27.03.2013

Consejos para no engordar con los ataques de hambre nocturnos

En tiempos de estrés, es normal que antes de dormir te asalten las ganas de picar algo. Seguí estos tips para dar cuerda libre a tu apetito, sin subir de peso.


No nos engañemos: aunque intentemos respetar los intervalos de cuatro horas entre las comidas y nos alimentemos bien, es muy factible que antes de irnos a dormir nos invada un antojo de comida, sobre todo si estamos sometidos a mucho estrés o ansiedad. El problema es que la mayoría de las veces recurrimos a lo primero que encontramos en la heladera: una opción en general poco saludable, calórica y difícil de digerir.

Para evitar engordar con estos ataques de hambre nocturnos y no comprometer el sueño (recordemos que la falta de sueño puede llevar al aumento de peso), hay que elegir snacks livianos y sanos. Una buena posibilidad, de tan solo 67 calorías, es una infusión de manzanilla con una tostada integral y un poco de queso fresco light. Si preferís algo más caliente, optá por una taza de leche con una cuchara de avena, canela y edulcorante (si es necesario), todo bien calentito. Esta merienda tiene alrededor de 90 calorías y ayuda a dormir. Las sopas instantáneas en polvo, con 100 calorías, también son ideales.

Si tu estómago exige un tentempié dulce, evitá los chocolates y golosinas. Lo mejor es un yogur descremado y batido con una cuchara sopera de gelatina diet y algunos frutos rojos. Una alternativa más sana todavía es comer dos damascos y dos nueces. Ambas propuestas no superan las 80 calorías y requieren una digestión muy simple, algo imprescindible para poder descansar.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas