01.12.2017

Conocé Dock’s, la última apertura coctelera de Palermo

Se trata del segundo bar de Martín Brenna y de los hermanos Valentín y Nicolás Minoyetti, dueños de J.W. Bradley; lo visitamos y te contamos qué hay de nuevo.


Dock’s es la última apertura coctelera del poblado barrio de Palermo. De fachada discreta -solo una puerta custodiada por personal de seguridad- comparte mucho más que medianera con J.W. Bradley, es que ambos son obra de Martín Brenna y de los hermanos Valentín y Nicolás Minoyetti. 
Ya al ingresar queda claro que más que venir a disfrutar de un cóctel, se invita a vivir una experiencia. Sí, Dock’s es otro de los tantos bares que tiene un concepto detrás, pero, a diferencia de otros, está bien ejecutado, todo cierra y uno se sumerge en el cuento. 
Tras pasar la primera puerta, se desemboca en una pequeña sala donde ya se insinúa la ambientación portuaria. Una recepcionista cuenta que el bar está inspirado en los viejos puertos europeos de inicio del siglo XX.

 

Entonces sí, se abre otro portón y la fiesta comienza. Un puente transparente, que deja ver agua y piedras, da lugar a un salón amplio que tiene mesas para todas las situaciones de consumo: chiquitas para sentarse hombro con hombro durante las primeras citas, altas para charlar de a dos y otras redondas tamaño extra large para grandes grupos de amigos.
Es obvio que un bar de alta coctelería debe destacarse por sus cócteles, por eso en Dock’s buscaron dar un paso más y subir la apuesta también en otros aspectos, como la presentación.

 

"Me parece muy importante tener ese factor wow, que hace que no solamente recuerdes el coctel por el sabor sino por la experiencia, que puedas sacarle una foto y mostrárselo a tus amigos”, cuenta el bartender Rodrigo Pascual Tubert, jefe de barra y creador de la carta. 
Entre los cócteles que se empiezan a disfrutar ya con verlos llegar a la mesa, se destaca el HMS Beagle (Johnnie Walker Gold Label, honey syrup, artichoke bitters, Angostura bitter, piel de naranja y un leve ahumado de sándalo) que viene adentro de un mapamundi especial que mandaron a hacer a China. 
Con menos pompa pero igual dosis de sorpresa, está el Chinese Explorer (Amargo obrero, sake, menta, jugo de pomelo, jugo de limón y syrup) que llega en esas cajitas de cartón donde habitualmente viene la comida china. 
La carta de tragos se divide por estilo: frescos y modernos; selectos; secos e intensos y frutales y exóticos. 

 
 

En todos se cumple la primera regla de cualquier cóctel bien hecho: el equilibrio, no importa si tienen ocho ingredientes o cuatro, el balance es ley. 
Si bien toda la coctelería de la casa está pensada para maridar con los platos que sirven, una recomendación que no falla es pedir el Twilight Line, ya que limpia y refresca el paladar; lleva vodka, viognier, jugo de limón, syrup de berries, menta y syrup de maracuyá. Además, es muy generoso -equivale casi a dos cócteles- y tiene baja graduación alcohólica. 

 
 

La comida, justamente, es otro punto álgido de Dock’s. La carta es corta y hace foco en la cocina de mar, sin embargo, los platos son dignos de un buen restaurant: con impronta gourmet y muy sabrosos. 
Se destacan el lenguado, que sale grillado en manteca de eneldo con papas crocantes, zanahoria, puerros baby y arvejas salteados en oliva y tomillo y el Pato de Gascuña (pato confitado con puré de papas andinas y ensalada de Pak Choi, brotes de estación, nueces tostadas y pamesano). 

 
 

Claro que también hay opciones para comer con la mano, como la hamburguesa de salmón y los langostinos marinados; y una buena propuesta de ceviche y sushi.
Godoy Cruz 1185, Palermo/ T. 4833-6884.

Por María Paula Bandera


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios