05.06.2009

Modernizá a tu viejo: 10 restaurantes esenciales para el Día del Padre

Anticipate. Antes de que tu papi reserve la misma mesa de todos los años, elegí vos y llevalo a festejar su día a un restaurante nuevo y mostrale algo del mundo que ignora.


Tu restaurante favorito tiene una carta de cinco platos, una barra de tragos y música de The Whitest Boy Alive. El de tu viejo, un menú de treinta páginas foliadas, un estante con botellas de Old Smuggler, y mucho bullicio. Las diferencias generacionales no se salvan en una comida, pero en su día podés mostrarle a papá un lugar nuevo. No lo vas a invitar a comer espuma de cilantro y platos moleculares porque te va a sacar carpiendo.

 La idea es llevarlo a un restaurante moderno al que él jamás llegaría por sus propios medios (tené en cuenta que nunca escuchó hablar de la Guía Oleo y que no se anima a pisar Palermo Viejo porque cree que la gente con camperas de cuero es patotera), pero en el que ni vos ni él se sientan extraños. El Planeta JOY te sugiere 10 lugares con onda y buenos precios para que el 21 de junio le muestres a papá parte de tu mundo. Si se copa, el año que viene ya sabrá lo que es un sashimi, y se habrá olvidado de los escalopes a la romana y del lomo al champignon.

1. La Dorita. Una parrilla, pero no una parrilla como Los Años Locos y esas que ya desaparecieron de la Costanera. La Dorita, en la esquina de Humboldt y El Salvador, o en algunas de sus dos sucursales nuevas, es un mix justo de rusticidad y modernismo: mesas de madera, banderines y vino de barrica servido en pingüino, todo en su desprolijidad justa y a precios de bolsillos jóvenes. Anotá para la mesa con tu viejo: provoleta con jamón y morrones, espinacas salteadas con oliva, matambre tiernizado y ensalada de la huerta. Eso sí: andá temprano porque va mucha gente y no toman reservas.
Humboldt 1911, Palermo Hollywood / T. 4773-0070
www.parrillaladorita.com.ar

2. Mosoq. Cuando tu viejo tenía tu edad, Perú era un país casi exótico. Hoy ese exotismo, pulido, moldeado, reconstruido e importado ha ganado gran parte del mercado gastronómico porteño de los últimos años. Tanto oyó hablar sobre el tema, que ahora tu viejo quiere probar el ceviche, pero no sabe por dónde empezar entre tantos restaurantes. Hay muchos buenos, pero pueden ser muy caros (Osaka), demasiado cool (Zadvarie Doc), muy llenos de gente (Contigo Perú), o extremadamente rústicos (Cosko Hatuchay). Mosoq es el equilibrio exacto. Olvidate de su pomposo subtítulo de “Cultura novoandina & Martini Bar” y quedate con los nombres de los platos, que no engañan respecto a lo que te llegará a la mesa: cordero al seco, causa rellena, magret de pato en jugo de panca o el infalible ceviche. Atención correcta en una ambiente sobrio y tranquilo. No es el mejor de todos los peruanos, pero es el mejor para llevar a tu papá.
El Salvador 5800, Palermo Hollywood / T. 4775-7974
www.mosoq.com

3. Taj Mahal. Primero explicale a tu viejo que se dice comida india, no hindú. Aunque suene raro y se te aparezcan los comanches de los Apalaches, si es de la India, es india; hindú refiere a la religión. Aclarado este punto, hay varios restaurantes que buscan replicar la comida del país de Slumdog Millonaire (la peli que ganó el último Oscar), pero este reúne varios atractivos: es nuevo, la comida está buena y en los plasmas que cuelgan de las paredes dan películas o videos de Bollywood, el cine indio que imita a la meca californiana logrando un kitsh excéntrico. Para el 18 de junio hay un menú especial que tiene entrada (probá el Tangdi kebab, pollo marinado en yogur y queso condimentado con especias), plato principal (sí o sí el Keema Hyderabadi, cordero picado con arvejas, especies típicas y salsa de curry), postre (Gulab jamun, bombones cremosos con almíbar de rosa y cardamomo) y bebida. Todo por $60 per cápita. Para acompañar pedí el Kemma Naan, un pan con sabor a ajo y cilantro.
Nicaragua 4345, Palermo Soho / T. 4831-5716
www.tajmahalbuenosaires.com.ar

4. Antares. A la hora de la cerveza tu viejo duda entre la Palermo, la Quilmes y busca la Bieckert. Contale que hay vida fuera de las cervezas industriales. En Antares tenés el marco ideal: un lugar sobrio, cálido, con una comida sencilla y lograda y un camino real de cervezas para iniciarlo en una experiencia nueva. Lo ideal es pedir la degustación, que trae un vaso con cada una de las variedades que se elaboran in situ. Podés empezar por la Kolsch, seguir con una Porter y terminar con una Imperial Stout, todo acompañado por una picada de fiambres o frutos de mar. Una forma diferente de compartir una birra con tu papá.
Armenia 1447, Palermo Soho /  T. 4833-9611
www.cervezaantares.com

5. Sagardi Euskal Taberna. Si sos de ascendencia vasca, éste es tu lugar. Si sos de ascendencia italiana, húngara, coreana o irlandesa, también. La cocina vasca está en el podio de las mejores del mundo y Sagardi lo reivindica en un local exquisito y en un barrio ideal para un domingo al mediodía: San Telmo. Dividido en dos lugares, la parte de restaurante es formal y bastante cara, así que quedate en el salón de adelante, donde las tapas reinan en más de veinte platos sobre la barra. El sistema es típico de Euskadi: tomás un plato, te servís los pintxos que quieras y conservas los palillos. Al final te cuentan cuantos te quedaron, te lo multiplican por 7 (el valor de cada uno) y te cobran el total. Probá los mejillones rebozados con salsa bechamel, y el atún con puerro frito, pimientos rojos y anchoas.  De beber, la típica sidra vasca, o una copa de Tempranillo español. Perfecto para una charla larga y tranquila, cara a cara, sin una mesa familiar de por medio.
Humberto Primo 319/333, San Telmo / T. 4361-2538
www.sagardi.com.ar

6. Olsen. Pionero en Palermo Hollywood, Olsen le gusta a todo el mundo. Imaginate lo que pasará por la cabeza de papá cuando vea ese jardín con reposeras y ese hogar a leña del salón. El plato perfecto pasa por lo clásico: la degustación de tapas nórdicas, cada una maridada con un shot de un vodka diferente. Si le gusta el pan, el queso y el pescado, no queda mucho más que explicar. Un ambiente entre cool y clásico, confortable y alegre, y con buena comida y buena barra.
Gorriti 5870, Palermo Hollywood / T.  4776-7677

7. Restaurante del Casal de Catalunya. Este restaurante de raíces catalanas tiene todo lo que a tu viejo le puede gustar de las fondas de Avenida de Mayo pero llevadas un escalón más arriba. Su cocina de “mar y montaña” abre dos opciones. Una, sentarse en la barra que antecede al salón principal y pedir algunos platillos, como la tortilla, rabas, patatas bravas o boquerones. La otra es ir en familia y compartir una paella, o el plato típico del lugar: el cochinillo, que llega a la mesa entero y se corta con un plato. Si la querés hacer completa, podés sumar al programa una salida a teatro Margarita Xirgú, situado en el mismo edificio, pero en ese caso, que alguien colabore con los gastos.
Chacabuco 863, San Telmo / T. 4361-0191 / 4307-0912
www.casal.org.ar

8. Haiku. El sushi tomó por asalto el país y en 10 años y hubo que entender qué era un sashimi, dumpling, miso, teriyaki, cuántas piezas puede uno comerse, la relación exacta entre la soja y el wasabi, y si hay que hablar bien o mal del queso philadelphia. Es muy probable que tu padre haya probado algún roll en un tenedor libre o un casamiento, pero aunque sepa cómo reconocer la calidad de una parrilla, los lugares de sushi le siguen pareciendo un jeroglífico incomprensible. Para mostrarle un lugar lindo, agradable, con trayectoria y muy buen sushi podes llevarlo a Haiku. Fresco, variado y bien preparado, con una década de historia en Nuñez y recientemente renovado, es una gran opción. Sentate a contar piezas e historias.
Av. Congreso 1618, Nuñez / T. 4789-0911

9. 5ta Escencia. Vos te fuiste a México en plan histórico y antropológico. Tu viejo a Cancún con el 1 a 1. Vos ves películas de Alfonso Cuarón. El veía a Cantinflas. Con estos extremos hay que encontrar un punto medio. Y qué mejor que buscarlo en una mesa. La mayoría de los restaurantes mexicanos muestran versiones más cercanas la fast food yanqui que a los tacos picosos del DF. Si lo llevás a Xalapa, o a El Salto de las Ranas, te va a decir que para eso se compraba unas Rapiditas Bimbo y se hacía unos “arrolladitos de carne” en casa. Entonces (reservando anticipadamente) invitalo a 5ta Esencia, un pequeño local ubicado en Olivos atendido por sus dueños. Pidan tacos de carne adobada, mole poblano, fajitas y carnitas. De postre, imperdible el helado de coco con banana flameada. Margarita o shots de Tequila para el brindis.
Av. del Libertador 3986, Olivos / T.  4794-4291

10. Green Bamboo.
Para vos la comida vietnamita no es nada nuevo mientras que a tu viejo todavía le va a recordar a la guerra y a los hippies. Contale que Green Bamboo es otro de los pioneros de Palermo y uno de los primeros en animarse a preparar platos étnicos. A media luz, el lugar puede parecer algo romántico como para una cena con papá, así que lo mejor es acodarse en la barra y empezar por algunos tragos, como el Green Grass o Dragon Balls, frescos y revitalizantes. Podes acompañarlo con unos Nem Saigon (rolls fritos rellenos de carne de cerdo y envueltos en papel de arroz). De principal compartan el Vit Quay (pato confitado con hongos shitake y ginger). Le vas a tener que explicar qué es cada uno de los ingredientes, pero si él te enseñó cosas a vos cuando eras chico, es hora de invertir los roles.
Costa Rica 5802, Palermo Hollywood / T. 4775-7050
www.green-bamboo.com.ar

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas