22.11.2010

Hippie chic: 10 lugares de moda para almorzar liviano o merendar

Toldos a rayas, pizarrones y sabores de la infancia: hay cada vez más barcitos con onda vintage.


Los delis de horario diurno y onda bohemia se reprodujeron a una velocidad sorprendente en todo Buenos Aires, sobre todo en Palermo, Chacarita y Belgrano. En su estética, la mayoría apela a lo informal, pero sin resignar lo chic, y se sostiene en recursos parecidos: recetas de las abuelas, frases “poéticas” en pizarrones y un espíritu vintage.

Su gastronomía, por lo general hace hincapié en los sándwiches, las ensaladas, los jugos frescos y, especialmente, en la pastelería casera, por lo que se suelen ser una buena opción para desayunar y merendar.

No todo lo que está de moda es necesariamente malo. Acá te pasamos 10 lugares hippie chic que vale la pena conocer.

1. Tartine Crepes & Bakery
Aclaración: este restaurante ha cerrado.  
Unas tazas de Johnson Brothers por aquí, una araña shabby chic con caireles por allá, sillas estampadas con motivos campestres,  jarrones con flores frescas. El ambiente es amplio, luminoso y relajado en todos sus detalles. Para comer, variedad de crepes salados y dulces (el Nutella Súper es un hit), huevos benedictos, quiches, omelettes. El café es de Juan Valdez.
(Arévalo 1488, Palermo / T. 4776-1389)

2. Le Blé
Esquina de inspiración francesa, donde todo, desde la patisserie hasta las sillas, es bonito. Los panaderos y pasteleros trabajan a la vista y son los responsables de lo mejor de este deli: pain au chocolat, muffins, tarteletas y budines acompañados de súper tazones de café con leche. A partir de la 19 hacen liquidación de panadería y se vende lo que hay a 2x1. El ambiente es ruidoso, cálido y familiar.
(Alvarez Thomas 899, Chacarita / T. 4554-5330)

3. Farinelli
Ubicado debajo de la galería de arte Miau Miau, con toldo rojo furia en el frente, muy pocas mesas y un clima casual. No hay carta, el concepto es “a la vista”: lo que está dispuesto en el mesón es lo que hay. Los clientes piden en el mostrador y se sientan a esperar o hacen take-away.  La carta de verano, recién estrenada, trae jugos de sandía, gazpachos y cakes de risotto y mantiene algunos clásicos como la torta de zanahoria.
(Bulnes 2707, Palermo Botánico /T. 4802-2014)

4. Baraka
Súper licuados para armar, hamburguesas de cordero y “recetas de familia”, en esta esquina palermitana donde rigen las reglas del sufismo. No se sirve alcohol y no se cobra cubierto porque, aclaran, les parece “de mal gusto”.  La pastelería, en general, es caserísima y riquísima, con algunos clásicos, como el budín inglés de larga herencia o las cookies de naranja y cardamomo. Entre el público, muchas parejas jóvenes y grupos de amigas.
(Gurruchaga 1450, Palermo /T. 4834-6427)

5. Cusic
Bohemio, despojado y luminoso. Un poco hippie, pero sin perder jamás el glamour. En las pizarras chiquitas que decoran todo el salón, frases escritas al pasar como “agua que has de beber” o “tomá mate y convidá”. Hay un jardín trasero ideal para tardes de primavera, un patio lateral y una carta del día que llega en hojas Nº3. Todo está dispuesto para recordar a la casa de la abuela y, en este caso, su dueña (a la que apodan Cusic) lo logra. Los sándwiches son contundentes y hay variedad de bagels. Un imperdible: los rollitos de canela (o cinammon rolls).
(El Salvador 6016, Palermo / T. 4139-9173)

6. Felicidad
Uno de los más recientes exponentes de la tendencia: abrió hace menos de seis meses en Las Cañitas, donde no había propuestas del estilo. Aquí prima más lo neoyorquino que lo francés: banderines de colores, mozos extranjeros con delantales floreados, paredes verde pistacho. La carta es breve y cumple con las expectativas del hippie chic promedio: desde sandwiches de salmón y pastrami ahumado hasta key lime pie, huevos revueltos y limonada con jengibre y menta. 
(Migueletes 887, Cañitas / T.4773-9346)

7. Voulez bar
Otra esquina, otro toldo, otra pizarra, otro poco de vajilla antigua y de catálogos de frases naive. Ubicado sobre el boulevard Cerviño, este bar tiene un público cautivo desde que abrió sus puertas y se enorgullece de exhibir cierto espíritu “arcaico”, como por ejemplo, no contar con wi-fi. El lugar es cool y coqueto (¡esos vitrales!) e invita a desayunos con amigas, tostadas francesas y tazones de té.
(Cerviño 3802, Botánico / T. 4802-4817)

8. Oui Oui
El pionero. Hace cinco años Oui Oui inauguró el género de las limonadas, los toldos a rayas y ese “no sé qué”  de la infancia que produjo una verdadera reacción en cadena en Palermo y alrededores. Y su éxito no mengúa: cualquier día de la semana hay contingentes de hippie chics y turistas esperando para entrar. El servicio y las sillas incomodas están entre sus puntos flojos, pero se contrarrestan con uno de sus más altos: la chocotorta.
(Nicaragua 6068, Palermo /T. 4778-9614)

9. Helena
Nando y Flor, los cocineros y dueños de Helena, abrieron este deli pensando en palabras como “casero”, “fresco”, “simple”, pero con una condición: no pasarse de femenino ni de empalagoso. Para eso crearon dos ambientes: uno más shabby chic, con vajilla antigua, sillones de estilo y gran mesa de madera y otro más informal, como de café al paso. Su caballito de batalla son los sándwiches y la torta banoffie, con banana, dulce de leche y crema. Otra buena opción para desayunar son los minipankes con crema y frutas.
(Nicaragua 4816, Palermo / T. 4833-0256)

10. Porota
Una de las propuestas más auténticas y originales de la tendencia. Porota existió (era la abuela de una de las dueñas) y lo sigue haciendo de alguna manera: están sus fotos, sus recetarios antiguos, su vajilla y muchos de los platos que preparaba en su cocina de Rosario, hoy reversionados por su nieta, Miren Algañaraz: trufas de la infancia, torta húmeda de mandarina, muffins de chocolate con ciruela al cognac. El ambiente es relajado e informal, con reposeras en la vereda. Desde hace unas semanas extendieron un poco el horario y los martes, jueves y viernes sirven aperitivos, copetines y quesos hasta las diez de la noche. 
(Gorriti 5881, Palermo /T. 4770-9234)


por Cecilia Boullosa

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios