22.09.2014

Farang: platos de alta rotación

Sobre el Boulevard Cerviño se encuentra la nueva apuesta del chef Camote Langer; un lugar con platos chicos y baratos, elaborados con productos frescos y pensados para que pruebes más de uno.


“Nuestros platos son más chicos de lo habitual, en tamaño y en precio, la idea es que puedan probar más de uno y compartir”. Esta frase, que encabeza la carta de Farang, deja en claro el concepto de este restaurante inaugurado a principios de julio sobre el floreciente Boulevard Cerviño.

A cargo de Marcelo “Camote” Langer (un referente entre los cocineros locales surgidos en los noventa), este pequeño local de 36 cubiertos suma a la zona de Palermo Botánico una propuesta original: sin distinguir entre principales y entradas, sirve platos simples en porciones medianas que llegan a la mesa en cinco minutos y sirven tanto para cenar (pidiendo dos por persona) o para acompañar una cerveza o un trago (a cargo de la bartender Romina García, ex M Buenos Aires). “La idea es que haya alta rotación –explica Camote– y no largas sobremesas”.



Lo que prima es la frescura del producto, que Langer va a buscar diariamente al barrio chino. Si no llega a conseguir pescado fresco, es capaz de no abrir el sushi bar esa noche. Y si consigue algo muy bueno, entonces prepara platos del día junto con su coequiper, el salteño Hernán Simmesen de Bicke. Además de rolls y nigiris, hay variedad de cebiches y tiraditos (probá el de pesca del día con salsa de naranja y limón, cilantro y semillas de girasol tostadas, $60).

De la cocina, en tanto, salen preparaciones como pinchos de langostinos crocantes con jalea semi picante de maracuyá ($70) o los fish cakes Dominga ($55), réplica de los que servían en aquel restaurante palermitano (recientemente cerrado) que Camote fundó en 2001. No es su único homenaje: el risotto crocante ($55) con escabeche de hongos, crema de queso y nueces también es similar al de Dominga.

La carta de vinos es breve, pero hay descorche por 90 pesos. Hay café, tés y postres y podés quedarte el tiempo que quieras, claro, pero en Farang el proceso de llegar, pedir, comer, pagar y seguir camino no debería tomarte más de 45 minutos. Cocina rica y bien aceitada. Abre de martes a domingo a partir de las 19 horas.

Cerviño 3812, Palermo Botánico / T. 4802-2789
 
CAMOTE
En 1992 se instaló en Buenos Aires el hotel Caesar’s, perteneciente en aquel momento al grupo japonés Aoki. Camote Langer, de 22 años, fue el primer cocinero no nipón en trabajar en la cocina del hotel. Allí aprendió a limpiar el arroz y a tratar los pescados con delicadeza. Y se convirtió en un especialista en el tema. No es casualidad, entonces, que cuando en 1995 abrió Museo Renault lo convocaran para armar la barra de sushi que fue una de las más renombradas de esa década.

DOMINGA Y BENDITO

Langer fundó el restaurante Dominga en 2001 (justo al lado del bar Único, en Palermo) y dejó su cocina en 2006 para abrir Bendito, sobre la calle Humboldt, famoso por su terraza y su bondiola de larga cocción. Tras su cierre en 2008, el chef dejó la restauración para dedicarse a asesorar a terceros. Farang marca su regreso a los fuegos. “La idea es abrir un modelo de restaurante simple y que pueda ser fácilmente replicable en otros puntos de la ciudad”, apuesta Camote.

Por Claudio Weissfeld

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas