28.03.2014

Jugos de fruta: crece la oferta 100% natural

Se acorta la distancia entre un jugo que exprimís en casa y uno envasado que comprás en el super: cada vez más hay más bebidas a base de fruta fresca y sin conservantes. ¿Cuáles son? ¿Dónde se consiguen?


Lejos de los exprimidores y la imposible-de-limpiar juguera eléctrica, las oportunidades de tomar un jugo natural, frutal y rico se multiplican en supermercados, ferias y delis, donde se ven cada vez más y mejores opciones de jugos listos para consumir. Las nuevas marcas transforman el paradigma de jugos para consumir en casa: allí donde predominaban productos edulcorados y artificiales, ahora comienzan a liderar las propuestas sin conservantes y saludables.

La popularización de los jugos comenzó, hace algunos años, con una tímida aparición en bares y restaurantes veggies: surgieron como una alternativa más sana a las gaseosas y aguas saborizadas. De a poco, los demás lugares se fueron contagiando y al clásico exprimido de naranja le sumaron limonadas, smoothies, batidos de fruta y jugos cada vez más completos y complejos. Pero mientras en estos establecimientos la variedad crecía, en la góndola la historia era otra: los jugos industriales a base de concentrados, nefastos sobrecitos llenos de químicos e, incluso, los concentrados para diluir seguían monopolizando el segmento. Atentos a esto, pequeños y medianos productores de frutas, y hasta algunas empresas grandes del rubro, pusieron manos a la obra para diversificar la oferta.

EXPANSIÓN FRUTAL
Primero fue el jugo de arándano: hordas de amas de casa se acercaban a la dietética amiga en busca del jugo violáceo lleno de propiedades antioxidantes, vitaminas y minerales. El problema era que lo encontraban, sí, pero en versiones que eran, en su mayoría, muy desabridas. “Las empresas comenzaron a hacer un jugo orientado a las propiedades medicinales del arándano, pero menospreciando su sabor”, explica Marisa Palacio, de Il Mirtilo.

Así, el arándano abrió el juego y (por suerte) ahora son muchas las empresas que están apostando a ampliar la categoría, esta vez haciendo las cosas bien: ofreciendo sabor y calidad. “Por un lado, las grandes empresas comienzan a inclinarse hacia lo natural, lanzando nuevas versiones de sus productos o nuevas marcas con más fruta y menos azúcar -cuenta Sergio Vázquez, fundador de Las Brisas-. Por otro lado, nuevas marcas de jugos saludables, naturales u orgánicos, están surgiendo con una impronta más sustentable”.

Concretamente, hoy conviven en el mercado dos tipos de jugos: los que se elaboran a partir de concentrados y los que no. Los primeros, más económicos y con sabores alejados de la realidad, son sometidos a un proceso en el que se les quita el 80% del agua. El resultado es un producto fácil de almacenar y de transportar, pero sin las vitaminas y minerales originales, que suelen ser añadidos artificialmente junto a conservantes, estabilizantes y aromatizantes.

En la mano contraria de estos mal llamados jugos de fruta, existe un abanico de variedades naturales (a veces orgánicas), más sabrosas y genuinas. Estas son algunas de las mejores que se consiguen en Buenos Aires:

Purificare: kiwi orgánico
Con la primera plantación de kiwis orgánicos de la Argentina, en 2006, la familia Innocenti quiso agregar valor a su producto y comenzó la elaboración de mermeladas y jugos de esta fruta. Luego, de a poco, fueron sumando el resto de las frutas (ciruela, durazno, pera, frambuesa y arándanos) manteniendo la misma premisa: no usar edulcorantes, aromatizantes ni conservantes. Ni muy livianos ni muy pesados, los jugos tienen la consistencia justa, un increíble sabor a fruta y un dulzor perfecto. Como dato de color, alimentaron a Ringo Starr (un gran exponente del consumo de productos orgánicos) durante su estadía en el país. Vienen en tres presentaciones (170ml, 500ml y un litro) y se consiguen en Buenos Aires Market y en www.pedileacarol.com, un flamante delivery de productos orgánicos.

Natuvid: uvas en edición limitada
La Riojana, una cooperativa fundada en 1940, es la responsable de este jugo realizado con uvas Torrontés orgánicas certificadas provenientes de los Valles del Famatina, en La Rioja. Como se elabora solo con las uvas más dulces de la vendimia, su producción es súper limitada y, llegando a fin de año, encontrarlo se vuelve cada vez más complicado. Untuoso y dulce, lo ideal es consumirlo bien fresco. Además, para los que se empalagan fácil, se lo puede aligerar con agua o soda para tener una bebida refrescante, nutritiva y muy sabrosa. Con algo de suerte, todavía queda algún envase tetra brick de litro en el Barrio Chino a 19 pesos. Si no, esperá hasta marzo-abril del año que viene, post vendimia, cuando aparezca la nueva producción.

Las Brisas: frambuesa liviana
Proveniente de la provincia de Santa Fe y con el antecedente de ser una empresa familiar que elaboraba frutas y verduras orgánicas, en 2009 Las Brisas decidió incursionar en el mundo de los jugos y lo hizo a lo grande. Es la marca que más variedad de sabores tiene (pera, manzana, pera y manzana, frambuesa, frutilla, limón con menta y arándanos) e incluso para el año que viene tiene previsto agregar tres nuevos: mix de cítricos, naranja y frutos rojos. Si bien los productos tienen solo 30% de jugo, la realidad es que el resultado es una bebida liviana, con un muy buen balance entre sabor y textura. Un claro ejemplo de esto es el jugo de frambuesa, que suma, además, ese toque ácido tan característico. Se los consigue, desde $17, en prácticamente cualquier lugar (desde almacenes orgánicos hasta estaciones de servicio) y vienen en botellas de 250ml, 500ml y un litro.

Il Mirtilo: arándanos más sanos
En Suipacha, a 125 kilómetros de la capital, esta empresa familiar produce arándanos desde 2005. Comenzaron el proyecto para elaborar jugo en 2010 y después de un año lanzaron al mercado su primera partida. Mucha pulpa, mucho sabor y la dulzura justa para no empalagar. Este año, además, lanzaron una variante: jugo endulzado con fructosa, que convierte un producto ya excelente en una opción aún más sana. Si bien por el momento solo producen jugo de arándano, están desarrollando nuevos blends con otras frutas, como frutos rojos y tropicales que muy pronto saldrán al mercado. Se consiguen en Buenos Aires Market, The Pick Market, Mercado Bonpland, Mercado del Progreso y en muchas dietéticas en tres presentaciones: un litro ($37), de 500ml ($25) y 166ml ($18).

Natufresh: peras y manzanas
Inspirado en las versiones naturales con gran variedad de sabores que conocieron en Holanda, la gente de Natufresh lanzó hace unos tres años una línea de jugos hechos a base de pulpa de fruta orgánica, libre de pesticidas y químicos, y endulzados con azúcar de caña orgánico. Son pesados, con mucha pulpa y sabor potente, casi como un batido de frutas. El mix de pera con manzana es nuestro favorito, aunque el resto de los sabores (arándanos, pera, manzana y kiwi) son muy buenos también. Vienen en botella de un litro, aunque ya están trabajando en una nueva presentación de menor tamaño que facilitará su consumo fuera del hogar. Además de en Buenos Aires Market se consiguen por internet en www.jardinorganico.com.ar, o en el barrio chino a unos 45 pesos.

Citric: más que naranjas
En 1949 comienza la historia de El Carmen, una empresa tucumana familiar de antaño que decidió dejar la actividad azucarera y concentrarse en el cultivo de árboles citrus. Cincuenta años después comenzaron la producción y elaboración de los jugos y hoy son los responsables del primer jugo cítrico natural refrigerado de la Argentina. Al ya clásico jugo de naranja se le fueron sumando opciones. Pomelo, limonada y una línea excelente que ellos llaman “productos estacionales”, que tiene opciones como naranja sanguínea y dos mix de jugos: naranja con durazno y naranja con frutilla, nuestro elegido. Vienen en cuatro presentaciones: 250ml, 500ml, un litro y el bidón de tres litros. Los encontrás a partir de $6, en cualquier supermercado.

Sendero Azul: no todo es fruta
En el sur de la provincia de Buenos Aires, a pocos kilómetros del cordón de Sierra de la Ventana, se encuentra esta empresa que en 2000 empezó con el cultivo de arándanos y rápidamente amplió su cartera de productos, incluyendo jugos de verdura, una tendencia que es furor en otros mercados. Con 50% de jugo y pulpa de zanahoria, este producto es una muy buena opción para innovar en sabores o incluso mezclar con otros jugos para darles un toque diferente. La botella de medio litro se consigue a $25 en el barrio chino y (a unos cuantos pesos más) en Jumbo, Vea y Carrefour.

A PURO JUGO
Basta buscar “juicing” en cualquier red social para encontrar miles de imágenes de vasos con jugos de todos los colores y sabores posibles. El “juicing” es una moda, oriunda de Estados Unidos, que nació en 2010. El puntapié inicial lo dio un documental llamado “Gordo, enfermo y casi muerto”, que muestra a un tal Joe Cross abandonar los fármacos y perder unos 45 kilos en 60 días gracias a una dieta de jugo de frutas y verduras. La tendencia no es más que eso: consumir jugos a full. Proliferan los foros de intercambio de recetas, las celebrities promocionan jugueras y hasta líneas de jugos lanzan mezclas “infalibles”: desintoxicantes, energizantes, tonificantes… al parecer los jugos sirven para todo.


Por Maximiliano Kupferman

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios

más leidasmás comentadas