07.09.2016

En Finca La Colonia, el terroir también es su gente

Bodega Norton lanzó al mercado argentino una línea dedicada al histórico viñedo y al impacto que los trabajadores tienen en el buen vino.


Comúnmente, el término terroir se emplea para hacer referencia a las particularidades que el clima, la geología y la geografía de un lugar le otorgan a determina variedad de vino. Pablo Minatelli, gerente de Fincas de Bodega Norton, considera que esta definición es limitada; “el verdadero terroir incluye la impronta personal de las personas que trabajan allí”, explica.

Con el propósito de poner en valor la huella de los trabajadores vitivinícolas en el resultado final de la producción, la empresa lanzó al mercado argentino la etiqueta Finca La Colonia, compuesta por Malbec, Cabernet Sauvignon y Chardonnay. 

La línea tiene en su corazón a las 45 familias que viven en la estancia de 1045 hectáreas del Alto Agrelo en Luján de Cuyo, al pie de la Cordillera de los Andes. “Cualquier persona que quiera experimentar el concepto de terroir en toda su dimensión va a querer tomar Finca La Colonia. No es solamente el vino que está en la botella, sino todo lo que significa desde un punto de vista humano, del trabajo que requiere  y de la calidad del producto”, explicó Miniatelli a Planeta Joy

 

Especial desde su origen
Pero la historia de este terroir comenzó tiempo atrás. En las primeras décadas del siglo XX, el Agrelo estaba poblado de fincas tradicionales, incluyendo la de la familia Furlotti, que tenían su bodega a 25 kilómetros, en el departamento de Maipú. En estas condiciones, “la forma de hacer sustentable el trabajo, era la colonización”, indicó Pablo Minatelli, a lo que agregó que “se utilizaba mucho la figura del contratista. La finca estaba dividida en cuarteles de 10 hectáreas que cada familia podía trabajar durante todo el año”.

Fundada en 1932, Finca La Colonia está en una zona privilegiada para la elaboración de vinos, por lo que nació concebida para la producción de uva. Pero los vaivenes económicos y el paso del tiempo hicieron que llegara la década del `90 con gran parte de su suelo dedicado a forrajes. “Bodega Norton la compra en 1997. El ingeniero Horacio Bazán había trabajado allí y promueve la adquisición sabiendo el valor estratégico y la calidad de la gente que vivía en el lugar”, dijo el gerente de Fincas de la empresa. 

Cuando Norton se hace cargo de la histórica finca, solamente permanecían 200 hectáreas cultivadas con Cabernet Sauvignon y algo de Malbec. “Desde ese momento, la preocupación fuerte fue que esa área estuviera a tono con los objetivos productivos a nivel cualitativo y cuantitativo de la bodega. Luego, se fueron plantando más vides, y en la actualidad hay 450 hectáreas cultivadas. Es un desafío permanente”, indicó Minatelli. 

 

En este proceso, Don Aurelio cumplió un papel protagónico que hoy mantiene. Con sus 77 años y 54 vendimias vividas en La Colonia, el empleado más antiguo de la bodega recorre los viñedos asegurándose que la finca se encuentre en perfectas condiciones.

Don Aurelio representa qué es La Colonia. Junto a él, 45 familias viven y despliegan en el terreno su trabajo manual y el cuidado de los detalles que se supieron transmitir de generación en generación. Esta combinación es lo que busca honrar  la línea que Norton presentó en el mercado argentino.

Al conocer el lanzamiento de la etiqueta, “la primera reacción de todos los trabajadores fue de sorpresa, ellos no esperaban que una bodega pudiera hacerlos partícipes de algo así. Luego,  el agradecimiento porque se sienten parte. Para muchas personas La Colonia es mucho más que un trabajo, representa su desarrollo personal y el de su familia”, indicó Minatelli.

Finca La Colonia es un homenaje a ellos, y representa la yuxtaposición del terroir perfecto como fuente de inspiración para honrar a la naturaleza y el trabajo de los hombres.

 

Los vinos
Finca La Colonia es una de las etiquetas más populares de la bodega en mercados internacionales, y en el país se comercializará en supermercados y vinotecas (precio sugerido de $113). 

Los tres varietales de la línea son frescos y equilibrados, y tienen una crianza en roble de 6 meses. El Cabernet Sauvignon es intenso en nariz, muy aromático con una combinación de frutas y especies; el Malbec es redondo y sedoso, con una sensación fresca y dulce, producto de las notas de fruta roja madura, mientras que el Chardonnay se enfoca a fruta blanca, con una acidez que genera frescura.

Por Mercedes Spinosa


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios