en la que la cerveza tenía un pico de consumo estacional, se bebía durante el verano y la peleaba el resto del año. Es que, a medida que la cultura cervecera avanzó en el país, empezaron a desarrollarse estilos que van mejor con las bajas temperaturas.

En el exterior, incluso, son populares las cervezas que se beben calientes, a 70°C.

“Dentro de la categoría de cervezas de invierno se pueden encontrar estilos diferentes, pero que tienen puntos en común como la extremada “maltosidad” (en algunos casos podría ser melosidad) o carácter de malta, alcohol por encima de la media y en general acompañando un intenso dulzor”, explica Marcelo Cerdán, maestro cervecero de Otro Mundo, marca que todos los años presenta su cerveza de invierno.

Al igual que en 2017, la de 2018 es la Winter Ale, una combinación de maltas caramelizadas que lleva el típico azúcar “Candi” belga, el cual se adiciona durante el hervor del mosto. Con un contenido alcohólico del 9%, su IBU (nivel de amargor) es de un 22%.

Dentro de los estilos invernales, Cerdán destaca el Bock, “de una larga tradición en Alemania, ya se extendió a todo el mundo, incluso en versiones más fuertes, como la Dopplebock. En la Argentina hay varias cervecerías que producen estos estilos de intensa maltosidad, pero sin llegar a ser empalagosas”.

También ingresan a la categoría de invernales aquellas que son condimentadas con especias como clavo de olor, canela, jengibre, etc. “La gran mayoría se consume a temperaturas más familiares, alrededor de los 10°C, pero algunas versiones se beben a 70°C. En todos los casos, prevalece el carácter de la malta con la especia de turno”, señala el especialista.

Otros dos estilos que suelen considerarse de invierno son “Old Ale” y “Barley Wine”, dos estilos que tendían a superponerse, pero hoy se tiende a diferenciarlos. Cerdán indica: “Las Old Ales son de cuerpo intenso originalmente añejadas en barricas y en ellas aparecen notas a vino, malta, frutales y alcohol intenso. Por su parte, las Barley Wines suelen ser más alcohólicas, con un sabor dulce amargo y también con notas frutales, en este caso de largo añejamiento en botellas. Inclusive, las versiones estadounidenses suelen ser más lupuladas que las originales del Reino Unido. En el ámbito local podemos mencionar a Antares Barley Wine y Baum Old Ale”.

La versión más dulce, alcohólica y encorpada de las Scotch Ale tradicionales es la Wees Ale, “contienen más alcohol y un intenso aroma a malta acaramelada. Un exponente local de este estilo puede ser considerado Otro Mundo Strong Red Ale”, señala el especialista.

Algunos tipos de Stout y de Porters también son ideales para esta época, como las Imperial Stouts y las Baltic Porters. Son oscuras, bien alcoholicas, poseen notas tostadas, pero a su vez “son suaves, complejas y de cuerpo intenso. Entre sus descriptores suelen figurar los frutos negros”, amplía Cedrán.

Y si de momentos de consumo se trata, funcionan como un comodín. Según señala el maestro cervecero de Otro Mundo, “van como aperitivos, para acompañar platos fuertes, posters y hasta para finalizar, luego de las comidas”.


 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios