02.08.2013

Salir a comer con chicos: 6 restaurantes recomendados

El horno de casa necesita un descanso cada tanto y la existencia de los jóvenes comensales no debería ser un impedimento para sentarse en un buen lugar a ser atendido. Para eso, tené en cuenta esta nota.


Ese encanto ítalo argentino de compartir en familia unas buenas pastas o un asado completo no es gusto excluyente de los Campanelli. Históricamente, las comidas familiares han sabido sazonar historias en sobremesas interminables. Pero hasta el más idílico encuentro familiar puede verse malogrado antes del postre si los más chicos empiezan a jugar a la batalla campal con los fetuccini de la abuela.

Por eso, salimos en busca de aquellos restaurantes y parrillas que logran armonizar las pretensiones culinarias de los grandes con las exigencias lúdicas de los chicos. Porque “no hay nada más lindo que la familia unita”.

San José: pizzería clásica con plus electrónico
Ninguna mesa se salva de la imagen de un joven hipnotizado por su celular, subsumido en su propio mundo virtual. Por ese motivo, esta pizzería del barrio de Núñez decidió montar un sector exclusivo que cuenta con la aprobación de los que ya están entrando a la adolescencia. Está equipado con consolas para contentar a los cultores de la Play o la Wii (no hay límite de edad, más de un padre se queda colgado jugando con su hijo y tiene que ser llamado a la mesa a los gritos).

Para los más chicos, los fines de semana hay shows de magia. La carta es clásica, tiene una gama de platos típicos a precios sumamente accesibles. La propuesta gastronómica infanto-juvenil ofrece justo lo que ellos quieren: formitas de pollo con papas fritas, salchichitas de Viena con puré o ñoquis de papa con salsa a elección. Cuesta $44 e incluye agua o gaseosa, helado, flan o ensalada de frutas como postre, más un juguete sorpresa de regalo.
(Av. Cabildo 3701, Núñez y sucursales / T. 4701-6800)

Ravello: comida casera y chocotorta en Palermo
Desde el inicio del milenio, es uno de los lugares recomendados de boca en boca a la hora de ir a comer en familia. Vayas cuando vayas, siempre está lleno. ¿El secreto? Una carta en la que predominan la parrilla y la pasta, y ambos rubros cumplen a la perfección. Nuestra recomendación es arrancar con unos bocconcini capresse con rúcula: mozarella fior de late, tomates secos, aceitunas y rúcula ($34). Como plato principal, agnolotti de salmón rosado, una pasta rellena de salmón chileno con crema alimonada de eneldo ($73). Y de postre, Torta Pasión de chocolate, una marquise de chocolate con base almendrada y salsa cremosa de menta ($43).

Para los chicos, existe “Ravellito”, un menú infantil típico de muy buena calidad, que consta de milanesa de carne o pechuga de pollo grillada que pueden salir con papas fritas o puré y de postre una chocotorta. Todo por $52. Los fines de semana disponen de un espacio especialmente acondicionado para que ellos la pasen bien con mesas, sillas, juegos y la presencia de un payaso. Al final de la estadía, se llevan una bolsa con juguetes.
(Honduras 5906, Palermo / T. 4770-9400)
 
Ramsay: relax y manualidades en Bajo Belgrano
Rodeado de varios colegios privados, se ha convertido en el favorito de quienes buscan comer con los chicos en un lugar distendido en una zona tranquila. La carta para los adultos incluye, como entrada, provoleta a la oreganato; como plato principal, sorrentinos del campo al uso nostro, que llevan crema, pimientos, pollo, champignones y albahaca; y como broche final, un panqueque de manzana quemado al rhum, todo por 140 pesos. Clásicos bien ejecutados.

Los chicos comerán como en casa con cuatro menús especiales bien sencillos: tallarines con salsa fileto o crema; patitas de pollo con puré o ensalada; hamburguesas con papas fritas o milanesa de ternera con puré. Cuesta $42 con postre y gaseosa. A las bondades de la gastronomía, se suma la instalación de una importante sala de juegos vidriada, similar a una gran pecera en la cual los chicos se pueden poner creativos sobre unas cartulinas de colores que después se llevan a casa.
(Echeverría 802, Bajo Belgrano / T. 4786-4409)
 
Casa Mua: una propuesta nueva para cada día
Con la impronta de la casa matriz, acaban de inaugurar una nueva sucursal sobre la calle Paraguay para disfrutar en familia y comer a lo grande. Imperdibles los fucciles caseros al fierrito con crema de verdeo, que pueden ser acompañados también con una salsa puttanesca ($56). Otra buena opción es el bagel de salmón, en típico pan neoyorquino de elaboración artesanal con semillas de sésamo o amapola, relleno de salmón ahumado y queso crema con ciboulette y rúcula. Viene acompañado con ensalada de verdes con parmesano ($69). Para beber, hay limonada en jarra de maracuyá, jengibre y menta ($32).

Dentro de los menús para chicos, se destacan las pizzas de vegetales, los wraps de jamón y queso y las patitas con puré. Tiene un precio fijo de $48, que incluye jugo de naranja exprimido más una sorpresa. Pero la clave para que los chicos pidan volver es que las propuestas infantiles se renuevan y actualizan a diario: los martes es el día de las cookies, los miércoles se puede jugar con instrumentos musicales, los jueves hay técnicas de reciclado y los fines de semana se imponen el maquillaje artístico y los juegos interactivos.
(Soler 4202 y Paraguay 5700, Palermo)

Angie’s: restaurante con plaza en Zona Norte
Esta parrilla funciona desde hace 17 años en una casona ubicada en un punto estratégico de las Lomas de San Isidro. De lunes a viernes es uno de los lugares elegidos por los vecinos de la zona, pero los fines de semana convoca a gente de todos los puntos de CABA y Gran Buenos Aires que van en busca del Asado Angie’s para 2. Viene servido sobre disco de arado e incluye chorizo, morcilla, chinchulín, riñón, asado y vacío, más salad bar ($165). Antes, se puede pedir una brochette de provolone con ajíes, cebolla y panceta ($42). Para completar el menú, postre Imperial de frutilla con merengue, dulce de leche, crema, bocha de helado frutilla y charlote ($28).

Para los chicos hay cinco menús estándar por $57 con bebida y palito helado incluido o la requerida cajita feliz con patitas de pollo, papas fritas, gaseosa y premio. Pero la carta no es lo único bueno. Los adultos tienen la posibilidad de charlar distendidamente en una galería vidriada y al mismo tiempo relojear a los chicos mientras corretean dentro de un predio verde que incluye tobogán, hamaca, trepadora y puente de madera.
(Av. Sucre 2065, Beccar / T. 4723-8508)
 
La gran Hollywood: parrilla al carbón con pelotero
Desde hace más de una década, este restaurante parrilla de Palermo se distingue por su asador criollo a la vista y su cocina tradicional. El salón es amplio con capacidad para 80 cubiertos y está la posibilidad de sentarse en la terraza climatizada o en las mesas dispuestas en la vereda. Pero, sin lugar a dudas, lo que más valoran los padres (después del asado) es que hay un pelotero pegadito al salón familiar para que los chicos hagan de las suyas. A diferencia de otros casos, acá no se ofrecen menús infantiles y lo que se impone es la parrillada especial para seis personas con gaseosa de 1.5L. Viene con fritas y cuesta 355 pesos.
(Bonpland 2205, Palermo / T. 4776-6687 y 4899-2043)

Por Mariela Blanco

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas