25.08.2014

La Alacena: mucho más que un deli

El proyecto personal de la chef Julieta Oriolo (ex Uriarte y BASA) abrió sus puertas en Palermo, con estética despojada y una carta simple, pero tan bien nutrida como ejecutada. Visita obligada para almuerzos y meriendas.


Esa que ves con un pañuelo en la cabeza. Sí: esa. La que está detrás de la barra, preparando sándwiches a la plancha y que cada tanto se acerca a las mesas a tomar pedidos, traer platos o pasar un trapo. Ella es Julieta Oriolo, la chef propietaria de este deli que abrió a principios de julio en la esquina de Honduras y Gascón, en Palermo, cerca del límite con Almagro.

LA DUEÑA
Si sos de seguir la movida de restaurantes porteños tal vez te suene su nombre: Oriolo estuvo durante seis años a cargo de la cocina del restaurante Uriarte (uno de los más trascendentes de la década pasada), luego asesoró a Le Blé, creó la primera carta de Malvón, y armó y comandó la cocina de Grand Café y BASA, los últimos dos emprendimientos del empresario gastronómico Luis Morandi. 

¿De qué te sirve saber todo esto? Solo como constancia de que esta joven de 36 años cuenta con pergaminos suficientes como para hacer algo distinto y no un deli más, con el combo wrap-muffin-limonada.

Lo primero que vas a ver es un salón pequeño (38 cubiertos), con piso de cemento alisado, cocina a la vista y paredes despojadas, salvo por el matafuegos de rigor y una gran alacena con vajilla de gres (una especie de cerámica) que Oriolo y su socia -Mariana Bauzá- mandaron a hacer especialmente a un taller de Temperley y que se utiliza para servir los platos y también como artículo de venta al público. Dicho esto, no hace falta que expliquemos por qué el lugar se llama como se llama. 

ALMUERZO
Sobre las mesas de madera (también mandadas a hacer especialmente) se sirven principalmente ensaladas y sándwiches. Las ensaladas (entre 75 y 79 pesos) son cuatro y bien contundentes. La de pollo asado, por caso, viene con repollitos de Bruselas, coliflor, zucchini, espinacas, almendras y alioli. La de palta trae lechuga arrepollada, dressing de mostaza, parmesano, huevo mollé y eneldo. Hija de madre italiana, Oriolo heredó cierta simpleza en los ingredientes para resaltar los sabores básicos.

Los sándwiches ($74 a $78), en tanto, son prensados y dorados: es decir, calentados en una plancha de hierro tras ser armados, e incluyen variedades como mortadela + manteca + rúcula + pickles de rabanitos, o queso azul + pickles de peras + hinojo confitado + nueces pecan + apio. Todos ellos se sirven en un pan casero, tipo de campo, pero más aireado.

Además, hay un plato del día ($80) con un ingrediente base que va rotando. Lunes: pasta. Martes: pollo. Miércoles: pescado. Y así.

Los días de semana al mediodía, todos los platos incluyen un vaso de limonada.

DESAYUNOS Y MERIENDAS
La otra pata del lugar pasa por su propuesta dulce y una forma artesanal de preparar la masa para pastelería que la da a un sabor distinto: harina, agua, manteca y sal. Las tarteletas salen suaves, hojaldradas. Probá, por ejemplo, la de mousse de chocolate, cacao amargo y sal maldon ($35). También hay unos curiosos scones rellenos de mermelada ($32) y un budín de pan con crema inglesa ($35), entre varias opciones. 

Los sábados y feriados hay un completo brunch, con alternativas de platos (desde torreja de jamón cocido hasta pizza blanca) y cuatro variedades de preparaciones a base de huevos orgánicos de campo.

La Alacena abre de lunes a sábado, de 9 a 19 horas. Queda en Gascón 1401 (esq. Honduras), Palermo / T. 4867-2549.

Por Claudio Weissfeld

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios