23.04.2012

México colonial: los sabores de la herencia

En México, las ciudades coloniales no sólo expresan la fusión de dos culturas: son testimonio vivo del pasado y bellezas de espléndida actualidad. Recorrerlas implica una aventura de sabores variados.


Monumentos, arte, comidas, costumbres y tradiciones de raíces aborígenes con marcada influencia española: desde la llegada de los conquistadores, México es el crisol de una mezcla de culturas. Esta fusión, lograda no sin luchas, dejó en el país un invaluable legado arquitectónico, histórico y gastronómico que hoy puede recorrerse en un inolvidable circuito de ciudades.

Pátzcuaro
A orillas de un lago homónimo, este pueblo pesquero del estado de Michoacán (a 56 kilómetros de México DF) sintetiza su legado del pueblo indígena purépecha con el aporte hispano. Sus conventos del siglo XVI, con arte sacro en madera, son un imán para visitantes de todo el globo. Aquí podés saborear delicias prehispánicas, como el pescado blanco, los tamales tarascos (con zarzamoras o maíz cocido en ceniza) o la sopa tarasca (crema de frijoles con especias). Entre las bebidas, atoles (cocción dulce de maíz en agua y saborizada) como el blanco o kamata urápiti, servido con pancitos de mezcal.

Guadalajara
Cosmopolita y hospitalaria, capital del estado de Jalisco y de tradiciones como los mariachis, el tequila y la charrería, es una visita obligada con más de 450 años de historia que atestiguan sus torres, conventos y palacios, plenos de vitrales, frescos, patios y fuentes. Tiene gran variedad de platos, donde sobresalen las exquisitas tortas ahogadas (bollos de carne frita de cerdo en trocitos y con salsa) y la birria, carne de chivito o ternera asada en un horno especial que puede estar bajo tierra y se cubre con hojas de maguey. El postre típico es la jericalla, una especie de flan con vainilla y canela.

Guanajuato y San Miguel de Allende
En Guanajuato la herencia colonial se nota en su arquitectura y sus callejoneadas, fiestas donde músicos y público recorren las calles. Muy cerca reside la bonita ciudad de San Miguel de Allende, Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 2008. Allí el arte colonial vive en lugares como la Parroquia de San Miguel Arcángel, el Instituto Allende o el Teatro Ángela Peralta. La comida es variada, desde las pacholas (bifes fritos de carne picada) hasta el fiambre de San Miguel de Allende (carnes de vaca, pollo y cerdo con frutas y verduras en aceite y vinagre), pero la estrella son las enchiladas mineras, tortillas fritas rellenas de queso bañadas en salsa de chile guajillo, con papas y zanahorias. Para beber, el agua de betabel (remolacha) y el licor de fresa se lucen.

Morelia

Fundada en 1545, Morelia vive bajo el trazo arquitectónico colonial, como se aprecia en su centro histórico donde brilla la Catedral, en cantera rosa y de estilo barroco. La gastronomía es un mix de ingredientes y técnicas de la antigua cocina purépecha con la europea. Sus antojitos tienen buena fama y se degustan en los mercados, como el pollo placero, con papas, zanahorias y enchiladas bañadas en una salsa espesa de chiles; las corundas, tamales triangulares en hojas verdes de maíz o postres como los chongos zamoranos, suerte de dulcísimo dulce de leche. Para beber, atole o charanda (aguardiente de caña).

Querétaro
La capital del estado homónimo mantiene la vena colonial en la Catedral y en sus 74 arcos de 23 metros de alto que sostienen su antiguo acueducto, quizá la obra mexicana más importante del siglo XVII. Para degustar, enchiladas y sopa queretaranas, sin olvidar el chivo tapeado (asado seis horas en un hoyo en la tierra) o el nopal en penca, cactus relleno de ajíes nopales en tiritas, con tomate, chile, queso y cebolla. Para bajarlos, atole de aguamiel o la prodigiosa, una bebida espesa, hecha con maíz y frutas.

México DF y Basílica de Guadalupe
Otrora conocida como La Ciudad de los Palacios, hoy moderna urbe, la capital mexicana se fundó en 1525 y rebosa de riqueza cultural. El legado colonial está en el centro, en edificios como la Catedral Metropolitana y el Palacio Nacional; al norte se halla la Basílica de Guadalupe, importante santuario religioso. México D.F. concentra toda la gastronomía del país, pero se destacan sus antojitos (aperitivos) como tacos, quesadillas, y chilaquiles; al mediodía, las fondas sirven las clásicas comidas corridas, menú de cuatro platos típicos con aguas frescas: jugos de fruta rebajados con agua.

COMO LLEGAR
LAN opera 1 vuelo diario a México D. F. vía Santiago de Chile y 6 frecuencias semanales vía Lima.

Para obtener mayor información podés consultar en las oficinas LAN de Cerrito 866 (Centro), Av. Corrientes 336 (Centro), Av. Santa Fe 3596 (Palermo), Av. Cabildo 1072 (Belgrano) y Unicenter Shopping (Martínez), llamando al 0810-9999-LAN (526) o en tu agencia de viajes.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios