30.04.2015

Los postres en frasco copan la mesa dulce

Primero fueron los tragos. Después los jugos. Y ahora le llegó el turno a los postres. Por ser práctica, vistosa y ecológica, los restaurantes porteños se sumaron a esta moda.


Corría el año 1858 en la ciudad de Philadelphia, Estados Unidos. John Landis Mason, un simple metalúrgico, tuvo la brillante idea de crear un frasco con tapa, por una sencilla razón que hoy suena casi obvia: los alimentos se echaban a perder en los frascos de esa época. Lo que nunca iba a imaginar este hombre era que un día su invento se convertiría en una pieza clave de la gastronomía alrededor del mundo.

La tendencia, conocida como pastry in a jar, consiste en eso: servir el postre en un frasco, en lugar de un plato o un bowl. Sí, ese contenedor de vidrio que en muchas ocasiones solemos desechar una vez terminada la mermelada o las aceitunas, es una pieza clave en la vajilla gastronómica, no solo de tierras foráneas, sino también de la Argentina. 

En 2009, algunas de las pastelerías más exclusivas de las ciudades top de Estados Unidos comenzaron a utilizarlos en los postres. ¿La razón? No solo permiten apreciar mejor los ingredientes, sino que también son más resistentes que la vajilla común. Además, van en sintonía con la tendencia de las tres R: reducir, reutilizar, reciclar, una visión a la que adhieren restaurantes alrededor de todo el mundo. 

Yummy Cupcakes, en Los Ángeles, fue uno de los primeros locales en endulzar el frasco. Lo siguió el chef mediático Duff Goldman, quien se sumó a esta tendencia con un plus: les dio a sus clientes la posibilidad de customizar su torta en frasco, eligiendo los ingredientes que más les gustaran. La moda escaló y llegó hasta los establecimientos más populares como Bread & Butter en Manhattan, y los más exclusivos, como el Metropolitan Café.  

En nuestro país, son cada vez más los restaurantes, cafés y delis que ofrecen esta alternativa. ¿Por qué? Además de ser atractiva para los clientes, sino que acarrea ventajas para el pastelero: es más simple de emplatar y le toma menos tiempo. También, permite jugar con distintas texturas y sabores. Así fue como los trifflé (postre clásico de la cocina inglesa) comenzaron a ganar mayor protagonismo en las cartas dulces. Desde las delicias más típicas como el cheesecake de frutos rojos, hasta los más exóticos como el mousse de pistacho con corazón de tequila… todo puede caber en un frasco. 

 

ARTEMISIA
En esta esquina tupida de plantas y enredaderas se ofrecen distintas opciones de comida sana y natural. Durante la semana se sirve el menú especial del mediodía, que cambia todos los días, pero lo que no cambia es el infalible frasco. Podés encontrar distintas versiones de panacota: de yogur casero con frutos rojos, de maracuyá con frutos tropicales, de frutillas y menta con arándanos, y también helado de yogur y limón con frutas. Los encontrás de martes a viernes. El menú de $120 incluye una entrada, plato principal, postre y limonada del día.  
Gorriti 5996, Palermo / T. 4776-5484 

MÖOI
De la mano de la chef Jessica Lekerman, Möoi se sumó a la tendencia de los frascos, tanto en postres, como en jugos y frapuccinos. Jessica los vio en uno de sus viajes al exterior. “Me pareció interesante el hecho de poder reutilizar los envases, además de la versatilidad que permite el vidrio y sus distintos usos”, comenta, aunque admite: “Me ha pasado que algunas personas lo ven raro o incómodo. A otras les parece original y con mucha gracia”. Como no podía ser de otra forma, en la barra de la nueva sucursal de Möoi (en Palermo) los tragos salen… en frasco, claro. Pero si de dulces hablamos, la diva del lugar es la Trifflé de Mamá, que lleva merengues secos caseros, frutillas o frutos rojos, según disponibilidad de la fruta, con un toque sutil de salsa de dulce de leche. Otra opción, para los más golosos, es el craquelado de chocolate con nueces caramelizadas, salsa Baileys y helado de crema. Los podés elegir a la hora del postre o en esos momentos de antojo por algo dulce. $70 el triffle, $77 el craquelado. 
Costa Rica 5468, Palermo / T. 4773-7246 y sucursal

PANI
La casa de Eliana “Pani” Trotta fue una de las primeras en sumarse a la movida frasquera. Desde el desayuno hasta la merienda, a lo largo de todo el día lo dulce viene en envase de vidrio. Los postres se sirven junto al Power Sale, el menú del día, y se puede elegir entre tres variedades que van rotando: crema de queso y dulce de leche, con pedacitos de galletitas Oreo (al mejor estilo Oreotorta); trocitos de brownie y compota de frutos rojos, y granola hecha en casa con yogurt y frutas. El menú incluye gaseosa, tarta, ensalada o hamburguesa, más café o postre. Todo por 104 pesos. 
Nicaragua 6044, Palermo / T. 4772-6420 y sucursales

LA CABRERA EXPRESS 
Gastón Rivera, dueño de La Cabrera, pensó en un concepto express de su restauante en función de quienes tienen poco tiempo para comer, pero aún así no quieren resignar su cuota cárnica de calidad. La informalidad y la rapidez no está solo presente en los menús en las paredes y en el salad bar a disposición de los comensales, sino también a la hora de elegir el postre. ¿La particularidad del momento dulce? El mozo es quien se acerca con una variedad de postres en frasco, que cuentan con el visto bueno del pastelero Osvaldo Gross, dispuestos uno al lado del otro en una bandeja de madera rústica. “El frasco te da una presentación más irresistible. También es más ágil. Aunque son modas, capaz más adelante sea una maceta. Uno nunca sabe”, dice entre risas Rivera, tal vez sin saber que en el recientemente inaugurado La Mar, el mousse de chocolate viene, efectivamente, en una maceta. Volviendo a La Cabrera, es inevitable no tentarse con alguna de las opciones: mousse de chocolate con una base de galletitas de chocolate y ralladura de chocolate blanco, un intenso mousse de pistacho con corazón de bizcocho de vainilla embebido en tequila, la clásica chocotorta y el infaltable cheesecake con base de galletitas de vainilla, coronado con dulce de frutos rojos. Cualquiera de ellos a 50 pesos. Lo complicado es elegir solo uno. 
Serrano 698, Villa Crespo / T. 4835-3335

MAURICIO ASTA 
Después de años de consumir docenas de frascos de su yogurt favorito, el chef mediático Mauricio Asta se dio cuenta de que los envases de vidrio habían tapado cada rincón de su casa. Hasta que un día se le ocurrió darles otro uso culinario. Primero en su programa de televisión en Utilísima para poner los ingredientes, luego para utilizar en su local. “Es una moda que impactó en todo. Ahora hasta hay lámparas hechas con frascos. Queda lindo visualmente, permiten ver las texturas. Pero también son funcionales y los podés reutilizar”, indica Asta. Algunas de las variedades que sirve son volcán de chocolate con salsa de chocolate y naranja, crème brûlée con compota casera de frutos rojos y merenguitos, y lemon curd con base de galletitas molidas más merengue y merenguito seco. Para los más tradicionales, flan con salsa de dulce de leche y copete de crema. A $45 cada uno. 
Puerto Rico 2357, Martínez / T. 4717-5186

OUI OUI
Con una impronta francesa y aniñada, en este pequeño bistró todo está pensado como para que te sientas en la casa de tu abuela: desde la vajilla, las mesas y sillas, las lámparas y hasta el azúcar (en terrones). Si bien cuenta con varias opciones para el almuerzo, lo dulce se destaca a cualquier hora del día. Los postres son la perdición. Servidos en frasco, tamaño ideal para degustar la variedad, se pueden encontrar el mousse de dulce de leche con hilos de dulce casero, el trifflé con base de galletitas molidas, helado y dulce de leche, y la pannacota, a $55 cada uno.
Nicaragua 6068, Palermo / T. 4778-9614



CON EL FRASQUITO A CASA

Con dos años en el ruedo, The Sandwich Market es un localcito céntrico, que es furor entre oficinistas y adeptos del take away. Ofrece sándwiches veggies, calientes, wraps, ensaladas, jugos y limonadas frescas. También apostaron a la moda del frasco a la hora del postre y crearon tres variedades: el Caramel Dessert, con dulce de leche, merengue, mascarpone y frutos rojos; el Italian Parfait, el clásico tiramisú de queso mascarpone, pero con una vuelta de tuerca de frutillas y bizcochuelo de chocolate; y el Market Parfait, un crumble de chocolate, crema pastelera de naranja y frutillas confitadas. Cualquiera de ellos a $32, y el frasquito de vidrio se puede llevar a casa. Queda en Avenida de Mayo 744 y cuenta con otras dos sucursales céntricas en Córdoba 800 y Tucumán 1402. 

Por Daniela Belén Blanco 
Fotos: Víctor Álvarez

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios