20.04.2010

Restaurantes peruanos: los 8 que debés conocer

La gastronomía peruana está de moda. Acá, 8 buenos lugares para para conocerla.

chicharrón de cerdo

Ya existen en la ciudad unos 50 establecimientos que se dedican a la gastronomía del Perú, pero no todos los restaurantes son iguales. No es lo mismo un lomo saltado servido en las mesas de fórmica de Kusko Hatuchay de Abasto, que un tiradito de salmón en jugos de lima y maracuyá en Osaka, de Palermo Hollywood. Las diferencias entre los diferentes lugares pasan por estilo de comida, ambientación y nivel de precios. Para que sepas qué esperar de cada restaurante peruano, acá te pasamos un listado con algunos de los mejores de la ciudad.

1. Peruano popular: MAMANI
También conocido como “El Cholo Terco”. Se trata de un enorme comedor en el corazón del Abasto, sencillote, sin pretensiones, pero con algunos aciertos en la carta. Mamani es famoso por el pollo a la brasa, único en la ciudad, cuya fórmula cuidan celosamente; después de arduas averiguaciones descubrimos que mientras lo asan le dan pinceladas de una marinada que lleva ajo y Coca-Cola, entre otros ingredientes. Otro plato interesante es el taypá, un salteado típico de la cocina chifa que se sirve sobre una piedra humeante. Las porciones son abundantes, para compartir. El precio ronda los 50 per cápita.
(Agüero 707 (esq. Lavalle), Abasto)

2. Peruano kitsch: CHAN CHAN
Al contrafrente del Palacio Barolo se encuentra Chan Chan, que nada tiene que ver con la coda final de una canción, sino que lleva el nombre del hallazgo arqueológico más rico del Perú. Se trata de un restaurante pequeño, de 13 mesas, de marcados rasgos kitsch, como las coloridas figuras religiosas que hay sobre la entrada y unos frescos con paisajes bucólicos sobre los laterales francamente imposibles. Sin embargo, la cocina es cuidada y alineada con la tradición. Tiene especialidades como la jalea, el tiradito de pescado, la degustación de ceviches, la causa limeña y el anticucho de corazón. El precio es otro punto a su favor. Comer ronda los 40 pesos por cabeza.
(Hipólito Yrigoyen 1390, Monserrat / T. 4383-8492)

3. Peruano fusión: PARU
El nuevo proyecto del chef Jan Van Oordt, creador de Osaka, el primer restaurante local en mezclar la gastronomía peruana con la japonesa. Páru sigue esa línea, tanto en fusión como en platos que mantienen la identidad de cada una de las cocinas. Discreto y elegante, ofrece una variada carta de tragos de autor y platos como ceviche, tiraditos, chalaquitas (una especie de tapas peruanas), rolls y platos de wok, todos cuidadosamente preparados y presentados. Vale destacar los pescados y las carnes grilladas con carbón natural. Calcular unos 120 pesos por comensal.
(Bonpland 1823, Palermo Hollywood / T. 4778-3307)

4. Peruano cholulo: CONTIGO PERU
Empezó hace una década como un sucucho de estación ferroviaria, y no para de crecer. Hace poco realizó su tercera ampliación. Perdió definitivamente su aire de bolichón familiar y se transformó en un señor restaurant con mesas prolijas cubiertas con manteles de cuero marrón. De sus paredes cuelgan máscaras de cobre, huacos y tapices peruanos. El ceviche de lenguado y la jalea son de lo mejor que ofrece la carta, frondosa en causas y tiraditos. Aún estando fuera de los polos gastronómicos más fashion, no es raro toparse con Bruno Gelber, Dolores Barreiro, Raúl Taibo o Narda Lepes, entre otras figuras que visitan la casa con regularidad. Además, su dueño es el padre del actor Juan Palomino.  Si tenés antojo de cocina peruana maridada con una dosis de cholulaje, ya tenés donde ir. Cuesta unos 65 pesos por persona.
(Echeverría 1627, Bajo Belgrano / T. 4780-3960)

5. Peruano de autor: ASTRID & GASTON
Gastón Acurio es el gran difusor de la cocina peruana a nivel internacional. Su restaurant ubicado en una casona de Palermo es uno de los más chic de Buenos Aires. La decoración neobarroca, impronta del local, remite a la riqueza mítica del Perú. Allí se pueden probar las creaciones de Gastón, interpretadas localmente por la mano de Roberto Grau. El tiradito Nikkei de salmón rosado es extraordinario, al igual que la causa con centolla y el lenguado con caldo chifero. También hay originales creaciones con productos locales como los tallarines saltados de bife de chorizo y chipirones. Las presentaciones de los platos son minimalistas. A partir de este mes hay after office los días miércoles, buena excusa para tomarse un pisco sour en la barra. Eso sí, es uno de los más caros: sale unos 150 por persona.
(Lafinur 3222, Botánico / T. 4802-2991) 

6. Peruano retro: STATUS
Un clásico restaurante peruano de Congreso que parece un bodegón (un tanto caído) de los años ’30: lámparas bola esmeriladas, mesas de madera muy juntas, cortinas a media altura que cubren el frente y mozos antediluvianos han creado una atmósfera “old fashioned”.  De la pared cuelgan fotos en blanco y negro del legendario fotógrafo peruano Martín Chambi. La cocina es más bien norteña y no se puede dejar de pedir el seco de cordero, el chicharrón de pescado, el ajiaco de conejo (básicamente, un guiso de papa, conejo macerado y arroz blanco), el ají de gallina y el ceviche especial. Cuesta alrededor de 40 pesos por persona.
(Virrey Ceballos 178, Congreso / T. 4382-8531)

7. Peruano de negocios: SIPAN
Nada más aburrido que hablar sobre fondos de inversión o primas de riesgo y encima de todo comer mal. Este restaurante ubicado en una galería de la calle Paraguay, casi Florida, no será glamoroso, ni cool, pero es ideal para tener reuniones de trabajo. Sipán respeta la genuina cocina peruana y su carta refleja las cuatro ramas que la componen: cevichería, nikkei, criolla y chifa. El ceviche, el tacu-tacu con picante de mariscos y el ají de gallina son los fuertes de la casa. Conviene compartir los platos porque las porciones son generosas, como en cualquier carrito de Lima. Como bonus el restaurant tiene un pisco bar. El costo oscila entre los 100 y los 130 pesos, según sea al mediodía o a la noche.
(Paraguay 624, Retiro / T. 4315-0763)  

8. Peruano fashion: BARDOT
Por estar situado en la zona más transitada de la calle Honduras y por su ambientación que mezcla arañas de cristal con sillones y mesas bajas en un salón de luces tenues, Bardot es un típico restaurante de Palermo para salir en pareja un sábado a la noche. En su primera etapa se dedicaba a la cocina de autor internacional, pero hace un año, con la llegada del chef Marco Espinoza se especializó en gastronomía limeña y lo hace con buenos tiraditos (al rocoto, al olivo), seco de cordero con tacu-tacu y lasagna de mariscos. Además, la barra ofrece muy buenos tragos de autor a base de pisco y un 2x1 en pisco sour los miércoles. Precio por persona: 120 pesos.
(Honduras 5237, Palermo Soho / T. 4831-1112) 



Por Luis Lahitte

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas