25.05.2018

Cinco novedades con sello oriental para seguir descubriendo texturas y sabores

Fu-King Bar, Komyun, Mirutaki, Niño Gordo y la renovada propuesta de Isabel Restaurante invitan a viajar por la mesa asiática sin salir de Palermo.


El crecimiento de la cocina asiática en Buenos Aires ya no es novedad. Cada año se suman propuestas que van mucho más allá del sushi y el chao fan. Sabores, texturas, colores que invitan a descubrir tradiciones gastronómicas milenarias y a viajar a través de los platos, maridados con coctelería original y buenas cervezas artesanales. La clave está en las porciones pequeñas con aire a tapeo, que permiten hacer un recorrido completo en cada ocasión. ¿Vamos?


La cantina que está haciendo ruido
En Fu-King Bar citan al Maestro Fu para resumir su propuesta: “Disfrutar de los buenos momentos con sabiduría”. Y de eso se trata. El formato es el de una tradicional cantina asiática: platos que remiten al Street food de Bangkok, Shangai, Singapur y Hong Kong, entre otras ciudades, combinados con coctelería de autor, cerveza y sidra tirada. Si encontrás lugar en la barra, no lo dudes y aprovechá para conversar con Yuri Lara, el chef que le dio forma a la idea que tenía Quique Yafuso. Y tomá las sugerencias del bartender Leonardo Passerini para que la experiencia sea completa.  Imperdibles los dumplings clásicos y los pinchos de cerdo, el ceviche original y suave con mango y granada, la crocancia perfecta del Ebi No Somen (langostinos fritos envueltos en fideos de trigo con mayonesa a base de leche de tigre y caldo de pescado). No te queda otra más que volver para seguir probando.

Fu-King Cantina asiática queda en Thames 1402, Palermo.

 

La cocina japonesa en el Rosedal

De la mano del grupo gastronómico de Avant Garten, la impronta nipona también llegó al ex Paseo de la Infanta. Komyūn se define su propuesta como “Japanese Kitchen & Hi Fi Bar” e inspira su estética en Tokio y en los comics de Moebius. El chef Manuel Tenguan Asato armó una carta larga, ambiciosa y compleja, con combina con un fuerte desarrollo en la propuesta de coctelería de Agostina Elena. Inspirada en la mitología oriental, gira en torno a cuatro figuras que a su vez representan los cuatro elementos. Tiraditos y tablas de sushi que parecen cuadros y buenos poke o bowls para los que buscan contundencia. ¿Consejo? Conversar con el personal del salón que conoce muy bien la carta, aceptar las sugerencias y animarse a lo nuevo. 

Komyūn queda en Av. Del Libertador 3883, Arco 9, Arcos del Rosedal.

Carta renovada para un restaurante clásico

Para armar su nueva carta, el equipo de Isabel Restaurant decidió apelar al concepto nikkei. De la mano del chef José Castro Mendivil desarrollaron una propuesta que concentra productos y sabores de la cultura peruano-japonesa. Platos pensados para picar y compartir, con gran protagonismo de los langostinos y el sushi, además de los clásicos de la cocina peruana, como las papas a la huancaína o el ají de gallina. Se distingue su servicio de Early Dinner, un menú especial con una entrada y un plato principal a elección que se sirve de martes a viernes de 19.30 a 21.30.

Isabel Restaurante queda en Uriarte 1664, Palermo.

 

Volver a lo simple

Los hermanos Nicolás y Matías Totake pensaron un menú japonés auténtico, simple, sin fusiones y que se aproxime a lo que se puede ver en cualquier restaurante del Japón. Mirutaki es un emprendimiento familiar que lograron llevar a cabo con la ayuda de amigos y familiares y que en su nombre homenajea a sus padres, Miru y Taki. Trabajan con 13 variedades de pesca en sus combinados de sashimi y nigiris. El dato para los puristas es que no tienen rolls en su carta porque… en Japón casi no se consumen. Imperdible la variedad de ramens y el tataki de bife de chorizo marinado durante 24 horas y cocinado en horno Kamado.

 

Mirutaki queda en Carranza 2339, Buenos Aires.

Todos los sentidos en juego

Niño Gordo abrió hace unos meses y en pocos días se convirtió en EL comentario de la escena gastronómica local. Con el sello de Pedro Peña y Germán Sitz (La Carnicería y ChoriX), esta parrilla asiática se destaca por la ambientación en color rojo. En plan de combinar tradición oriental (un mix de sabores de las gastronomías japonesa, coreana, china, vietnamita y thai) y el estilo porteño. Otro lugar para sentarse frente a la cocina a la vista y aprovechar las sugerencias del día.

 

Niño Gordo queda en Thames 1810, Palermo.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios