01.09.2018

Nos pusimos románticos: 3 restaurantes para visitar en pareja

Puede que sea la luz tenué, la música que suena de fondo, las velitas o la propuesta en general, pero estos tres restaurantes tienen un “no sé qué” que los vuelve ideales para ir en pareja.


Un aniversario, las primeras citas de una relación o esas que ocurren una vez cada mil años -cuando la niñera o los abuelos cuidan a los niños-, lo cierto es que hay ocasiones que ameritan visitar un restaurante a la medida.

Hoy recomendamos tres restaurantes que van más allá de bajar la intensidad de las luces y proponen una experiencia romántica, sin caer en esas excentricidades que rozaban lo vulgar y eran furor allá a comienzos del nuevo siglo, como los restaurantes de cocina afrodisiaca. 

MENGANO

Mengano ya enamora desde la calle, sus grandes ventanales dejan ver un ambiente relajado, coronado con luces bajas y cierta estética vintage en clave rústica.

La propuesta se centra en reinterpretar clásicos platos porteños con técnicas de alta cocina, y ese es otro fuerte de lugar cuando se trata de primeras citas, ya que no se trata de una cocina que puede generar amores y odios -como la nikkei o las diferentes asiáticas- aquí hay platos aptos para todos los paladares. Algunos ejemplos, tartare de cordero con dulce de membrillo, alcaparras y torta frita ($240); revuelto gramajo con cebollas caramelizadas y queso de cabra ($210) y la milanesa de tira de asado -imperdible: tiernísima y super sabrosa, ya que se cocina al vacio durante diez horas-, sale empanada en panko y acompañada por ensalada y un caldoso puré mixto ($490).

Comandada por el chef Facundo Kelemen (ex Tegui, Naná, The Nomad, Estela y otros restaurantes neoyorquinos), la propuesta se basa en platos que funcionan como tapeo, otra idea romántica y generosa: elegir entre dos y compartir.

También es un lugar indicado para parejas amantes del buen vino, ya que tiene una carta bastante completa con algunas etiquetas más boutique -como Otra Piel, Vía Revolucionaria Criolla, Relator, Tupun, algunas de Zaha, etc.- y algunas importadas de Francia, Italia, California y Uruguay.

La cocina está a la vista y cuenta con una barra con banquetas, una especie de "chef table" que permite una vista privilegiada de todos los procesos de elaboración.

Además, tienen una cava con una mesa de piedra ovalada con capacidad para ocho personas, por lo que los grupos bulliciosos cuentan con su espacio privado.

Dónde:
*Foto de portada
Dirección: Cabrera 5172, Palermo.
Teléfono 47731881.

CASA CAVIA

Casa Cavia no es el clásico romántico, tiene mesas para más comensales, funciona de día -cuando no hay velas ni luces bajan que sumen al clima- y hasta cuenta con sillas altas -y divinas, como todo en este lugar- para bebés. Sin embargo, se gana esta categoría porque el lugar enamora y está lleno de detalles delicados, como sus cubiertos de bronce y la presentación esmerada de los platos.

Además, la casa que alberga este bar y restaurant es un palacete porteño, construido en 1927 por el arquitecto y artista noruego Alejandro Christophersen, el cual conserva todo el encanto de la Belle Époque sin perder dialogo con los tiempos que corren. Es fácil sentirse en una película romántica de esa época.

Claro que, de noche, las posibilidades de que un niño llorón se siente en la mesa de al lado se reducen notablemente, porque ahí sí las luces bajas hacen lo suyo y el clima se vuelve mucho más íntimo. 

La cocina está comandada por talentosa Julieta Caruso; la barra tiene como jefe al reconocido Lucas López Davalos; y cada temporada cambian la temática que inspira ambas cartas -la de comida y la de cócteles-, este otoño-invierno, por ejemplo, el eje es la música.

Como todo esto no el alcanzara para alzarse con el título de romántico, en el patio funciona también una florería, Blumm; imperdible para comprar un ramo en el momento y agasajar a quienes gustan de las flores.

Dónde:
Cavia 2985, Palermo Chico.
4809 8600
info@casacavia.com

BIS 

Bis invita a entregarse al romanticismo muchos pasos antes de ingresar al restaurant; es que este, se emplaza en el Pasaje del Correo, un pasaje peatonal construido en 1920 por el arquitecto Felipe Restano. En esos metros que van del ingreso hasta el local, se pueden apreciar los balcones estilo francés y las pesadas puertas de madera de los otros establecimientos -como una escuela de danzas y otros restaurantes- que funcionan en el lugar.

 

Una vez adentro, la ambientación es contemporánea con detalles que están en línea con la impronta francesa del exterior. 

Los amantes que visiten este lugar tendrán garantizada una muy buena cocina con una propuesta de vinos a la par.

De noche reinan las luces bajas, pero de día también se puede disfrutar de comer al aire libre en las mesas que se emplazan directamente en el pasaje; un plan ideal para un brunch romántico de domingo.

Dónde:
Vicente López 1661, Local 12.
4813-5900.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios