10.11.2017

New in town: la propuesta gastronómica del Alvear Icon

La elegancia y el servicio de la clásica marca porteña ahora se pueden disfrutar en Puerto Madero con restaurantes y bares trendy de alta calidad.


Puerto Madero sumó una nueva silueta a su horizonte. Frente al río y con vista panorámica de la ciudad, Alvear Icon Hotel & Residences abrió sus puertas a principio de julio, como la nueva gran apuesta del histórico y clásico grupo hotelero de Buenos Aires.



“Trajimos la identidad de la marca, toda la trayectoria del grupo al nuevo barrio de la ciudad. Tenemos la esencia del Alvear en lo que respecta a la calidad y a la personalización del servicio, pero apuntamos a un público más joven y atento a las tendencias gastronómicas. Nos despegamos de lo tradicional que nos caracteriza para sumar una propuesta moderna”, explicó a Planeta Joy Horacio Losa, gerente general del hotel. Roberto Marino, director de restaurantes, insistió en el concepto foodie del Icon: “Vamos por un nuevo objetivo: sumarnos a esta nueva oleada de la gastronomía que se da hace unos años. Ofrecemos una opción para cada nicho gourmet: desde vinos de pequeñas bodegas hasta huerta agroecológica y café preparado por baristas”.

¿El resultado de estas ideas? Un bar y un restaurante en altura, un patio para desayunos y almuerzos, un wine bar, un tradicional bar de lobby de hotel, un bar lácteo kosher, un restó de fine dining kosher y un pool bar. A cargo de todos ellos está Dario Giorgieff, chef ejecutivo e insignia del Alvear (hace más de 20 años trabaja allí) acompañado por Gustavo Nari, quien lidera el sector de pastelería. “Cuando esté todo operando,  el equipo de alimentos y bebidas va a estar conformado por más de 80 personas en servicio y 80 en cocinas”, explicó Marino.



DEL DESAYUNO AL BRINDIS & DE LA PILETA AL CIELO.
Del otro lado del río, el imponente edificio vidriado con formas geométricas y estilo bien contemporáneo anuncia al visitante que le espera una experiencia realmente distinta. Al ingresar, el Alvear Icon sorprende un estilo moderno, con mucha luz y con distintos espacios que llaman la atención por sus ambientaciones únicas. Pero este hotel es mucho más que 159 habitaciones y suites, este hotel apunta a convertirse en un referente gastronómico en uno de los polos más prolíficos de la ciudad. ¿Vamos a conocerlo?



El recorrido comienza en el Lobby Bar, un espacio clásico con varios ambientes. Un sector ideal para probar platos y sándwiches con coctelería clásica para la hora de la cena y otro más relajado para leer o escuchar música mientras se disfruta de un buen café con petits fours sorprendentes (los bombones con el logo de la marca quedaron en Recoleta; en Puerto Madero, hay formas, colores y tendencias bien actuales, como relleno de aceite de oliva o Malbec). También en la planta baja se encuentra el Wine Bar, revestido en madera y con olor a cuero, integrado por sala de desgustación y un salón principal con barra. Ideal para compartir con amigos snacks y tablas de quesos & fiambres artesanales de pequeños productores del país que maridan a la perfección con la carta de vinos segmentada por terroir. Ambos espacios lindan con el Sunny Yard, un patio jardín de espíritu europeo con techo vidriado que se retira los días de buen clima. Allí se desarrolla el desayuno buffet que incluye una amplia variedad de productos saludables y los almuerzos, con opciones de salad bar con productos de estación, ensaladas, terrinas, quesos y charcuterie ($425 por persona), carnes, aves, pescados, pastas y postres a la carta. Los días de semana, se puede optar por el menú ejecutivo que incluye plato principal, bebida sin alcohol, copa de vino e infusión a $550 o $650 con salad bar y postre.



Y de la planta baja, al piso 32, el último, que está ocupado por uno de los bares más sorprendentes de Buenos Aires. Con capacidad para 70 personas, de martes a sábados de 19 a 02, el Crystal Bar asombra por ofrecer una vista panorámica de la ciudad y una propuesta bien atractiva de coctelería de autor a cargo de Carlos León, que se prepara en la barra que ocupa el espacio central. Para acompañar las bebidas, finger food para compartir (para los golosos, bombones y paletas de helado en homenaje a cocktails clásicos). Un dato: para reservar una mesa dentro del salón, se exige una consumición mínima de 500 pesos por persona (dos tragos y una tapa), la cual no es necesaria para disfrutar de la noche en la terraza. Los miércoles de rock y jueves, viernes y sábado hay DJs en vivo.



Pero eso no es todo. Si bien los espacios mencionados fueron los que se inauguraron los primeros meses tras la apertura del hotel, hay mucho más. Dos espacios kosher: Glitter, un restaurante cárnico de lujo, y Milk Bar, un deli kosher de productos lácteos. Además, en verano, junto a la pileta funcionará el Pool Bar con opciones livianas, saludables y frescas que salen de la parrilla. La propuesta foodie del nuevo hotel de la cadena Alvear se completa con The Grand View, un restaurante en el piso 31 con cocina a la vista y amplios ventanales desde los que se observa toda la ciudad, con una carta de platos de autor con impronta local a base de materia prima de estación. Queda claro que el lujo es mucho más de lo que era. 

Aimé Painé 1130, Puerto Madero / T. 4114-0900

Por Mercedes Spinosa


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios