16.12.2011

Los platos favoritos de las personas más famosas de la historia

¿Sabías que Barack Obama es fanático de la comida chatarra? ¿Cómo pudo Marilyn mantener su figura si tenía debilidad por las pastas? Enterate acá adónde hincan el diente otros varios famosos célebres como Maradona, Fidel y hasta Shakira.


Los personajes que escriben la historia nacional e internacional muchas veces lo hacen con cuchillo y tenedor. Te presentamos los platos preferidos de algunos personajes famosos que dejaron su huella (o su mordida) en la historia mundial.

Diego Armando Maradona: pizza
Es conocida su debilidad por la comida y en especial su adicción a la pizza. El 10 es un glotón dispuesto a dar la vida por una porción recién salida de los hornos de La Blanqueada, un histórico boliche de barrio ubicado en una esquinita de Pompeya. En una de esas mesas bicentenarias quedó parte del primer sueldo que el astro recibió del club Argentinos Juniors. La beneficiada por la invitación: su madre, la eterna Tota.
 
Juan Domingo Perón: pastel de papas
Nacional y popular era el paladar de El General, que a la hora de ordenar su cena se decidía por el clásico pastel de papas argento. Aunque el propio líder ponderaba las milanesas de Evita, fue la fusión de la papa y la carne picada la que marcó a fuego el espíritu de esfuerzo del trabajador del Movimiento. Si los ñoquis son del 29, el pastel de papas debería ser declarado como el menú del 17 de octubre, el día de la lealtad peronista.

Michael Jackson: pollo frito
El Rey del Pop siempre será una incógnita. Los que no vivieron los 80 creerán eternamente que el fulano era un ario de melena lacia; los más añejos recordarán su melena esponjosa, el guantecito y las medias blancas con mocasines. Pero en lo que el menor de los Jackson no presentaba ningún tipo de ambigüedad era en sus gustos gastronómicos: el tipo era fanático del pollo frito de Kentucky Fried Chicken (KFC), la franquicia de restaurantes de comida rápida de Estados Unidos que tiene en su logo a un viejecito simpático con anteojos y bigotes… sureño y ario como Michael.

Elvis Presley: dulces y hamburguesas
Cuenta la leyenda que el Rey del Rock volaba en su jet privado hasta Dallas sólo para comprar unas cheeseburgers que él consideraba las mejores hamburguesas del planeta. Los 150 kilos que acusaba su balanza antes de morir demostraban los atracones que se daba con la típica chatarra de feria americana: algodón de azúcar, popcorn, hot dogs y hamburguesas. Elvis le puso su voz al morfi en más de una de sus canciones: "Crawfish" refiere a la langosta, "Cotton Candyland" habla de un vuelo mágico sobre un cisne de algodón de azúcar, a través de una nube de helado rosa, con estrellas de caramelos y luna de malvavisco.

Marilyn Monroe: lasagna
Aunque cantara que “los diamantes son el mejor amigo de las mujeres”, la erótica blonda se derretía por una lasagna humeante. Así de sencillo, esta célebre sex symbol de los años 50a, ex del mecánico James Dougherty, del beisbolista Joe DiMaggio, del dramaturgo Arthur Miller, del actor francés Yves Montand y ¿de los hermanitos Kennedy?, para mantener en alza su cuerpecito del pecado se calzaba a menudo un buen plato de lasagna italiana rellena con jamón y parmesano.  

Muhammad Alí: arroz con pollo
Nacido como Cassius Clay, cambió su nombre cuando se aferró al islamismo. Con una personalidad apabullante se autoproclamaba así: “Soy joven, hermoso, rápido y nadie me puede vencer, soy el más grande”.  Considerado el púgil más completo de todos los tiempos, el gran Muhammad manejó como nadie su propia prensa y brindó miles de entrevistas. En una de ellas, confesó que su comida preferida era el arroz con pollo o cordero, y de postre un rico helado.

Fidel Castro: omelette y espaguetis
Nada de arroz a la cubana ni cubanitos de dulce de leche y menos que menos un Cuba libre. El líder de la Revolución, cuando logra escaparle al menú macrobiótico al que intentan someterlo sus médicos, se come un buen omelette de queso con pimientos chiles, o un platazo de espaguetis con calamares. Bastante que largó los cigarros Cohiba hace años como para también tener que resignarse a ver pasar sus comidas favoritas, que para algo se es Comandante en Jefe.

Barack Obama: hamburguesas con papas fritas
Mientras tanto, del otro lado del estrecho de Florida, el presidente de Estados Unidos y un grupete de asesores que le hacen la corte, invaden el primer local de comidas rápidas que ven de camino a la Casa Blanca. Resulta conocida su inclinación por las hamburguesas, con papas fritas y Coca Cola. Hace un tiempo , los vecinos del estado de Virginia se asombraron al verlo, acompañado por su vicepresidente Joe Biden, en Ray’s Hell Burger clavándose un combo completo.

Shakira: comida árabe y chocolate
No hay datos precisos si en alguna oportunidad llegó a picotear alguna de las piezas de sushi que encargaba Antonito, pero lo cierto es que Shakira parece llevar una dieta más estricta que su antigua pareja. Para mantener las curvas de sus caderitas cascabeleras, la colombiana está abonada a las frutas y verduras; aunque sus placeres sibaríticos pasan por la comida árabe, los mariscos y los chocolates.  

Frank Sinatra: milanesas
El Patsy's Italian Restaurant es un reducto gastronómico que se erige desde 1944 en la calle 56 de la ciudad de Nueva York. Por allí, se dejaba caer “la voz” cuando no estaba ocupado en otros asuntos con el Rat Pack. En una mesita escondida del primer piso, Frankie disfrutaba gustoso de las delicias del chef napolitano. Todos los 12 de diciembre, celebraba su cumpleaños con amigos comiendo Costillas Posillipo, fusilli con salsa fileto y tortas de ricota, pero su plato preferido era la Milanese (milanesa de ternera).

Por Agustín Seijas

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios