04.04.2017

Semana Santa: Vik Retreats, lo mejor para una escapada gasto en José Ignacio

El club de playa La Susana y las resorts son una excelente opción para unas mini vacaciones de lujo en Uruguay.


A sólo 20 kilómetros al noroeste de Punta del Este, José Ignacio brilla por ser uno de los destinos turísticos más exclusivos de esta parte del mundo. Con un estilo que combina lo bohemio de una villa de pescadores con el glamour y un toque chic que le dan los visitantes de todo el planeta que llegan para vivir largas temporadas, es un enclave ideal para una escapada de fin de semana largo.

Estas características fueron las que atrajeron a la zona a Alexander y Carrie Vik, los noruegos creadores de los Vik Retreats, compuesto por tres propiedades de lujo que se adaptan a los gustos y necesidades de cada viajero, y el reconocido club de playa La Susana. Ya sea para disfrutar de una cena en alguno de los restaurantes, que en 2016 abrieron sus puertas para los no huéspedes, o para descansar en las suites que son verdaderas obras de arte, la Semana Santa es el momento para aprovechar y conocerlos ya que cierran hasta la vuelta del verano a finales de abril hasta la vuelta del verano.



QUÉ COMER: LA SUSANA
Quienes lleguen a José Ignacio van a poder disfrutar de lo mejor de este polo gastronómico comandando por el chef ejecutivo Marcelo Betancourt, ya sea en el comedor con cava debajo y el asador de la Estancia Vik José Ignacio, en la terraza parrillera de Playa Vik José Ignacio o en el restaurante, la terraza o el patio descubierto de Bahía Vik José Ignacio. 



La Susana merece un párrafo aparte. Ubicado sobre la playa a pocos metros del mar, es ideal para comer con los pies en la arena durante el verano y con un poncho uruguayo en el otoño. Para comenzar la experiencia gastronómica en el beach club, la carta dispone de picoteo a base de verduras de estación, quesos producidos en la zona y pescados y productos de mar muy frescos. Recomendamos probar los crocantes pejerreyes a la plancha, el ceviche de pescado blanco y el tartare de camarones. Y sí, al lado del Océano es difícil no disfrutar de sus frutos.

Los principales incluyen variedades para todos los gustos, con el horno de barro y los fuegos como protagonista. Pesca entera, cortes vacunos y de cerdo y platos veggie salen bien calentitos, ideales para disfrutar en otoño mientras se observan las olas. Los acompañamientos son a elección. El puré de boniato y las papas fritas tientan, pero las remolachas escarchadas (con tres cocciones: hervidas, a la plancha y al horno de barro) son un secreto que vale la pena animarse a descubrir. Además, La Susana cuenta con un extenso menú de sushi.



Como espacio para toda la familia, el restaurante ofrece también platos para niños (que muchos grandes van a querer pedir): milanesa o churrasco de ojo de bife con acompañamiento a elección y spaghetti con salsa rosa, tres clásicos for kids que no fallan.
Para cerrar el almuerzo o la cena bien acompañado con los vinos de la casa o con alguna etiqueta charrúa, hay postres bien empalagosos, como la mousse de banana con dulce de leche, y otros muy frutales, como la granita de frutilla y maracuyá. 

DÓNDE ALOJARSE: LOS RETREATS
En Uruguay, Vik cuenta con tres resorts, cada uno con diferente personalidad: Estancia Vik, Playa Vik y Bahía Vik. Lo que une a todos es el criterio estético, la decoración y el arte. Sus dueños se encargan de elegir cada uno de los muebles de los complejos, además que las suites y espacios comunes albergan obras de arte de importantes artistas uruguayos, como la escultura de mármol de más de 3 metros de altura de Pablo Atchugarry o el fresco de Clever Lara de la Estancia.



La Estancia Vik es rústica y romántica, con su estilo español en su construcción de 470 m2 ubicado en un predio de 1500 hectáreas junto al arroyo y la laguna José Ignacio con cancha de polo, la posibilidad de hacer cabalgatas y pescar; mientras que Playa Vik es una construcción avant garde ubicada dentro del pueblo que sorprende por su conexión con la naturaleza y su pileta con vista al Océano. Bahía Vik, el último en inaugurar, es ideal para quienes busquen una escapada relajada con mucho de playa y naturaleza. No importa en cual se aloje el huésped, puede disfrutar de las amenities de los complejos.

CÓMO LLEGAR
Separa a las propiedades VIK de Punta del Este 20 kilómetros que se realizan en un viaje corto (aproximadamente media hora) en auto por camino costero. Hasta la ciudad uruguaya se puede llegar vía aérea en vuelos diarios que salen desde Buenos Aires hasta el Aeropuerto Internacional de Punta del Este que tienen una duración menor a una hora. 

Otra opción es ir desde Argentina a Montevideo y de allí en auto hasta José Ignacio. Los vuelos entre el Aeroparque Jorge Newbery y el Aeropuerto Internacional de Carrasco tardan entre 30 y 40 minutos. Por tierra, el recorrido es de 600 kilómetros y se puede hacer en automóvil particular o en alguno de los ómnibus que sale desde Retiro hasta la prolija terminal Tres Cruces. Otra opción es el viaje en ferry en Buquebus, el único que llega directo a la capital uruguaya.

Por Mercedes Spinosa


 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios