24.11.2015

Pink power: 6 alternativas para hacerle frente a los días de calor

Muchas veces denostado, el vino rosado toma revancha en estas seis opciones que maridan a la perfección con la temporada primavera-verano.


1. GOYENECHEA ROSÉ DE MERLOT 2014 ($50)
Este verano, en Estados Unidos, los rosados fueron la bebida de la temporada. Y en Burdeos, Francia, los servían en todos lados. Es que el mundo vive una suerte de perestroika en materia de vinos y el deshielo del formalismo tinto se vive en las copas. Y si de beber desprejuiciadamente se trata, este rosado de Merlot con algún trazo sutil de dulzura es un ejemplar perfecto para aperitivos: desde la previa del asado a la previa de una salida.

2. QUARA ROSÉ 2015 ($52)
El problema, si es que hay uno, es que el consumidor no sabe bien cuándo beber un rosado. La respuesta más sana es: cuando se le antoje. Pero eso no resuelve la duda. Por eso, en una guía elemental para bebedores, hay que contemplar a estos vinos para aperitivos, previas y gastronomías ligeras. Y por sobre todas las cosas, olvidarse de cualquier prejuicio de color. A eso invita Quara, chispeante de frescura y con un sabor que recuerda a las frutillas.

3. FAMILIA GASCÓN ROSÉ DE MALBEC 2014 ($89)
Reunión de chicas, queso crema light, grisines y ensalada y mucha charla sobre dietas y rutinas en el gimnasio para lucirse en verano. Ahí es cuando un rosé como este, de etiqueta femenina, va diez puntos. Pero también en esa reunión de hombres, en que los fiambres y algunos quesos decoran la mesa y el fútbol gana el centro de la conversación. Porque si hay una virtud en los vinos rosados es que son de paladar universal. Como también lo es Familia Gascón, por su boca amplia y fresca.

4. KAIKEN ROSÉ DE MALBEC 2015 ($95)
Cuando llegan las primeras tardes tibias, en que a la vuelta del trabajo hay margen para estar en el balcón o el jardín viendo la tierra rodar, como diría Vinicius de Moraes, ese es el momento en que el cuerpo pide una copa de rosé. Pide su frescura, su boca tensa y a la vez frutada y golosa, su perfume frutal que quita la sed y permite sacarse el traje del día antes de entrar en la noche y la cocina. Precisamente para un momento así sirve Kaiken rosé de Malbec.

5. ALTA VISTA 2015 ($99)
Este vino tiene el mérito de ser, cada año, uno de los primeros en llegar a la góndola. De ahí que ya esté disponible la cosecha 2015. Porque la frescura y la novedad son el principal atractivo de los rosados. Ahí es cuando ofrecen lo mejor de sí. Como este, de color cereza atractivo, aromas frutados bien intensos, boca delicada y trazo festivo. Por eso, para unas pizzas o una picada de quesos, el rosado de Alta Vista es la mejor opción.

6. CRÍOS ROSÉ DE MALBEC 2015 ($109)
Una de las situaciones ideales para descorchar un rosé –desenroscar, sería el caso- es en casa, una cena liviana de primavera, en la que haya unas milanesas bien rebosadas. O bien, con una brochette de langostinos a la parrilla. O mejor aún, con un ceviche en algún buen restaurante. Casi todas las ocasiones son perfectas, siempre y cuando tengas sed de beber fresco, frutado y con boca fácil. Este ejemplar de Susana Balbo, es precisamente eso.

Por Joaquín Hidalgo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios

más leidasmás comentadas