14.07.2010

Comer en la barra: 10 bares recomendados para beber y comer

La mayoría de las personas desconfía de las propuestas gastronómicas de los bares. En estos 10 la comida es tan buena como su coctelería.


A todos nos gusta salir de copas, pero la podemos pasar muy mal si después del segundo trago no comemos algo más contundente que maníes o papas fritas de paquete. Un buen bar debe tener esto en cuenta. En Planeta JOY fuimos en busca de ellos: lugares donde, además de beber bien, se puede acompañar la bebida con platos ricos.

Desde la potente hamburguesa de una barra cervecera, hasta caviar del caro en un bar chic, te contamos cuáles son los mejores bares de Buenos Aires para comer, y te recomendamos qué plato pedir en cada uno.

1. Classic Burger en SUGAR BAR
No es fácil encontrar una buena hamburguesa en los bares de Buenos Aires. La mayoría son prefabricadas, finitas y secas, una triste versión de la gran, jugosa y sabrosa que preparan a mano en Sugar Bar, uno de los reductos más bizarros, festivos y populares de Palermo Soho. La “classic” sale con tomate, lechuga y cebolla y una bola amasada de carne de 200 gramos ($26). Se le puede agregar queso y/o panceta y sale con papas fritas. El lugar abre todos los días de 12 a 5 y se llena de extranjeros de esos que vienen a estudiar español a institutos palermitanos y lo terminan aprendiendo en los bares. Parece una cueva, pero es el lugar perfecto para aislarse del glamour del barrio.
(Costa Rica 4619, Palermo / T.: 4831-3276)


2. Curry en LA PUERTA ROJA
La Puerta Roja acaba de cumplir su tercer aniversario y lo festejó con un fiestón en el que hasta tocó Catupecu Machu, pero lo que hay que festejar de este bar es su propuesta diaria: buenas bebidas a precios amigables, clima divertido siempre y una comida sencilla que siempre cumple. Los lunes, días en que muchos bares cierran, la Puerta Roja no sólo está abierta sino que tiene una promoción inigualable: plato de curry (puede ser de pollo, carne o verdura) con una pinta de cerveza tirada (Antares, Warsteiner, Heineken, etc.) por 25 pesos.
(Chacabuco 733, San Telmo / T. 4362-5649)

3. Triolet en SELQUET
Cuando cerraron, remodelaron y luego reinauguraron este clásico café en la esquina de Pampa y Figueroa Alcorta, los viejos habitués que paraban cada día para tomar un vermú en la barra creyeron que todo había terminado. Sin embargo Selquet sigue honrando su tradición e historia siendo fiel al vermú con ingredientes. Con el Cinzano, Gancia, Fernet, Martini, Campari o Cynar, sale un triolet frio (jamón, aceitunas, queso) o caliente (bastones de mozzarella, milanesitas y albondiguitas), a gusto del bebedor, acompañado de hielo y un sifón de soda. Todo por entre 25 y 30 pesos, dependiendo del aperitivo. El precio perfecto para quedarse picando algo hasta que la noche te separe.
(Av. Figueroa Alcorta 6402, Belgrano / T. 4787-6743)

4. Indian Platter en BANGALORE
La jarra de gin tonic y el Indian Platter fueron, son y serán los pilares de este pub que homenajea a los bares ingleses con espíritu colonial. Aunque siempre están los que suben un piso para sentarse en una mesa y comer un curry grande y personal, la mayoría elije la barra y pide el Indian Platter ($20): cuatro recipientes pequeños con todos los curries de la casa, uno vegetariano y tres con carnes. El de calabaza está entre los mejores. Para acompañar, además del gin tonic, podés pedir una Gambrinus Stout o una Antares rubia. Uno de los pocos bares de la ciudad que abre domingo y lunes., días en los que podés estar tranquilo, sin las hordas que lo llenan durante el fin de semana.  
(Humboldt 1416, Palermo / T. 4779-2621)

5. Arepas en CARACAS
Venezuela está muy cerca de Buenos Aires, sea por los vuelos regulares que los unen cada día, u otras cuestiones de las cuales mejor ni hablar. Pero desde hace unos meses el país tropical tiene embajada propia en la esquina de Guatemala y Borges. El bar se llama Caracas y allí sirven uno de los platos que los venezolanos más extrañan al salir de su país: las arepas. Se pueden pedir de a una (entre $20 y $25) o en una tabla en la que vienen cinco ($75), y salen con rellenos a elegir (pollo, palta y queso, carne mechada con queso o chorizo, entre otros). Los viernes y sábados tocan DJs y la cocina cierra a las 3, como para probar el puro sabor venezolano hasta bien pasada la medianoche. ¿Para beber? Cerveza, ron Pampero, o el increíble Mojito con Jägermeister.
(Guatemala 4802, Palermo / T. 4776-8704)

6. Hamburguesa de cordero en OCHO7OCHO
Cuando este bar abrió, seis años atrás, todavía tenía algunas paredes descascaradas, muchas menos botellas que las que tiene ahora pero el mismo espíritu: buenos tragos clásicos y una comida rica y contundente. Mucha agua corrió bajo el puente, pero en alto sigue estando la gran hamburguesa de cordero ($29), un hit que superó todos los cambios de carta y transformaciones del lugar. Una tierna pieza hecha con carne de cordero que sale con panceta, queso cheddar, papas al horno y mayonesa. Eso, con una Pale Ale o una Stout, es un pasaporte al placer.
(Thames 878, Villa Crespo / T. 4773-1098)

7. Triunvirato Vermú en DOPPEL
Celebrar el espíritu burgués y obrero es la consigna que repiten como un mantra Guillermo y Stella, creadores, dueños y a cargo cada noche de Doppel. Antes de ir por el ceviche o sumergirse en el placer etílico de su nueva sección de tragos especiales (todos clásicos olvidados hechos con bebidas difíciles de conseguir en nuestro país) hay que elegir su sección de vermouths, bitters y amargos y pedirse el Triunvirato Vermú (pican 2 o 3 y cuesta $22) que viene con papa con crema de ajo, mandioca con salsa picante y batata con mostaza y miel. Un trió de tubérculos que ha dado de comer a los cuerpos y espíritus obreros desde que los trabajadores existen en este mundo.  
(Av. Juan de Garay 500, San Telmo / T 4300-0201)

8. Lomo Dadá en DADA
Los artistas que crearon el movimiento artístico en el Cabaret Voltaire de Zúrich a principios del siglo XX nunca imaginaron que iban a terminar dándole nombre a un plato de carne en un rincón de Buenos Aires. Pero bien podría haber sido un gesto dadaísta que hubieran festejado. Dadá es un bistró clásico entre los turistas que pueblan su pequeño espacio. Se sientan en la barra y se rinden ante el pedazo de lomo que sale con papas condimentadas con hierbas y gratinadas al horno; viene con una mostaza picante y potente ($44). Un cruce entre la carne nativa y el espíritu francés de la guarnición. El plato que nunca se ha ido de la carta vale por una cena y se acompaña de una cerveza tirada o de una copa de Malbec.
(San Martín 941, Microcentro / T. 4314-4787)

9. Ostras en ISABEL
El nuevo bar de Juan Santa Cruz (creador y ex dueño de Casa Caruz) es el centro de la sofisticación cool de Buenos Aires, una gran caja brillante con luces inteligentes, el mejor sonido de cualquier bar de la ciudad, mesas en boxes semicirculares, una barra con fondo espejado, un patio con fuego propio, una de las mejores cartas de cócteles de Buenos Aires. La comida es sencilla pero refinada. Llegá, temprano, a eso de las 22hs, y pedile al bartender Santiago Giovannelli que te guíe en los tragos y acompañá la experiencia con unas ostras. Salen de a cinco, en un plato con hielo y cuestan 2 Isabelinas. ¿Isabequé? La moneda local del bar, unas fichas que son un homenaje a la abuela del creador del lugar. Cada isabelina se cambia en el mundo real a $20.
(Uriarte 1664, Palermo Hollywood / T. 4834-6969)

10. Caviar en L´ABEILLE

L’Abeille es el bar más nuevo y uno de los más sofisticados de la ciudad, situado en la curva de Arroyo, una de sus calles más elegantes y exclusivas. Abre desde la tarde, sirviendo el 5 o´clock tea, pero el momento para descubrirlo es por la noche, y bajando al subsuelo. Ahí está la barra comandada por Norman Barone (ex Gran Bar Danzón) quien armó la carta de tragos y atiende cada noche enfundado en un saco blanco. El lugar da para darse un gusto y si de lujos hablamos, el elegí el caviar Osetra (hecho entre rusos y uruguayos). ¿El precio? Agarrate: 560 pesos, los 50 gramos. ¿Acaso pensabas que los lujos eran baratos? Acompañalo de un shot de vodka y pedí que te lo sirvan enfriando la bebida en tu vaso con una de las bolas de hielo que preparan con la máquina que trajeron exclusivamente para el bar. Una tendencia en las mejores barras del mundo que ahora llega a la Argentina.
(Arroyo 872, Recoleta / T. 4314-2213)

¿Cuál es tu bar favorito para beber y comer?

por Gustavo Soler

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios