02.11.2015

Jamie Oliver pierde la batalla contra las bebidas azucaradas

El celebrity chef arremetió contra el gobierno británico por desestimar su pedido: implementar un impuesto sobre las bebidas con alto contenido de azúcar.


Esta vez perdió la batalla. Jamie Oliver, promotor de la alimentación saludable y protagonista de numerosas campañas en contra de la comida chatarra (en una de ellas, en 2013, obligó a McDonald’s a cambiar la receta con la que preparaba sus hamburguesas) había juntado firmas para que se tratara en el Parlamento un impuesto a las bebidas azucaradas. Pero la petición fue desestimada. 

El célebre chef y la organización Sustain habían obtenido en pocos días las firmas necesarias para que el argumento se debatiera en el Palacio de Westminster. Pero los miembros del Parlamento desestimaron la propuesta y propusieron buscar medidas alternativas para luchar contra la obesidad infantil.

El Director General de la FDF (Federación de Alimentos y Bebidas del Reino Unido) consideró que una tasa de este tipo no era la medida adecuada para luchar contra la obesidad infantil, argumento compartido por el Departamento de Salud del país. La FDF celebró la decisión tomada por el Gobierno y declaró que un impuesto de estas características habría afectado especialmente a las familias con menores ingresos.
 
Insatisfecho con el veredicto, el chef arremetió contra el Gobierno del Reino Unido ante el Health Select Committee, incitando al Primer Ministro David Cameron a que sea valiente y vaya en contra de las lobbies. También criticó a los gobiernos anteriores, asegurando que han hecho poco y nada para combatir la obesidad, sobre todo la que afecta a los niños, al no tomar medidas contra los productores de alimentos poco saludables. 

Oliver insiste en que la implementación de un impuesto del 20% sobre las bebidas con alto contenido de azúcar podría generar ingresos suficientes para llevar a cabo la financiación de los proyectos para mejorar la educación alimentaria y además subvencionar el Servicio Nacional de Salud del país. 

El Reino Unido tiene una de las tasas más altas de obesidad infantil de Europa. Por este motivo, Oliver ha propuesto, entre otras cosas, prohibir la publicidad del fast food en la televisión y realizar controles más estrictos sobre los anuncios de alimentos y bebidas. Las bebidas azucaradas constituyen la principal fuente de consumo de azúcar de la población.


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios