27.05.2016

Los nuevos vinos de alta gama de Escorihuela Gascón

En la batalla por obtener el mejor vino posible, la bodega de Godoy Cruz redefine su línea de élite.


Una de las bodegas más emblemáticas de Mendoza, por antigüedad y cercanía a la ciudad, es Escorihuela Gascón. Para los bebedores de vino es un clásico que, con los años, pasó a ser tendencia, dejando las marcas más cotidianas atrás y enfocándose cada vez más en la alta gama. Así, creó un porfolio de vinos delicado y a la vez definitivo en materia de estilos que, precisamente ahora, redobla en apuesta.

Para ello, dividieron a su equipo de enólogos y pusieron a cargo de los nuevos proyectos a Matías Ciciani, un joven enólogo con larga trayectoria en proyectos de esa envergadura. La visión del directorio de la compañía fue hacer el mejor vino posible, por un lado, e innovar en la forma de elaborar, por el otro. En JOY probamos dos vinos de próxima aparición que merecen especial atención.

Uno es un ejemplar biodinámico. Por raro que parezca en la escala de Escorihuela, la bodega trabaja con este tipo de uvas en el Valle de Uco, de donde proviene este Malbec definitivamente de otro planeta: por el estilo suelto y expresivo, como despreocupado, entre frutado y vegetal. El otro es un tinto ícono que irá por arriba de DON Miguel Escorihuela Gascón, hasta ahora el tope de gama. 1884 Don Miguel (2014, sin precio definido por el momento) es un tinto de corte con aromas complejos, donde la madera aporta parte de la elegancia. En suma, un up grade al ya conocido DON (2010/ $1270), un tinto clásico de alta gama local.

Hasta que salgan a la venta (en abril) podés probar algunos de los Pequeñas Producciones, etiqueta emblemática de la casa, en particular el Chardonnay (2014, $445), muy expresivo y de una frescura delicada. También el Malbec (2012, $285), potente y jugoso, con buen cuerpo; y el Cabernet Sauvignon (2012, $285) mismo estilo y de aromática bien compleja. O el más raro, ya que no sale todos los años, Barbera.

Completa la alta gama el Gran Reserva Malbec (2013, $345). Claro ejemplo de vino cosmopolita, es al mismo tiempo un típico tinto que premia el sabor a la intensidad. 



LA BODEGA
A pocas cuadras del centro geográfico de Mendoza, la vieja Bodega Escorihuela es una parada obligada para el turista. Ofrece una de las naves de piletas y toneles más vistosa de Mendoza y, al mismo tiempo, una arquitectura de bodega industrial del siglo XIX que deslumbra. Una buena parada es también el wine shop, donde el polo es omnipresente, siendo la casa sponsor de un equipo. Sin embargo, hoy el grueso de la elaboración tiene lugar en otra bodega ubicada en Agrelo, no abierta al público.



1884 MALLMANN
Dentro de la bodega funciona hace más de una década el restaurante 1884 –fecha de fundación de la bodega- del cocinero Francis Mallmann. Con un menú de fuegos –fue el primero en su tipo- ofrece los platos clásicos del cocinero, como el ojo de bife al chimichurri y el lomo aplastado y sazonado. Se destaca la barra y sobre todo el patio, donde una cena en el fresco de vendimia es una experiencia fuera de serie.

Por Joaquín Hidalgo 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios