07.07.2009

Pandemia y delivery: 10 soluciones para comer en casa y zafar de la gripe A

El delivery se convirtió en necesidad en estos días de encierro, frío y peste porcina. Acá te contamos cuáles son los mejores lugares para pedir que te traigan comidas a domicilio.

Pandemia y delivery

Las medidas de prevención contra la gripe A te pueden parecer una exageración, o tal vez estés de acuerdo con jugarla segura y salir de tu casa lo menos posible para evitar un posible contagio. Lo cierto es que entre el frío y la precaución, somos muchos los que decidimos quedarnos puertas adentro y, más que nunca, necesitamos de un delivery salvador. Estos son los mejores.

1. Pizza: Almacén de Pizzas

La pizza es el producto que marcó el comienzo de la proliferación de deliveries en la ciudad, cosa curiosa, ya que, entre empaques y viajes en moto, es difícil que lleguen a casa crocantes y armaditas. Entre las miles de cadenas y de pizzerías barriales que mandan a domicilio, Almacén de Pizzas es nuestra favorita, ya que se animan a darle a sus pizzas toques originales (brie, salmón, rúcula, tomates secos) y no mueren en el intento. El precio es más alto que el de cualquier pizzería, pero la calidad y el tamaño de la pizza (de 10 porciones) lo ameritan. Nuestras elegidas: la de jamón crudo y la de la huerta con bocconcinos.

2. Empanadas: Empanadas Gourmet
Caso similar al de las pizzas. ¿Quién no tiene en su barrio un delivery de empanadas posta del que ya conoce hasta el nombre del motoquero? Todos sabemos de un local chiquito y familiar que consideramos el mejor. Las cadenas suelen fallar, pero hay una que está buena de verdad. Se llama Empanadas Gourmet: estética artesanal, alta calidad, y la posibilidad de hacer pedidos on line, por ahora en sólo dos de sus doce sucursales. Son muy livianas, de grosor justo, y con repulgue hecho a mano. Las mejores: las de carne (picada y cortada a cuchillo), jugosas y con mucho sabor; y también la de pollo, champignon y salsa blanca. Lo malo: a veces es difícil comunicarse con el 0810. Lo que nunca hay que hacer es llamar a Sólo Empanadas, la cadena que promocionaba sus productos disfrazando a sus pobres empleados de empanadas y haciéndolos bailar como bobos en las esquinas. Las empanadas de esta cadena, que por estos días acaba de entrar en concurso de acreedores, son las típicas que -por espantosas- siempre terminan en los cumpleaños tiradas a medio comer detrás de una maceta o algún sillón.
 
3. Comida china: Ambiente Wok
Durante décadas, el chau mien y el pollo con almendras fueron los platos más exóticos que conocimos los argentinos. Hoy los restaurantes chinos deben reinventarse o morir. Y Ambiente Wok se reinventó como “asiático y urbano”, es decir: un chino cool. Y muy bueno, por tres razones: 1) su radio de entrega: el delivery llega a casi todas partes, inclusive a zonas que están muy lejos de sus dos locales, y demora un tiempo lógico teniendo en cuenta la distancia; 2) la presentación en cajitas de cartón que no sólo son lindas, sino también herméticas; y mantienen la comida a temperatura; 3) la comida, con opciones originales como el Sakana Wok, o el Arroz Cantonés. Hay sushi aceptable y una rica limonada con jengibre (está bueno darle un golpe de freezer antes de beberla). Otra opción interesante en este rubro alimenticio es WokInn.

4. Comida árabe: Garbis
Acá la decisión es más fácil, pero no por eso menos recomendable. Garbis es el único delivery de comida árabe que llega a toda (o al menos a gran parte) de la ciudad. Por masivo y famoso, muchas veces se lo defenestra, pero lo cierto es que Garbis está muy bien y ha mejorado mucho en el último tiempo. Claro que no tiene el sabor casero de Sarkis, ni la onda de El Manto, pero cumple a la perfección para una cena en casa con amigos. La moussaka, el taboule, el falafel… todo llega bien. El único cuidado hay que tenerlo a la hora de pedir: los telefonistas suelen sugerir más comida que la necesaria. Si le decís que comen cuatro, te sugieren para cinco o seis. Pero bueno… en el peor de los casos te queda para el almuerzo del día siguiente.

5. Milanesas: El Club de la Milanesa

Si no vivís por Palermo, Belgrano, Nuñez, o Vicente López, no leas esto. El Club de la Milanesa es relativamente nuevo y por ahora no llega a todos los barrios. El día que llegue, serán muchos más los que agradezcan la existencia de esta firma. Su fuerte pasa por la variedad, con un menú con más de 180 milanesas, desde la clásica a caballo, hasta la de puerros, parmesano y cubitos de jamón. Para las almas light, hay también milas de soja y de calabaza. Todo viene con guarnición (papás fritas, puré y empanadas) y hay buenas opciones para picar, como bastoncitos de mozzarella, y rabas. Lo malo: tienen mucho laburo y a veces la demora es mayor a la pautada. Pero tené paciencia. Igual, con esto de la gripe no tenés a dónde ir.

6. Sushi: Sushi Club
Hay polémica. El sushi es una fija a la hora del delivery y no hay restaurante que no haya hecho de la entrega a domicilio una bandera. La competencia es feroz. Por servirse y ser fácil de empacar, el sushi es una de esas comida que, con una presentación menos sofisticada, puede llegar a tu casa en la misma condición en la que llega a tu mesa en un restó. En los últimos años, al igual que con las pizzas y las empanadas, comenzaron a proliferar sushis barriales y, por precio, se convirtieron en una fija para piezas clásicas. Pero para elaboradas piezas de autor, las grandes cadenas siguen siendo la posta. Y si hablamos de grandes cadenas, tenemos que hablar de Sushi Club. No sólo por sus 40 rolls de autor y su amplia variedad de vinos, sino también por su web, que permite armar combos libremente con el mouse, arrastrando piezas a una bandeja virtual, además de tener algunas promos interesantes, como postres de regalo y una pieza de crédito a tu cuenta por cada 5 piezas que comprás on line.
 
7. Helados: Freddo y Chungo
El rubro en el que más se ha desarrollado la logística de entrega a domicilio. Cada una de las cuatro marcas Premium del mercado (Freddo, Chungo, Persicco y Un Altra Volta) tiene sus fanáticos incondicionales, y en general todas poseen un servicio de delivery muy aceitado. Por puntualidad y amplitud en la zona de cobertura, nos quedamos con Freddo, la primera empresa argentina en poner un call center para entregas a domicilio, y que hoy tiene un delivery on line que funciona. Chungo no se queda atrás: también se puede pedir desde la notebook y tiene un buen récord de puntualidad. ¿Qué los helados son para el verano? No en Argentina: las heladerías de acá están demasiado buenas como para esperar hasta diciembre.

8. Supermercado: Leshop
Si hasta ahora le tenías un poco de desconfianza a eso de hacer las comprar on line, ahora tenés una buena excusa para cambiar el changuito por el mouse. Leshop nació como súper de internet hace más de una década y se mantiene como un líder en el rubro. Las claves: navegación fácil y veloz, y entrega puntual y sin faltantes. Además, posee uno de los pocos centros de atención al cliente que funciona como deben, tanto vía mail como teléfono. No busques una enorme variedad de marcas, ni productos importados extravagantes: Leshop tiene todo lo que necesitás para el día a día (inclusive carnes y verduras).
 
9. Carne: Avicar
Todos tenemos nuestro carnicero de confianza. A todos nos gusta ver y palpar bondiolaes y bifes de chorizo antes de decidir cuál comprar. El delivery de carne, entonces, no es un tema fácil, pero Avicar logró unir al carnicero de barrio con una cadena que ya tiene 22 sucursales en toda la ciudad. Los precios son más altos que los de Cacho, a la vuelta de tu casa, pero a favor tenés mucha variedad, calidad Premium, y una entrega puntual. Hace un tiempo era un delivery algo desorganizado, pero en 2008 ajustaron las clavijas y, 0810 mediante, lo administran bien. Para el asado del domingo, o para el pollo a la provenzal de esta noche, una salvación.

10. Pastas frescas: Sorsi
Así como otras comidas populares encontraron su lugar en las motitos que atraviesan la ciudad a domicilio, las pastas frescas nunca se subieron a la moda: ni siquiera las grandes cadenas tienen un servicio de delivery aceitado como para recomendar en cualquier zona de Buenos Aires. Pero hay un hallazgo: una joyita que sólo se encuentra en Belgrano, Colegiales y alrededores. Se llama Sorsi y es una empresa familiar que elabora raviolones caseros como dios manda. Hay de búfalo, de cordero, de berenjena (fantásticos y livianos), de ciervo, de salmón rosado (salmón de verdad, no un paté), de jabalí y de calabaza. La masa es perfecta, mantiene el dente y soporta la cocción; los rellenos son una delicia. Como salsa, alcanza un caldito; los raviolones cederán su sabor. Para pedir con tiempo y lucirse.

 

Por Claudio Weissfeld

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas