28.10.2010

El boom de los vinos de autor: ¿cuál es tu enólogo favorito?

Te contamos quiénes son los wine makers top y por qué ahora se los sigue como si fueran estrellas de rock.

Vinos de autor

Ya hiciste un curso de vinos. Ya fuiste a Mendoza y recorriste los viñedos. Ya le pasaste el trapo a tus amigos descorchando vinos caros ¿Ya no sabés qué hacer para seguir luciéndote? No busques más: tu próximo paso es descubrir qué enólogos hacen el vino que te gusta.

Los vinos de autor, que hoy gozan de un revival en nuestro país, son productos de culto, firmados por winemakers de renombre –Walter Bressia, Mauricio Lorca, Héctor Durigutti, José Luis Mounier-, con una cuota de distinción personal y una relación precio calidad superior a la media.

Mientras aparecen nuevas marcas –HW, Malbón, Laureano Gómez, por citar algunas- hay cada vez más conocedores dispuestos a probarlas. Por lo general se trata de foodies (jóvenes afectos a la gastronomía y los buenos vinos) que, así como siguen a determinados cocineros que les gustan, hallan en estos tintos y blancos marcas que les den la oportunidad hacer crecer su paladar. Buscan conocer el origen, la historia y sobre todo, a la persona que elabora el producto; su estilo y su forma de pensar el vino. Está claro que no se trata de un fenómeno masivo, pero sí de algo que ocupa a un grupo creciente de consumidores.

DONDE COMPRARLOS

Hablamos de botellas que no vas a encontrar ni en supermercados, ni la mayoría de las grandes vinotecas, ya que se trata de un mercado aún pequeño. Además, son vinos que provienen del esfuerzo personal de un creador que no puede darse el lujo de venderlos con descuentos y amplias inversiones en marketing. Como acostumbra a decir el enólogo Héctor Durigutti, en los vinos de autor “cada peso que no se puede invertir en comercialización hay que convertirlo en mejores productos”. Sólo así se logra cautivar al consumidor y hacerlo fan, aún cuando tenga que caminar para encontrar una botella.

Algunas de las vinotecas que trabajan etiquetas de este tipo son las dos sucursales de Eno Garage (Juan F. Seguí 3572, Palermo; y Arenales 2089, Martínez), que hacen foco en vinos de culto; Catarsis, cuyo porfolio está compuesto mayoritariamente por vinos boutique y de autor (Carlos Calvo 4130, Boedo; y Humboldt 2425, Palermo); o La Cava de Jufré (Jufré 201, Villa Crespo), que además de ser un lugar acogedor para ir a probarlas, tiene un surtido interesante.

Además, en también hay restaurantes que apuntan a este tipo de vinos. En los bistrós palermitanos como Las Pizarras y A Nos Amours, o en De Lira (San Telmo), por citar algunos ejemplos, podés encontrar marcas como Finca Las Nubes, Opalo, o Cecchin.

A continuación te recomendamos algunos de los autores y sus creaciones, como para que sepas qué beber la próxima vez que quieras sorprender a tus amigos.

LOS CLASICOS
Los caminos que transita un enólogo hasta convertirse en autor son variados. La vieja guardia está formada por los que trabajaron en bodegas reconocidas como Trapiche, Nieto Senetiner, Etchart o la desaparecida Pérez Cuesta. Con el tiempo su nombre trascendió hasta los consumidores, porque hacían vinos únicos, con identidad propia. Así hicieron su carrera Ángel Mendoza, Walter Bressia, José Luis Mounier y Carmelo Patti. Cada uno a su manera, lograron montar su propia marca de vinos y luego sus bodegas.

Para conocerlos, anotá algunos de sus vinos: del “petiso” Mendoza, el blend Pura Sangre es un hit; de Bressia, que apuntó a la alta gama, los cortes a base de Malbec, como Profundo ($165, 2006) y Conjuro ($450, 2006); Mounier tiene su Finca Las Nubes Cabernet-Malbec ($65, 2008), un emblema tinto de la enología salteña; mientras que Carmelo Patti sigue haciendo uno de los mejores Cabernet Sauvignon ($120, 2005) clásicos del país.

Mención aparte entre la vieja guardia merece Ricardo Santos. Fue propietario de Norton y hoy es un autor de perfil bien definido: el Malbec de Ricardo Santos ($55, 2008) es un producto de culto entre los bebedores nacionales que buscan sabor y ligereza.

AUTORES FOR EXPORT
Otro camino enológico típico es el que realizaron Héctor Durigutti y el enólogo Mauricio Lorca, parecido al de esos artistas o deportistas nacionales que ganan fama internacional y luego son reconocidos en el país. Comenzaron elaborando para bodegas enfocadas en la exportación, desarrollaron un estilo internacional, que al ser reconocido por la prensa extranjera ganaron prestigio en el mercado interno.

El Malbec de Durigutti, sin ir más lejos, consiguió 91 puntos dos años consecutivos en Wine Spectator. Con bodega propia, hoy va por la elaboración de unas 300.000 botellas –el proyecto original eran 100.000- en las que Bonarda ($46, 2007) y Malbec ($56, 2008) son los tintos de cabecera. Tienen desde varietales y reservas, al ícono Familia Durigutti Malbec Reserva ($224, 2005).

Lorca, por su parte, trazó un camino similar con bodega Foster, donde hizo sus armas y de la que es enólogo jefe. Pero a diferencia de muchos técnicos, inició su proyecto personal apostando fuerte por la diferencia, por ejemplo cuando en 2004anzó al mercado nacional Opalo: una línea de varietales de alta gama que no llevaba madera, cuando en ese momento la moda dictaba que cuanto más roble, mejor. Iconoclasta, hoy tiene tres líneas, elabora un Malbec Opalo ($75, 2007), Lorca Fantasía Syrah-Malbec ($30, 2008) y Mauricio Lorca, un vino ícono, que todavía no está en el mercado. Su nombre es sinónimo de calidad para muchos consumidores.

Un díscolo de este grupo es Karim Mussi, joven enólogo, que sin haber trabajado en bodegas de otros, logró construir un sólido prestigio dentro y fuera de la Argentina. ¿El secreto? Su obsesión por conseguir un producto fuera de serie. Arrancó con la cosecha 2004 con Altocedro Malbec Año Cero. El vuelco vino de la mano de Wine Spectator, que le otorgó 92 y 93 puntos a sus vinos en los últimos años. Hoy se los ve a cuentagotas en el mercado local. Si los conseguís, probá Altocedro Malbec Año Cero ($35, 2009) o Malbec Reserva ($95, 2008)

LO QUE SE VIENE
Hay toda una nueva línea de enólogos de entre 30 y 40 años que están empezando ahora con sus proyectos. Los que siguen, son algunos de los autores que te conviene tener en mente, porque sus vinos serán el próximo plato fuerte.

Marcelo Miras, el enólogo de Bodega del Fin del Mundo, comenzará a vender en Buenos Aires los vinos que hace con su familia. No es que sea nuevo en esto de hacer vinos de autor, ya que desde 2004 que los elabora en Río Negro, pero hasta ahora no se los conseguía aquí: apuntale al Ocio Merlot ($80, 2005). La otra novedad es que en marzo de 2011 saca una nueva línea, los reserva Miras, donde está el Pinot Noir con 36 meses de barrica que lo hizo célebre en el sur del país ($125, 2005).

Hubert Weber, el enólogo suizo a cargo de Weinert, en noviembre presentará al público su etiqueta de autor, elaborada con un estilo clásico y llamada HW. Por ahora, serán cinco vinos, trabajando con las variedades típicas de Mendoza, que llegarán al mercado en forma muy restringida. Atentos los seguidores de Weber, porque son pocas las botellas disponibles.

El ex Salentein Laureano Gómez, cambió el gigante de capitales holandeses por una casa-bodega en Tunuyán. “Técnicamente hablando, no se trataría de un vino de garage, sino de cochera”, se ríe Gómez desde Mendoza. En diciembre de este año llegará a las góndolas un primer rosé junto a un Pinot Noir, ambos cosecha 2010; en marzo de 2011 llegarán los reserva. Salen con el nombre del enólogo, quien está terminando las etiquetas. El precio rondará los 40/50 pesos.

Si alguna vez probaste Escarlata, el vino que elaboraba personalmente Gabriela Celeste (mano derecha de Michel Rolland en su empresa Eno Rolland), y que luego discontinuó, ahora tenés que saber que se viene una versión reloaded que estará lista para 2011. Será un Malbec con crianza y uvas del Valle de Uco, que también tendrá una segunda línea de productos aún sin marca comercial.

También Matías Michelini, el enólogo de Sophenia, se lanza a la producción vinos de autor. Sin dejar la firma, Michelini invirtió en una finca en Gualtallarí, Tupungato, donde elabora Malbón, un corte de Malbec y Bonarda que busca expresar lo mejor del alto Valle de Uco. Según dijo a JOY, la cosecha 2010, que ya está en la barrica, saldrá a la venta en 2012.

Como él, el enólogo de Monteviejo, Marcelo Pelleriti, viene trabajando en una nueva línea de vinos homónima. Mayoritariamente Malbecs, la primera vendimia es 2010 y acaban de llegar a las barricas. Tené paciencia, que para 2012 vas a tener alguna de sus perlitas.

por Joaquín Hidalgo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios