23.07.2013

Los otros armenios y árabes: la vida del hummus más allá de Sarkis

Fuera de los más convocantes, existen otros restaurantes que se destacan, desde casas tradicionales hasta locales para comer al paso.


Hummus, shawarma, kebbe… la comida árabe y armenia (muy similar una a la otra)  goza de gran popularidad en Buenos Aires, pero son unos pocos restaurantes los que han ganado fama en los últimos años: Sarkis por su calidad, Garbis por su constancia, El Manto por ser la alternativa de alta gama y los de la calle Armenia, en Palermo, por ser los más tradicionales.

Fuera de estos lugares existe una gran cantidad de locales con excelentes propuestas. Desde restaurantes tradicionales hasta otros para comer al paso. De Colegiales a Recoleta. De San Telmo a La Lucila, estos son algunos de los highlights que brillan con luz propia.

HAYSAM, de lujo y al paso
Un caso curioso: el mismo chef que cada verano deslumbra a turistas en el lujoso hotel Conrad de Punta del Este, durante el año despacha platos baratos y sabrosos para comer al paso en una esquina desangelada de Scalabrini Ortiz. Es el sirio Haysam Bakduonis, que también trabajó en el hotel Hilton, quien desde hace ocho años prepara lo que muchos consideran el mejor shawarma de la ciudad a módicos 22 pesos. Servido con verduras y salsa de yogur árabe, es el preferido de los estudiantes extranjeros de Palermo. Además, los postres son caseros y también ofrecen servicio de delivery. Le fue tan bien, que este mes abrirá una sucursal en Colegiales (Federico Lacroze 3228 / T. 45543577), aunque esta vez sí será un restaurante hecho y derecho, con veinte mesas y una gran variedad de platos.  
(Av. Scalabrini Ortiz 1601, esq. El Salvador, Palermo / T. 4833-9321)

HABIBI, aires de Medio Oriente
Ubicado en el corazón de San Telmo, Habibi se presta para cenar o almorzar porciones abundantes a un buen precio, acompañado por amigos. Quince mesas de madera oscura en un salón con empapelado Bordeaux y lámparas con mostacillas doradas, arman el ambiente cálido y con aire de Medio Oriente. El toque final lo dan los narguiles (pipas de agua), ubicadas en cada una de las mesas. El dueño de Habibi es Martín Abfura, oriundo de Palestina, que ha adaptado sus recetas familiares para el público argentino y sirve todos los platos acompañados por pancitos de pita caseros y calientes. El malfut ($42) es muy fresco y se complementa bien con el falafel ($35) o el keppe frito ($42), inusualmente bien condimentados. Para relajarse después del postre –prueben el flan de coco (25$)– podes pedir que te preparen una narguile. Por $30 te ofrecen tabacos saborizados y una experiencia divertida para compartir en grupo. Para cuando termine el frío, también hay mesas en la vereda.
(Humberto Primo 527, entre Perú y Bolívar / T. 4307-5833)

CLUB SIRIO, bien tradicional

En 1938 se creó este club de la colectividad sirio-libanesa para hospedar eventos, conferencias y cómo no, un restaurante de alta categoría de la mano del chef Abdala, toda una eminencia de la gastronomía vernácula. Con 25 años de experiencia, demuestra sus habilidades en esta elegante mansión de Recoleta. A un precio fijo de $140 por persona de lunes a jueves y de $ 170 los fines de semana, se puede acceder a un menú degustación completo. La ensalada belén, el pollo al taratur y la myadra (ensalada de arroz, lentejas y cebolla caramelizada) te dejarán deseando más, pero guardá lugar para los platos calientes como el pollo a la miel o el arroz a la persa. El menú para degustar ofrece doce platos calientes y el mozo te trae el que se le antoja, a menos que le aclares cuál querés. Por otro lado, la decoración al estilo de Mil y Una Noches es ideal para una cena íntima, pero atención: a menos que te gusten las cenas-show, andá lunes o martes. Sino, tendrás que presenciar el baile de la odalisca. ¿Sos supersticioso? Hay lectura de la borra de café sin cargo adicional.
(Ayacucho 1496, esquina Pacheco de Melo, Recoleta / T. 4806-5764)

AL ZEIN, un best buy en Las Cañitas
Los restaurantes de Las Cañitas suelen tener precios altos, pero Al Zein es una de las excepciones. Creado por Munzer Tarbichi, este bodegón de barrio ofrece poco ambiente pero riquísimos platos árabes y armenios, a precios incomparables. El amable Munzer te asesora acerca de qué pedir, según tus gustos y conocimientos culinarios. Calculá un presupuesto de $100 para dos personas, con tres platos y bebida (no venden alcohol) y despedite con una sonrisa porque el shawarma de pollo, con salsa de mayonesa y ajo, te dejará sobre una nube. Si preferís carne de ternera te iras muy satisfecho con un kafta o keppe al horno ($30), preparado con carne jalal (es como el kosher árabe) y bien condimentado. Rico y barato.
(Arce 488, esquina Ortega y Gasset, Las Cañitas / T. 4775-1402)

KEIF, intimidad armenia
Un lugar elegante y relajado para cenar en pareja. Keif ofrece una amplia variedad de platos, tanto de origen armenio como también iraníes o árabes. El local pasó por varios dueños durante sus 30 años de trayectoria, pero recién desde 2008, con la llegada de su joven chef, César Nehabetian, pudo sacar lustre a su menú. Aplicando el concepto de “slow food”, aquí todo se prepara en el momento, así que andá con paciencia: la espera lo vale. Desde las entradas frías como el bademis (berenjena con reducción de tomate agridulce, crema de yogurt y sésamo, $30) hasta las hojas de parra preparadas con menta y salsa de tomate ($43), cada plato es único y delicioso. El pasha borek con relleno de tres quesos ($43) es liviano como pocos y las naranjas portikalla (acarameladas con salsa de rosas, frutos secos, yogurt y helado, $36) son el cierre perfecto para la cena.
(Av. del Libertador 13041, La Lucila / T. 4793-3955)

ALHAMBRA, el desapercibido
Desde 2009, este bodegón de apenas diez mesas es un escondite de Palermo. El chef Adnan prepara todos los platos como en su casa: auténticamente árabes, creados a partir de recetas ancestrales de su familia y con condimentos importados del Líbano. Junto a su mujer, se toma hasta 40 minutos para prepararlos, pero también asesora a cada cliente, en especial a los que recién incursionan en esta gastronomía. Frecuentado por turistas y estudiantes locales, tiene una impecable relación precio calidad. La “picada de ocho sabores” para dos personas incluye humus, falafel y tabule, y está a $140 (con bebidas no alcohólicas). Sin embargo, los más destacables son el shistaouk con salsa de ajo y el shawarma con salsa de sésamo ($40 cada uno). Dos datos a tener en cuenta. Primero, los riquísimos postres caseros, como el nidito con cabello de ángel, relleno con crema y nueces, solo salen los fines de semanas y no figuran en carta. Segundo, chef Adnan insiste en que “lo que no te gusta, no se cobra”, así que… ¡a probar sin miedo!
(Charcas 4309, Palermo / T. 4775-9968)

CHEFF IUSEFF, un todo terreno
Desde 1983 que el inmigrante sirio Iusef Sahyoun despliega sus mejores recetas para los miembros de la colectividad árabe. Sin embargo, recién a partir de 1997, año en el que su hijo abre las puertas de este local en la calle Malabia, la familia de Iusef logró captar al público local. En dos salas simples y algo austeras (más bien ochentonas) en su decoración, te atienden amablemente y te sirven un excelente babaganush o ensalada tabule ($35 ambos), con pan pita caliente de tamaño extra grande. El arroz a la persa ($50) o el cordero del rey, deshuesado y relleno con pasta de aceitunas, pasas de uvas y damascos ($60), son dos de los hits de la casa. La novedad es que están a punto de inaugurar una gran cava de vinos, algo poco común en restaurantes de este tipo. En el subsuelo del lugar (adonde podrás ir a seleccionar tu botella) te encontrarás con vinos y espumosos de alta gama de bodegas tradicionales ¿Un dato más? Los postres, como el baklava, se pueden comprar por kilo ($150) o por unidad ($25). En definitiva, Cheff Iusef es un todo terreno, ideal para una cena de cumpleaños o para un encuentro familiar.
(Malabia 1378, Palermo / T. 4773-0450)

EL DELIVERY GOURMET
Julio Abdala y Laura Hoffmann, dueños de Tabule, son dos estrellas en el cielo del delivery. Él, sirio libanés y empresario. Ella, judía y médica. Abrieron en septiembre del año pasado y ya tienen casi 9500 seguidores en Facebook. Todos sus platos exhiben un nivel superlativo en preparación e ingredientes. Utilizando carne de lomo desgrasada, la costosa pasta de sésamo para el humus y poco aceite, brindan platos que sacían sin caer pesados. El hit es la caja de combinados para dos personas ($180). Todo es exquisito, pero sobresalen el latke (croqueta de papa con cebolla rallada, $52), la ensalada tabule ($35) y el keppe a la parrilla ($48). De postre, se destaca el baklava ($22), con nueces picadas y cáscara de limón rallada. Tienen descuentos con varias tarjetas. El radio de entrega cubre por ahora desde Pueyrredón a Congreso y desde Corrientes a Libertador, es decir: buena parte de la zona norte de la capital. Y el emprendimiento crece: el año que viene abrirán su restaurante en una vieja mansión de Colegiales (Maure 3020). Teléfono: 5032-6969. Más info en www.tabule.com.ar.

Por Melanie Erbar

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas