23.05.2014

Sabores de la patria: dónde probar los mejores platos típicos

Locro, pastelitos, empanadas de carne, humitas y puchero. El menú lo sabemos todos, pero las recetas guardan secretos bicentenarios. ¿En qué lugares de Buenos Aires tienen la mejor versión de cada uno de nuestros platos tradicionales? Acá te lo contamos.


Las empanadas de carne de EL SANJUANINO
Las empanadas pueden ser una cena, pero el 25 de mayo son, por lo general, una entrada. Y si vas a comer solo una, que sea la mejor. Este local de Recoleta mantiene su tradición de casi 50 años, su ambiente agradable con pinturas de Molina Campos y música autóctona, y en tal marco, brillan las empanadas de carne suave y carne picante, la preferidas de la clientela. Para los menos tradicionalistas, la carta completa tiene siete sabores más. Si las llevás, valen $10; si las consumís en una mesa, $12. En cualquier caso, es plata bien gastada. Atentos que también ofrecen deliciosos guisos de lentejas, mondongo y locro sanjuanino ($58 la cazuela).
(Sánchez de Bustamante 1788, Recoleta / Tel. 4822-8080)

Las humitas de ALMACÉN SECRETO
A esta altura, el Almacén Secreto es un secreto a voces. Entre sus especialidades regionales servidas a puertas cerradas, la humita es de las más ricas que puedan encontrar en tierras porteñas. Se elabora a la olla, con choclo, zapallo y queso, y se sirve en cazuela de barro, a modo de “blonda” –es decir, sin envolver con la chala de choclo–, rociada con albahaca fresca y hebras de queso de cabra ($45 la porción). Otro secretito: el 25, de 12 del mediodía hasta la medianoche, habrá una ollada de locro clásico y huaschalocro (versión picantona, sin cerdo ni tripa gorda pero con choclo fresco y carne), a $65 la porción. Llamá, reservá y sentite como en la jabonería de Vieytes… pero con mejores platos.
(Reservas: 15-5827-9093. Cintia: 15-5315-1086)

Los tamales de LA QUERENCIA
Otro ítem infaltable del menú patrio y muy destacable en este caso son los tamales. En el restaurante regional La Querencia (existe desde 1986, que no es poco) los hacen riquísimos, a base de harina de maíz, carne vacuna y de cerdo, cebolla picadita y salsa bien condimentada, todo prolijamente envuelto en chala, humeante y tentador, a $59 la porción. Y si te da el cuero luego de esta delicia, acá también hay locro, en este caso de ternerita y cerdo, porotos, maíz, zapallo y chorizo colorado ($59). Un imperdible para el postre: quesillo de cabra con miel de caña. Tienen delivery: ¡que viva la patria!
(Aguilar 2365, Belgrano / T. 4789-0989)

El locro de LA PACEÑA
Este local de comida argentino-boliviana (el orden de los factores no altera el producto) comenzó como una empanadería y así ganó su fama: con gran variedad de amarreños (empanada boliviana frita y de formato cilíndrico) y con puka kapa (empanada especiada de queso y cebolla). Pero hay un bonus, en este caso el locro: lo preparan con carne y cerdo previamente desgrasado, lo cual lo torna más ligero (decir “light” sería exagerar) sin que por ello pierda sabor. No le faltan chorizo, panceta ahumada, maíz pisado, porotos, batatas, repollo y zapallo, con el punch que le da una salsita de chorizos colorados, ajíes picantes y cebolla, que puede pedirse aparte (no es para paladares tiernos). La receta clásica, digamos, a $53 el medio kilo. Un detalle: solo aceptan efectivo.
(Echeverría 2570, Belgrano / T. 4788-2282; www.lapacena.com)

El mondongo de 1810 - COCINA REGIONAL
El nombre del local no puede volverlo más apto para celebrar otro aniversario revolucionario morfando con estilo. Tentadoras empanadas tucumanas o de jamón del norte (con azúcar quemada por arribita), pastel de lomo a la criolla, alfajores santafesinos y otros manjares pueblan un menú ebrio de argentinidad. Pero una de las estrellas imperdibles e indiscutibles es el guisito de mondongo. Calentito, suculento, lleva papitas, chorizo colorado y legumbres, a $60 la porción: te comés una y salís a enfrentar el frío más intenso en camiseta.
(Marcelo T. de Alvear 868, Centro / T. 4893-2525 y sucursales)

Los pucheros de EL IMPARCIAL
Bien clásico, bien porteño y, a la vez, bien a la española: el incomparable puchero de El Imparcial (el restaurante más antiguo de la reina del Plata, que data de 1860) llega en cinco variedades que han sabido mantenerse a la cabeza de las preferencias del público a través de los años. Hay de cerdo, de vaca, de gallina, mixto a la española y mixto. Este último es para cuatro comensales e incluye 1 kilo de falda, 1 kilo de codillo de cerdo, 400 gramos de pechito de cerdo, 200 gramos de panceta, 1/4 de pollo, acelga, choclo, batatas, papas, garbanzos y repollo, todo cocido separadamente y en su punto, como corresponde. Las raciones, huelga aclararlo, son para quedar pipones. El precio: $430.
(Hipólito Yrigoyen 1201, Monserrat / T. 4383-2919/7536)



El arroz con leche de ARAMBURU BIS
Y llegamos al postre. La versión más mundana de Aramburu Restó, el mismo que creara Gonzalo Aramburu hace unos siete años, se llama Aramburu Bis. Es una mezcla de wine shop, almacén gourmet y restaurante: un bistró. Ambiente agradable, cocina a la vista y menú en pizarras. Como final de su menú degustación de 6 platos, aparece esta delicia suave y untuosa de viejas raíces en el gusto argentino, pero nuevas interpretaciones en este restaurante. Este arroz con leche redux se acompaña con dulce de leche, granita de toffee (caramelo con crema) y crumble de canela, todo por $50. Vale la pena cada cucharada y figura dentro de la carta de postres que se sirven todos los días.
(Humberto Primo 1207, Constitución / T. 43045697)

Los churros de EL TOPO
Empecemos por el desayuno. Este fruto de sartén tan típico de la gastronomía española que suele acompañarse de un espeso y calentito chocolate, es un permiso que no nos damos todo el año, pero sí el 25 de mayo. Y en El Topo vas a encontrar una de las más ricas versiones de todo el país. La sucursal porteña de este clásico de Villa Gesell, vecino al medio siglo de historia, ofrece distintas variantes: simples ($3 c/u, la docena a $36), rellenos de dulce de leche (los que más salen), crema de limón o pastelera ($4 y $48 la doc.), bañados con chocolate y una atrevida opción salada con queso roquefort (ambos a $5 y $60). Vayan, prueben y comprueben. ¡O pídanlos por delivery!
(Serrano 1311, Palermo / T. 4778-5714)

Los pastelitos de LA FÁBRICA DE CHURROS
Tres generaciones, 50 años de laburo y un éxito sostenido en la zona de Chacarita (a pasos del subte B) avalan a este lugar como uno de los espacios más serios de la ciudad a la hora de hablar de maravillas de masa frita en aceite. Los churros, claro está, son el leit motiv de la casa, pero que el árbol no nos tape el bosque. Los pastelitos ($8 cada uno) son otra sabrosura de la casa que vienen como escarapela a la solapa para celebrar el 25. Dorados, crujientes, de membrillo o de batata: no darán para una revolución, pero sí para una primera junta invernal con amigos.
(Olleros 4167, Chacarita / T. 4553 -2669)

Por Frank Blumetti

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas