15.06.2012

Teatro gourmet: 7 salas con buenos restaurantes

Ir a comer después de la función suele implicar dos riesgos: 1. probar el poco tentador menú del lugar; 2. no conseguir otro lugar abierto. Mejor chequeá estos siete teatros con propuestas gourmet.


Si hablamos de una salida al teatro, la cena posterior a la función es un clásico. El problema suele aparecer cuando, a falta de opciones, osamos quedarnos a probar qué tal es comer ahí mismo, en los casos en que se puede: lógicamente, todo el empeño se destina a la función y la carta no varía de prepizzas y tostados olvidables, a lo sumo una empanada...

Sin embargo, algunos teatros se tomaron el trabajo de conjugar espectáculos interesantes con buenas propuestas gastronómicas para antes, después e incluso durante la función. Acá te recomendamos cinco.

EL EXTRANJERO
Aquí mezclan teatro y cocina de autor hasta lograr el punto justo. En su restaurante "Delia - Cocina en movimiento", el sistema es así: un actor de renombre apadrina un menú único, que varía semana a semana y siempre incluye una opción para vegetarianos. De esta manera, María Onetto, por ejemplo, propone su plato preferido: risotto de camarones, o de hongos para los que no comen carne. Además de este plato principal que se va modificando, hay una carta fija con variedad de “emparedados”: imperdible el de salmón rosado con cebollas caramelizadas, rúcula y manteca de hierbas. El lugar puede albergar hasta 35 cubiertos y la onda recuerda que el restó es parte del teatro: decoran las paredes muñecos, balanzas, relojes y otros objetos que han formado parte de la escenografía de alguna obra. También prestan libros para leer ahí, pero durante la cena, con luz tenue de las velas, no lo recomendamos (sí para un domingo, cuando hay obra a la tarde). El menú de la semana, que incluye copa de vino o una gaseosa, cuesta $60. Bueno, bonito y barato.
(Valentín Gómez 3378, Abasto / T. 4862-7400)

PAN Y ARTE
El restaurante está pegado al teatro y suelen haber promociones para comer picadas con vino antes de la función, aunque recomendamos ir después: mientras masticamos lo que acabamos de ver podemos deleitarnos con un “Chivito a la vendimia”, que trae una rica salsa de vino blanco y almendras ($70). Es un espacio colorido, iluminado con luces bajas y velitas, que exhibe permanentemente cuadros de artistas locales que van rotando. Los dueños son mendocinos, por eso en la carta abundan los productos elaborados artesanalmente en su provincia: aceite de oliva, aceitunas, salsa de tomate, corazones de alcauciles, quesos, dulces caseros, berenjenas en escabeche, ajíes en vinagre y, claro, también vino. Todos los platos son al horno, sin fritos ni conservantes y para elaborar el pan utilizan harinas orgánicas y distintas variedades de semillas. Está abierto desde temprano y ofrece desayunos que incluyen yogurt natural, polen, jugos y frutas frescas. Una buena opción que evoca la cordialidad de provincia.
(Boedo 880, Boedo / T. 4932-4299)

TADRÓN Teatro-Café
Una gran araña con caireles viste este pequeño local dominado por sillas de diferentes estilos y detalles decorativos por donde uno mire: máscaras teatrales, marionetas hindúes y títeres armenios vigilan desde la barra. El restaurante de Tadrón Teatro no llega a ser armenio, pero sí cuenta con varios platos típicos de este país como la picada, que trae puré de berenjenas (babaganush), de garbanzos (hummus), pasta de morrones con nueces, tapitas orientales, aceitunas negras especiadas y pan árabe ($65 para dos); otra alternativa que vale la pena son los sádwiches de pan lavash, típico pan armenio, suave y muy delgado, en este caso con queso, cebolla, tomate y granada molida ($28). Otra buena opción es el kebab al plato: carne picada macerada acompañada con perejil y cebolla condimentada con granada molida, en base de pan árabe ($34).
(Niceto Vega 4802, Palermo / T. 4777-7976)

NO AVESTRUZ
Mirado desde la puerta parece un lugar chico, pero al fondo la sala es enorme y muy cómoda. Hay esculturas, mesas intervenidas por artistas plásticos, cuadros, pinturas y una tenue iluminación con velas. La cocina, según cuentan los responsables, tiene “un toque molecular” a cargo del chef Marco Scabin, que ofrece sándwiches, woks, tapeo y ensaladas durante la función o platos más elaborados antes o después, en el sector del restaurante propiamente dicho (en la sala hay alguna mesas). La carta no es extensa, pero las propuestas son tentadoras y cumplen. Recomendada la pechuga de pollo rellena con higos y mozzarella, con papas torneadas y demi-glace ($55).
(Humboldt 1855, Palermo Hollywood / T. 15-5-260-2869)

VELMA CAFÉ
Si bien acá también es posible comer una picada con vino durante la función, lo mejor es esperar a que termine la obra para cenar un plato más elaborado en el restó. Las máscaras venecianas que adornan las paredes de ladrillo a la vista y los faroles con velitas generan un ambiente cálido que invita a relajarse para terminar la velada escuchando jazz, generalmente, o música chill-out. La carta es variada y entre las propuestas, tentadoras en su mayoría, encontramos el “Salmón Madame Butterfly” (con salsa de lima y alcaparras, torre de calabaza, boconccinos, tomate asado y queso gratinado; $69). Los que prefieren carne roja pueden probar el “Lomo Chicago”, con salsa de marsala, rúcula y batatas fritas ($67), muy rico.
(Gorriti 5520/30, Palermo Hollywood / T. 4772-4690)

A CIEGAS CON LUZ
Esto es algo distinto: una novedosa experiencia gastronómica que se desarrolla en oscuridad total y convierte la cena en un momento lúdico. El guión, los personajes, los aromas, la ambientación sonora y la música disparan la imaginación de los comensales mientras se degustan seis platos sorpresa para comer con la mano, de diversas y divertidas texturas. Se trata de un espectáculo musical que busca despertar los sentidos dormidos y, a la vez, apuesta a una mayor integración social de las personas no videntes. Hay función los jueves, viernes y sábados a las 21hs ($180, incluye espectáculo, degustación gourmet y vinos Graffigna Centenario). Hay opciones de menú vegetariano y celíaco, pero hay que pedirlos con 48 hs. de anticipación. Toda una experiencia.
(Centro Argentino de Teatro Ciego. Zelaya 3006, Abasto / T. 6379-8596)

PETRONA, UNA DELICIA TEATRAL
Por último, una obra inspirada, con y sobre comida. Es este el primer primer proyecto de investigación teatral que surge a partir de la lectura del célebre libro “Las recetas de Doña Petrona”, clásico de la cocina argentina. Escrita y dirigida por Mariano Dossena, pero bajo la atenta supervisión de los herederos de la cocinera, el mundo de las buenas costumbres domésticas y los manjares propuestos por Doña Petron C. de Gandulfo son el eje de la obra. Como no podía ser de otra manera, al final de cada función, el público está invitado a disfrutar de un plato de comida casera, preparado por los intérpretes. La obra esta los sábados a las 21 horas. La entrada cuesta 80 pesos.
(Centro Cultural Inboccalupo. Virrey Arredondo 2495, Belgrano / T. 4783-0731)


Por Agustina Mussio

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios