15.05.2013

La argentinidad al plato: 9 restaurantes para el 25 de mayo

Estas son algunas de las mejores propuestas para celebrar la fecha patria en salones que le hacen honor en su ambiente y su espíritu. Tomá nota para este sábado.


El sol del 25 viene asomando y si tu idea es celebrar esta fecha patria comiendo fuera de casa, tenés que informarte. No te ofrecemos a French & Beruti repartiendo volantes de restaurantes, pero sí esta pequeña guía con algunas de las mejores opciones que ofrece la ciudad para comer sabroso, variado y autóctono.

El asado del ancho de EL VIEJO CAÑÓN
Si tenés el corazón celeste y blanco (o rojo, ya que estamos en Avellaneda) no podés perderte este reducto, otrora pulpería en tiempos coloniales y testigo de furibundas escaramuzas por la independencia. Hoy es un agradable restaurante de neto corte porteño que celebra el décimo aniversario de su reapertura y, dada su historia, también festeja la gesta del 25 con un menú especial que se extenderá hasta finalizar mayo. Éste estará cargado de soberbios platos argentos, uno más rico que el otro: carbonada, asado del ancho, empanadas tucumanas y de humita, mazamorra, arroz con leche, todo acompañado por una serie de recitales de tango. No obstante, si preferís incursionar en otras ramas autóctonas del menú, la parrilla es infalible, como asimismo las pastas y los frutos de mar. Prepará, apuntá y salí disparando, pero antes reservá que el 25 se llena.
(Hipólito Yrigoyen -ex Pavón- 996 esquina Rivadavia, Avellaneda / T. 4228-8009/4209-6568)

El puchero de campo del PLAZA GRILL

Un clásico para un clásico: vuelve el tradicional puchero de campo en el renombrado Plaza Grill del Plaza Hotel, no sólo para el 25 de mayo sino también para todas las demás fechas patrias y todos los domingos (hasta el 25 de septiembre), acompañado por vinos de Saint Felicien y música folklórica. El distinguido salón presentará cinco ollas con rabo, falda, asado de tira, gallina, codillo de cerdo y vacío, y otros cinco rechauds con chorizos, morcillas, caracú, carré de cerdo, cuerito de chancho y lengua, además de variadas hortalizas y legumbres, para armarse el plato a gusto y placer. Si te queda lugar, la lista de postres incluye alfajor Rogel, queso y dulce, pastelitos, ambrosía, arroz con leche, Gateau Alvear y muchas otras deliciosas opciones. ¿Los precios? $ 265 por barba (niños entre 4 y 10 años, $ 120).
(Florida 1005, Centro / T. 4318-3074)

El pastel de lomo a la criolla de 1810 – COCINA REGIONAL
Sólo con el nombre debería bastar para ir a festejar el aniversario del primer gobierno patrio (sin contar con que se ubica en Belgrano), pero 1810 tiene otras razones, tanto o más irresistibles. A tomar nota: sabrosas empanadas tucumanas de carne cortada a cuchillo, carne picante o jamón del norte (jamón, ricota y azúcar quemada, todas entre 8/9 pesos), guisos típicos de lentejas o mondongo, los clásicos, humeantes y calóricos locro y carbonada (todos $ 45), los infaltables como tamales y humita en chala y un espectacular pastel de lomo a la criolla (pastel de papa gratinado en cazuela de barro), imperdible y gustoso. A los postres, alfajor santafesino o huevos quimbos, entre otras delicias. El dato: tienen servicio de chasqui (delivery, bah) y si bien no tendrán menú especial para el 25, las puertas estarán abiertas en sus tres sucursales (las otras, en el Centro y Palermo).
(Mendoza 2312/20, Belgrano / T. 4784-0025/ 3063)

El quesillo con dulce de EL SANJUANINO
Podríamos destacar lo obvio, como el sabor de sus deliciosas empanadas ($11), su robusto locro, sus aromáticos guisos de mondongo o lentejas ($50 el plato), sus tamales, su matambrito de pollo gratinado: podés visitar este sempiterno local de Recoleta (que ya va para el medio siglo) por todas esas razones y no te van a fallar jamás. Pero hay un motivo extra, especialmente si te gustan los dulces: el exquisito quesillo con dulce de alcayota, de mamón y miel de caña, una delicia sedosa con variadas texturas y detalles, para paladear mientras contemplás los cuadros de Molina Campos o escuchás a Mercedes Sosa por la radio. Un lugar para agradecer estar en Argentina (aunque te rodeen turistas de todos lados).
(Posadas 1515, Recoleta / T. 4804-2909)
    
La carbonada criolla de RAÍCES
En la esquina de Crisólogo Larralde y Estomba, un viejo almacén reciclado recorre su tercer año de vida sosteniendo su éxito a base de clásicos platos de la cultura local recreados con originalidad. Claro ejemplo es el menú ideado por la cocinera Fernanda Tabares para celebrar el aniversario de la Revolución de Mayo, una recorrida por sabores emblemáticos: miniempanadas (caprese, choclo, carne y pollo), espeso locro pulsudo y, particularmente, la carbonada criolla, guisito dulce pero contundente y memorable. A los postres, tenés Vigilante Raíces y arroz con leche y corazón de dulce de leche; además, mate con pastelitos de membrillo o batata, o bien con buñuelos de manzana. El Menú Patriótico cuesta $130 (principal y postre + café + vino Omnium y una soda cada dos personas + champagne para brindis). ¡La que se perdió Cornelio!
(Crisólogo Larralde 3995, Saavedra / T. 4541-4927/3198)

Las empanadas catamarqueñas de LA COCINA
En lo que tranquilamente puede describirse como “un pequeño local” donde es posible consumir in situ o pedir para llevar, La Cocina, sobre Pueyrredón y a pasos de Santa Fe, se las arregla para elaborar maravillas argentas, destacándose su locro, sus tamales, el quesillo de cabra con arrope y la confitura de membrillo (siempre presentes), pero por sobre todo sus empanadas, de las mejores que pueden encontrarse en Buenos Aires. Las de carne (picante o suave, $ 10 cada una), jugosas, aromáticas y tentadoras, son lisa y llanamente una delicia, pero las de choclo y la Pikachu (de cebolla y queso especiados) no les van en zaga. No habrá menú especial para el 25, pero lo bueno es que estos manjares están disponibles todo el año, y además, tienen delivery: otra que la jabonería de Vieytes.
(Pueyrredón 1508, Recoleta / T. 4825-3171)

El pastel mendocino de PAN Y TEATRO
Nada menos que dos décadas de presencia en el porteñísimo barrio de Boedo respaldan la vigencia de Pan y Teatro, antiguo taller de arte devenido casa de comida autóctona, cuyo menú la torna ideal para celebrar el 25 con amigos o en familia. En un ambiente cálido, con mucha madera, muebles y detalles de antaño, es posible degustar exquisiteces como pan de campo, carbonada y calabazas con humita, por citar sólo algunos ejemplos (también hay ricas pizzas y milanesas si te agarra la nostalgia del inmigrante). Del 24 al 26 del corriente, tendrán un menú especial –su exquisito pastel mendocino (de papas con canela y azúcar), cordero a la masa, sensacional locro criollo, empanadas mendocinas y pastelitos de batata o membrillo, entre otras delicias- acompañados de los vinos Lassia y Primogénito de Bodega Patritti. ¡Y que viva la patria!
(Las Casas 4005, Boedo / T. 4924-6920)

El puchero mixto de EL GLOBO
Clásico reducto de la mejor gastronomía de la madre patria en la Reina Del Plata, El Globo (en la esquina de Hipólito Yirigoyen y Salta) tiene justa y bien ganada fama por su abundante, y monumental, puchero de la casa. La formación de ingredientes incluye caracú, panceta, chorizo colorado entero y ahumado, morcilla asturiana, cortes de vaca, cerdo y pollo, y verduras y legumbres a rolete: una experiencia ideal para vivir el 25 y –por qué no- repetir en cualquier momento del invierno. Un par de detalles: a) conviene hacer reservas porque se llena, más en este tipo de fechas; b) no tienen pensado un menú especial para el 25, aunque es muy posible que sirvan locro, c) ojo al pedir: con un puchero ($299) comen 4 (o dos de muy buen comer) y d) si sentís ganas de renovar vínculos con los realistas, tienen platos clásicos como el pulpo a la gallega, cochinillo al horno, callos a la madrileña, jamón serrano o gambas al ajillo.
(Hipólito Yrigoyen 1199, Monserrat / T. 4381-3926)

El locro de EL IMPARCIAL
Vecino permanente de El Globo, el restaurante más antiguo de la ciudad ofrece para la ocasión patria un fornido locro ($70 la porción), que sus responsables sugieren maridar con el vino El Imparcial de Bodegas López. Por lo demás, todo está como era entonces: mozos amables y con toda la cancha, ambiente sobrio y familiar con mayólicas españolas y óleos varios, barra que conserva su estructura y diseño original y, por supuesto, su típica e inoxidable propuesta de comida hispana. Si a pesar de todo el locro no te va, podés ponerte una escarapela y ordenar jamón serrano, una irresistible tabla de mariscos, o unos calamaretis al estilo andaluz (bien fritos), seguido por una paella a la valenciana o un auténtico pulpo español y culminar con unas suaves natillas o un arroz con leche servido en copa.
(Hipólito Yrigoyen 1201, Monserrat / T. 4383-2919/7536)

 

Por Frank Blumetti

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios