13.01.2016

Fresco: platos ready to go con el sello de Fernando Trocca

Ubicado en Monserrat, el fast good ofrece comida simple y de primera de calidad que se puede comer en el salón o llevar.


En una zona donde la oferta gastronómica se limita a unas pocas cafeterías y kioscos, inauguró en diciembre de 2015 Fresco, un concepto moderno que fue celebrado por los oficinistas de la zona y que pronto planea llegar a otros puntos de la ciudad, como Tribunales o Palermo. Pero primero lo primero: Fresco quedá en Monserrat (“No es San Telmo”, se apura en aclarar Sebastián Pertiné, uno de sus creadores y propietarios) y viene con un concepto neoyorquino, inspirado en cadenas de fast good y productos orgánicos como Pret-a-Manger: comida simple, fresca, que uno se sirve de una góndolas a temperatura y consume en las mesas del lugar (tiene un total de 60 cubiertos) o se lleva a la oficina.
 
Para el proyecto, Pertiné y su socia Eugenia Passini convocaron a una suerte de dream team. La carta fue diseñada por Fernando Trocca y su “copiloto” Hugo Macchia pasa diariamente por el local para controlar la calidad de los productos y el funcionamiento de la cocina; Tato Giovannoni creó una línea de aguas saborizadas exclusivas; Horacio Gallo estuvo a cargo del diseño y el concepto del lugar y Próspero Velazco de la pastelería. 



Los proveedores de materia prima también son de primera línea: desde los vegetales de Sueño Verde hasta los quesos de La Maison, fiambres de Las Dinas, pasando por el café, que tiene su rincón especial con una máquina profesional Nespresso Aguila (una de las pocas que hay en el país).
 
¿Y qué se come? Las opciones (que varían con cada estación) pasan por dos pilares: sándwiches y ensaladas. Entre los primeros, sobresalen el de trucha ($89) y el de queso brie cordobés ($82), que sale caliente, al igual que las samosas de calabaza ($67) o el fatay de camarón ($84). De las ensaladas (cada una con su dressing especial), sobresale la de langostinos con hojas verdes ($96), con buena cantidad de carnosos langostinos de Puerto Madryn. 
 
Otra pata importante del proyecto Fresco pasa por las bebidas. El bartender Tato Giovannoni creó una línea de aguas saborizadas exclusiva para la marca, con una botella de diseño propio y ocho variedades de sabor que van de albahaca, pomelo y menta, hasta una versión propia de la Guaraná, pero sin gas y menos dulce que la industrial. Limonada con jengibre, melón y menta, manzana y arándanos son otros de los sabores disponibles. Ojo que van a estar disponibles recién a fines de febrero. Por el momento, hay para beber limonada y aguas saborizadas de pepino y de mango. A la mañana, además de cafetería, hay croissants, budines (de zanahoria, de limón), muffins y otras opciones (todas by Próspero). 



Horacio Gallo (que estuvo a cargo del diseño de algunos de los restaurantes más vistosos de la ciudad, como Tegui, Oporto y La Panadería de Pablo) se ocupó del interiorismo de Fresco. Con techo doble altura y ventanales sobre Diagonal Sur generó un espacio amplio y con cocina a la vista desde todo el salón. Pero además, Gallo busca respetar la impronta de la zona en detalles como las patas de las banquetas, que replican las que se usan edificio Somisa, ubicado justo enfrente, o el piso de goma del entrepiso, idéntico al del Banco Provincia. 

El Precio promedio en Fresco es $110 por persona. Abre de lunes a viernes, de 7.30 a 18 horas en Diagonal Sur 761, Monserrat.

Por Claudio Weissfeld


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios