09.10.2017

Made in China: 8 restaurantes para probar dumplings

Estas creaciones gastronómicas chinas suman adeptos en Buenos Aires, mientras crece la oferta de lugares orientales y no tanto que los sirven.


Dim Sum es el nombre mágico que engloba a todas las creaciones gastronómicas chinas que se sirven para preparar el apetito para el plato fuerte. El término suena cada vez más fuerte en la escena gastronómica local en forma de dumplings o gyozas (“cositas rellenas”, en chino), preparaciones con masa fina y húmeda elaborada con diferentes harina, cocidas al vapor (a veces también selladas en sartén), con formas geométricas, rellenas de diferentes sabores y texturas que despiertan los paladares de, cada vez, más porteños. 

Porque ya existen verdaderos fanáticos de los dumplings, crece en la ciudad la cantidad de lugares –orientales y no tanto- que saben cómo prepararlos y servirlos. Planeta Joy te recomienda 8 restaurantes para darte una buena panzada.

HONG KONG STYLE: LA JOYA DEL BARRIO CHINO
Es la estrella de la zona y elegido por asiáticos, porteños con ganas de comer algo oriental diferente a un chaw fan o chaw mien, y los chefs más reconocidos en la escena gastronómica actual. Lui Cheuk Hung y su esposa Lilly hacen todo: compran el mejor pescado y los ingredientes para sus platos, arman la carta y cocinan todos los días. Su propuesta es diferente a la de los restaurantes del Barrio Chino, y sus Dim Sum respetan el paso a paso de las recetas y las tradiciones milenarias chinas, heredadas de abuelos y bisabuelos. 

Probar sus dumplings es una experiencia inédita, ya que tiene sabores, texturas y hasta colores que se impregnan en el paladar. La carta incluye los Ja-Cao, rellenos con camarones y bambú ($110 las cuatro unidades); los Siu- Mai, pañuelitos abiertos, rellenos de cerdo y hongos shitake que descansan sobre un colchón de repollo ($75 las cuatro unidades); los Xiao Long Bao, de cerdo, jengibre y verdeo ($95 las cinco unidades); y los clásicos de cerdo, jengibre y verdeo (alrededor de $100 las seis unidades). Todos vienen con salsa de ajo, azúcar, vinagre, aceite de sésamo y soja, y otra picante de jalapeño.
Montañeses 2149, Barrio Chino


Foto Koi Beer & Dumplings

KOI BEER & DUMPLINGS: BIRRA Y GYOZAS PARA TODOS 
Esta cervecería es una de las primeras en avivarse que no sólo las hamburguesas y las papas van bien con la birra artesanal. Con un estilo misterioso, pintado íntegramente de negro con detalles gráficos de reminiscencias asiáticas, Koi se llena de día y de noche. Los dueños descubrieron los dumplings en viajes a Estados Unidos, y desde marzo, decidieron volcar la inspiración en el local. Según ellos, este tipo de comida es atractiva para el argentino por su sabor intenso.
 
Koi ofrece cinco variedades de dumplings: cerdo, cordero, vegetales, hongos y langostinos, que pueden ser fritos o al vapor ($90 la porción de seis unidades). Todos tienen un buen sabor, y maridan excelentemente con las diferentes variedades de cervezas. Recomiendan acompañar las rubias o más livianas con los de langostinos o vegetales, y las más cremosas o fuertes con los de cerdo, cordero y hongos.
Ángel Justiniano Carranza 1591, Palermo

SUDESTADA: EL LEGENDARIO SUDESTE ASIÁTICO EN TU PLATO
Este restaurante es pionero en servir el universo asiático en Palermo y referente de la comida fusión, desde hace 17 años. Tras años de vivir en el Sudeste de Asia, sus dueños decidieron explorar los sabores e instalarlos en Buenos Aires, en un local con ambientación minimalista diseñada por Horacio Gallo.

Sus dumplings son al vapor, con una masa muy trabajada, bien firme, y el relleno tiene trozos contundentes y un sabor asiático interesante, con una salsa fuerte y picante, que enseguida transporta el paladar a Tailandia. La carta actual ofrece de gallina, con vinagre negro y aceite de ají ($120 la porción de cuatro unidades). 
Guatemala 5602, Palermo


Foto Hong Kong Style

NOBIRU IZAKAYA
: JAPÓN Y FUSIONES ADORABLES
Este restaurante te transporta en un par de segundos es otro acierto de Ricardo Katayama, creador de Fujisán, especializado en sushi. Es uno de los pocos spots del Barrio Chino que hace foco en comida japonesa, mientras se permite jugar con influencias tanto chinas como peruanas. Las Gyozas son uno de sus hits: vienen en bandejas de a cinco unidades ($165). Según Mónica Yonamine, encargada de la cocina, los dumplings "pegaron en el paladar argentino" porque se asemejan a la comida italiana.

La cocinera de Nobiru Izahaya explicó a Planeta Joy que la gastronomía oriental tiene como regla casi natural el crear platos balanceados, con equilibrio entre proteínas y vitaminas. Por eso sus dumplings tienen las proporciones exactas de carne de cerdo, hakusai, jengibre, ajo y nira (un cebollín tipo verdeo). La masa es súper liviana, y la elaboran con harina y agua bien fría, para después estirarla durante horas con maicena hasta que quede fina, sumarle el relleno y darle un toque en la plancha de teflón, "para que queden un poco quemaditos y no parezcan un raviol", aclara Mónica que vivió siete años en Japón, donde se especializó en la gastronomía local. El sabor final se lo da el aceite de sésamo que usan en la cocción, y la salsa avinagrada -secreto de Estado- que te sirven para embeberlas y llevarlas directo a la boca, de un solo bocado. Muy recomendable acompañarlas con la cerveza japonesa Asahi. 
Mendoza 1627, Barrio Chino

BAO KITCHEN: UNA EXPERIENCIA TAIWANESA COMPLETA
Meilin, profesora de cocina china, nutricionista y dueña de Bao, saluda a todos clientes y transmite una armonía zen que hace olvidar que está en pleno centro. Sus años en Corea del Sur, Taiwán, Camboya e Indonesia, y la práctica de la disciplina espiritual Falun Dafa con las herramientas con las que abrió este restaurante, que ofrece platos saludables con sabores taiwaneses, elaborados con productos locales y orgánicos en su mayoría.

Uno de sus platitos estrella son los Jiao Zi Guo Tie, dumplings que preparan guotie (que significa, pegado a la olla, o más en criollo, a la plancha). Están rellenos de cerdo y langostinos, cebolla de verdeo y jengibre, cocidos a la plancha y terminados en vapor ($290 la porción grande, $180 la chica). Vienen con dip de vinagre de arroz y salsa de soja de Taiwán. Se nota el sabor del caldo en el que fueron preparados los langostinos y el cerdo, que vienen en trozos grandes, bien contundentes. ¡Atención veggies! Los Jiaozi son sabrosos y están rellenos de berenjenas y hongos portobello ($250 la porción grande, $150 la chica). 
San Martín 960, Retiro

FUKURO NOODLE BAR: UNA FIESTA DE COLORES Y SABORES
El intenso mural de la fachada del primer ramen bar de Buenos Aires no hace más que incitar a ingresar. Sus creadores trabajaron muchos años como chefs en Estados Unidos, donde se obsesionaron con la comida asiática. Viajaron a Japón varias veces en busca de ideas, recetas e ingredientes y hoy hace cuatro años que Fukuro es furor.

Elaboran sus dumplings de cerdo a diario, que tienen un toque de originalidad gracias a su salsa picante caramelizada con jalapeños. Vienen seis unidades en la clásica vaporiera con una hoja de hakusai que tenés que comer sí o sí - ¡no es solo decorado!- ($105 la porción). Podés acompañarlas con cualquiera de sus variedades de cerveza artesanal Boudicca. 
Costa Rica 5514, Palermo


Foto PF Changs

PF CHANGS: DUMPLINGS FUSIÓN
Esta franquicia con más de 200 locales viajó de Arizona, Estados Unidos, a Buenos Aires. La idea original es la fusión de la comida asiática con la norteamericana, y en el local de Martínez, la ofrecen con adaptaciones más argentinas. 

Sus dumplings son grandes y la masa es bien firme. Cada estilo (sellado a la sartén, fritos y al vapor) tiene una forma diferente y vienen de camarón con zanahoria, jengibre, cebolla de verdeo y salsa de ostras y camarón ($190 la porción de seis unidades); y de cerdo, repollo, jengibre, verdeo y salsa a base de chile ($180 la porción de seis unidades). El bonus track de la carta es la won ton soup, una sopa con won tons (dumplings de diferente forma con relleno de cerdo), castañas de agua, pollo, camarones, y hojitas de espinaca en un caldo de pollo muy sabroso y aromático. 
Av. Del Libertador 13701, Martínez


Foto Boticario

BOTICARIO: UN VIAJE GASTRONÓMICO 
Un mundo de colores, sonidos y perfumes se abre cuando uno entra a esta creación de Juan José Ortiz (después de triunfar con Chupitos decidió fusionar la botica antigua con la herboristería para crear este bar con fórmulas y brebajes). La carta está inspirada en los viajes de un personaje misterioso que toma la piel de un boticario curioso que viaja por el mundo buscando recetas magistrales, hierbas y plantas para luego transformarlas en los elixires de su botica, que aparece representada estéticamente en todo el bar. 

De sus travesías se desprende la carta, que fusiona comidas de distintas regiones. Uno los platos son las “Delicias de Oriente”: dumplings de cerdo y shiitake encurtido ($170 las cuatro unidades). Los hongos, al estar encurtidos le dan mucha personalidad al relleno. Se recomienda maridarlo con el refresco de botica: alcohol neutro, vodka tradicional Sky, almíbar casero a base de jengibre fresco, cerveza amber lager, tomillo y jengibre. 
Honduras 5207, Palermo
   

Por María Paz Moltedo


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios