26.09.2016

Lusitano, el nuevo restó de inspiración portuguesa

Inaugurado en agosto, el restaurante de Palermo cuenta con platos de la cocina europea y un salón repleto de obras de arte que vale la pena conocer.


A fines de agosto pasado abrió Lusitano, cuyo nombre remite a Portugal, aunque salvo algunos guiños, se puede definir más bien como un restaurante europeo, con un salón colmado de obras de arte que funciona casi como un museo, un servicio eficiente y platos clásicos bien elaborados.

A partir de las 20.30 el fado y las canciones de Cesaria Evora pueden sonar de fondo para darle una ambiente calmo y cálido a un salón con capacidad para 70 cubiertos, con piso de madera y paredes cubiertas por cartografías y grabados, parte de la colección personal de su propietario, Martín Packanowski, argentino que trabajó largos años en hoteles en Europa. Los manteles blancos y los camareros con moño complementan con sobriedad el lugar, que se va descontracturando a medida que llega más gente y la música vira al jazz y al pop. De miércoles a sábado por la noche, el ambiente pasa a ser festivo, sobre todo en el segundo piso, donde funciona la barra hasta la 3 de la mañana.

 

En cuanto a la cocina, el menú tiende a lo clásico europeo con toques propios de su chef, Alejandro Tarditti (ex Dos Mares, entre otros). Esto se ve en el châteubrian de lomo con gratin dauphinois ($480), o en el confit de pato con nabos y ensalada verde ($380). La pesca del día, en tanto, llega en hojaldre con mousseline de limón ($380). Sale muy bien también el pulpo a feira ($600) en buen punto, con una fuerte carga de oliva y pimentón: uno de esos platos que jamás debería salir de la carta que, promete Tarditti, irá variando levemente con los cambios de estación. La sopa de berros ($170), los riñones de cordero al jerez ($240) y el carpaccio de langostinos ($280) son una muestra de la versatilidad en las entradas. Entre los postres, está muy bien el volcán de dulce de leche con helado de Earl Grey ($150). El tarte tatin también viene con un helado de té, en este caso lapsang souchong ($160).

En la entrada un servicio de valet parking te lleva el auto a un estacionamiento cercano. Lusitano abre de martes a sábado a partir de las 20.30. Cabrera 5621, Palermo / T. 4776-1654

COLECCIÓN
Gran parte del encanto de Lusitano pasa por la colección grabados del siglo XV al XIX que se expone en las paredes: decenas de mapas y planos de antiguas ciudades y reinos. El bar en tanto, según explica Packanowski posee “muebles Joao V, Georgian, Regence, Queen Anne, Louis XV y Louis XVI que evocan el auge de Portugal en su época imperial”.



VINOS Y BAR
Con un muy atractivo jardín - terraza (“evoca a las colonias portuguesas en África, Asia, y América, tales como Mozambique, Brasil, India y Macau, con plantas arbustos y ejemplares traídos de los tres continentes”), el bar del segundo piso es uno de los atractivos de Lusitano y punto de encuentro de miércoles a sábado, cuando abre hasta las 3 de la mañana. Los tragos son de Ramiro Moisés (ex Osaka y Casa Cruz) y se suma una carta de oportos que le da un toque portugués a la barra.

Por Claudio Weissfeld



comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios