09.05.2016

La nueva cara del helado en palito

Están elaboradas con productos de calidad y fruta fresca. Sin conservantes, aditivos ni colorantes, los helados en palito son una tendencia que llegó a la Argentina para quedarse.


Está claro que el helado dejó hace tiempo de ser un producto estacional y se consume durante todo el año. Si a eso le sumamos que el argentino promedio come 7 kilos de helado artesanal por año (según datos de AFADHYA, la Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines); que el año pasado en kioscos, estaciones de servicio y autoservicios se consumieron 17 millones de litros de helado industrial; y que más del 69% de la población consume algún tipo de helado durante el año (auditoría de mercado CCR realizada por Arcor), tenemos el escenario perfecto para la aparición de nuevos conceptos de helados. Y en este contexto es que llegaron al país las llamadas “paleterías”: emprendimientos dedicados exclusivamente a elaborar helados en palito, haciendo foco en la calidad del producto y la variedad de sabores.

La búsqueda de nuevas variedades en este rubro es tal que hasta Mixxtail, la marca de tragos listos en botella, se subió y acaba de lanzar paletas con 2,7 grados de alcohol en tres sabores: Mojito, Caipiroska y Caipiroska de Frutilla. Además, comienzan a aparecer cursos para la elaboración de paletas artesanales (www.mundohelado.com.ar) y Lucciano’s, uno de los primeros en ofrecerlas, tiene para responder más de 700 pedidos de franquicias. “Esto recién comienza. Calculamos que este año se va a desarrollar y explotará recién en 2017”, predice Carlos Masip, socio de Stick Station, una de las marcas que promete cambiarle la cara que conocimos hasta ahora al helado de palito.

UN POCO DE HISTORIA
El helado, tal y como lo conocemos hoy, surge por primera vez en China, promediando el año 600. Pero recién unos mil años después aparecerá en París -de la mano de un siciliano- la primera heladería como negocio. La historia de las paletas, sin embargo, es mucho más actual y se remonta a 1930. En Tocumbo, México, madres y abuelas iniciaron esta tradición de elaborar paletas heladas para los más chicos con frutas y otros productos locales. De ahí que cuando se habla de paletas heladas en muchos lados se las conoce como “paletas mexicanas”.

Y si bien es cierto que el origen de la categoría “paletas heladas” comenzó en México hace muchos años y se extendió por numerosos países de la región (Chile, Paraguay, Bolivia y Colombia entre otros), fue en Brasil donde se le dio un nuevo impulso con varias marcas desarrollando el mercado. Los Paleteros, una de las principales marcas brasileñas, tiene 94 puntos de venta distribuidos en 12 estados, una veintena de sabores y más de 900 mil fanáticos en sus redes sociales. 

A nivel local, el pionero fue Vassalisa que en 2012 presentó Ice Cream on Stick: helados artesanales con el sello de calidad de una de las chocolaterías más prestigiosas del país. Si bien eran excelentes (y lo siguen siendo), su elevado precio los hacía algo inalcanzables para el común de la gente. Más o menos por esa época, pero en Mar del Plata, los dueños de Lucciano’s volvían de Italia con un maestro heladero, equipos y todo el know how para montar la producción de icepops, como llaman ellos a las paletas. Y a fines del año pasado se sumaron Stick Station y Guapaletas para terminar de sentar las bases de la categoría. “Creemos que cada país tiene sus propias costumbres, y es por eso que quisimos respetar la tradición y el gusto argentino por el helado artesanal de alta calidad, pero en un formato nuevo”, cuenta Federico Manzuoli, co-fundador de Guapaletas. 

Frutales; rellenas con cremas, dulce de leche y hasta leche condensada; tuneadas para chicos; con ediciones limitadas y hasta con la posibilidad de decorarlas; los nuevos helados en palito, que se consiguen a un precio que varía entre 30 y 45 pesos, son una buena opción para consumir helado artesanal pero de una forma diferente y más entretenida. La mayoría, además, ya comenzaron a ofrecer cajas con varias unidades para llevar a comidas, eventos o, simplemente, para tener siempre a mano en el freezer. 
Si bien seguramente se irán sumando algunas marcas más a lo largo del año, éstas son las tres que ya están instaladas, ofreciendo una variedad interesante de sabor y que, incluso, ya tienen sus fanáticos.

 

PALETAS BIEN GUAPAS: GUAPALETAS
Fueron los últimos en aparecer (diciembre del año pasado), pero rápidamente se posicionaron como líderes de la categoría inundando las redes sociales con sus coloridas paletas. Tienen 30 sabores que organizan en diferentes categorías: frutales, cremosos, rellenos y kids. Además, cuentan con ediciones limitadas. Si bien todos los sabores están muy bien ejecutados, el público ya eligió sus preferidos: Multifruta, Dulce de Leche con Coco (también nuestro favorito) y Maracuyá con Leche Condensada. Las paletas, que cuestan entre 30 y 45 pesos, se pueden comprar individualmente o en cajas de 6 unidades. Se consiguen en shoppings: Alto Palermo, Tortugas Open Mall, Paseo Alcorta,  Distrito Arcos y, muy pronto, DOT Baires Shopping. Ya anunciaron que seguirán sumando paleterías tanto en Buenos Aires como en el interior del país. Ah, y si estás atento, puede que te encuentres su foodtruck paletero en algún evento o feria como Buenos Aires Market.

 

EL CORAZÓN DEL SABOR: STICK STATION
Con apenas algunos meses de vida (abrieron su primera sucursal en octubre de 2015), ya llamaron la atención del público de Zona Norte, con su stand iniciático. A primera vista puede confundirse con un helado tradicional ya que envasan sus productos con un envoltorio (flow pack) como lo hacen los industriales. Pero basta con sacarlos del envoltorio y probarlos para darse cuenta de que son más ricos y el doble de grandes que los comunes. Sus combinaciones son algo más clásicas que las de la competencia: Doble Dulce de Leche, Chocolate Belga, Maracuyá, Crema de Cookies y Frutos del Bosque son algunos de los 17 sabores que hoy ofrecen. Los 33 sabores restantes que ya tienen desarrollados los irán presentando con el correr de los meses. A los palitos de Stick Station los podés encontrar en el Shopping Soleil (Camino del Buen Ayre y Panamericana, Boulogne) y muy pronto en su nueva sucursal del Abasto Shopping (Av. Corrientes 3247, CABA) a 45 pesos los rellenos y 40 los comunes.

 

ARTISTAS DE LA PALETA: LUCCIANO´S 
Se fueron a Italia no sólo a aprender de los mejores sino a equiparse con la última tecnología para fabricar helado. Incluso se trajeron a un maestro heladero. Desde la apertura de su primer local en Mar del Plata en 2011 no pararon de crecer, y hoy ya cuentan con 8 locales. Su última apertura fue en noviembre del año pasado en Martínez, donde desembarcaron con sus más de 40 opciones de icepops, como los llaman ellos. Son los que más arriesgan en sabores (Kinder Bueno, Bananita Dolca, Chicle) y también hacen varias opciones para chicos, como los Minions (helado de banana decorado como estos simpáticos personajes) y, si hablamos de favoritos, el Multifruta (con base de helado de limón) es uno de los que mejor rankea. Todos los helados se hacen a mano, uno por uno, y eso se nota en la cremosidad final que tienen los productos. Según cuál sea la elección, el precio varía entre 35 y 50 pesos. Eso sí, por 55 te dejan crear tu propio icepop: vos eligís el sabor, el tipo de cobertura, qué toppings sumarle y, por supuesto, la decoración. La sucursal de Martínez queda en Av. Libertador 14141 y los locales de Mar del Plata los podés ver en su web: www.luccianos.com.ar

 

LAS TRADICIONALES NO SE QUEDAN ATRÁS
Si bien los helados de palito industriales no tienen competencia con sus más de 93 mil puntos de venta y sus 2800 millones de pesos facturados sólo el año pasado, las que sí están atentas a esta tendencia son las heladerías. Freddo coqueteó con las paletas el año pasado en la apertura del BAFWeek con la primera presentación de Ediciones de Autor. Junto con Valeria Pesqueira desarrollaron una edición limitada de un palito helado con forma de oso –ícono de la diseñadora- en tres diferentes sabores: Frambuesa, Dulce de Leche y Vainilla. Por su parte Munchi’s presentó, en noviembre del año pasado, sus “palitos” en 7 sabores (de agua y bañados), y Heladerías Daniel inició la venta en octubre de sus Danielitos en dos versiones: Frutilla al Agua y Palito Bombón. Desde la empresa dicen que la aceptación fue tan  buena que ya tienen planes para expandir la gama de productos.
 
Por Maxi Kupferman 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios