23.01.2015

Tragos para compartir: las mejores opciones en jarra de los bares porteños

Cada vez son más las barras que ofrecen jarras de tragos dulces, secos, livianos o potentes para beber en grupo. Estas son nuestras elegidas.


No es una novedad: la moda de servir tragos en jarra empezó a sentirse hace más de dos años en Buenos Aires, aunque en algunos pocos rincones de la ciudad. Hoy, la movida parece haberse afianzado: cada vez son más los restaurantes y bares que suman a su menú aperitivos y tragos frescos en este formato. Para acompañar la cena, ponerle onda a un tapeo o saciar la sed sin quedarse con ganas de refill, las jarras son un éxito en todas las barras: la situación de compartir genera un clima más relajado, por un lado, y el precio resulta más conveniente, por otro (en relación, cuestan menos que pedir un cóctel por persona). Y ahora, en verano, tienen el plus de poder transportarnos un ratito al costado de la pileta; suelen ser preparaciones livianas, ideales para beber en días de altas temperaturas sin correr el riesgo de sufrir efectos secundarios.

Hay para todos los gustos: de alta gama en el restaurante de un hotel o de batalla en un bar clásico. Dulces, frutales, más populares con gaseosa o más similares a una impronta “de autor”. Te contamos dónde podés probar algunas de las mejores versiones porteñas, sea cual sea tu preferencia. 
 
Para whiskeros y vegetarianos en DUARTE
No habrá sido pionero, pero este bar sí es uno de los primeros que apostaron fuerte por las jarras en este revival reciente de la tendencia. La que se convirtió en un ícono del lugar es la eterna Jar Jar, a base de Jameson, Cynar y gaseosa de pomelo ($105): el marido ideal de aquellas y aquellos que quieren seguir tomando whisky cuando el clima pide algo más ligero. Entre las opciones más nuevas, sale mucho la Veggie Jar ($115), con Príncipe de los Apóstoles, un refresco a base de quinoa llamado Shima Quinoa, limón y pepino: fresquísima y (casi) sana.
Godoy Cruz 1725, Palermo / T. 2072-4178

Verano etílico en FLORERÍA ATLÁNTICO
En su intento por unir la alta coctelería con las tradiciones porteñas, los clericós “remixados” fueron uno de los caballitos de batalla de Tato Giovannoni en la Florería desde la apertura del bar. Son todos súper veraniegos, así que podés aprovechar para probar dos bien distintos: el Nro 1, que lleva espumante dulce, manzana, albahaca y maracuyá; y el 38, que trae mistela, ron, pomelo, menta y soda. Ambos son frescos y tienen un toque dulzón, pero uno es más light y el otro, más potente. Cuestan $270 para dos personas y $480 para cuatro.
Arroyo 872, Retiro / T. 4313-6093

La clásica de clásicas en BANGALORE
Pasan los años, pasan los bares, queda Bangalore. Las jarras de Gin Tonic que preparan en este restó indio y bar, mezclando Gin con almíbares de quinina, soda y limón, son una institución de Palermo y de la noche porteña en general. La versión Lavender Tonic es una de las más pedidas; si te gusta el picor también está el Ginger Tonic, con un toque de jengibre. Cada jarra se paga $160 y son bastante generosas. De los cócteles de esta nota probablemente sea la opción más alcohólica, por si es lo que andabas buscando.
Humboldt 1416, Palermo / T. 4779-2621

Bajo las estrellas en NUESTRO SECRETO
Este restaurante del Four Seasons, en el jardín del hotel, tiene una carta de cócteles que en todos los casos ofrece la opción individual o en jarra. Se trata de recetas livianas, en general a base de vino, perfectas para comer pero también para tomar solos en una tarde de sol. El más veraniego de todos es el Bondi, que lleva Absolut, Graffigna Pinot Grigio, lima, pepino y maracuyá: cítrico, fresco y frutado como el vino que lo protagoniza. Si querés algo con más carácter pero también ligero podés probar con el Timba: Absolut, Melipal Malbec Rosé, pomelo rosado, hibisco y Old Spice bitters. Los dos tienen un precio de $165 para compartir entre dos o tres personas tranquilamente.
Cerrito 1455, Retiro / T. 4321-1552

De after office en THE SENSI
Si te aburriste de tomar siempre lo mismo a la salida del laburo, en este local del centro podés probar tragos sencillos con un twist original a buen precio. La jarra de Vodka Lemonade ($130) es una limonada con vodka, miel y jengibre, fresca y deliciosa. Podés pedirla sin alcohol y pagarla casi la mitad: 75 pesos. Otra combinación original, perfecta para probar y copiar en casa, es la de The Big Irish Apple, a $150: Jameson, jugo de manzana, menta y tónica. Aprovechá los interesantes descuentos del happy hour o el #SensiTime, como lo llaman ellos, que van variando según el día.
Tucumán 422, Centro / T. 6224-0142

En los delis también: MALVÓN y PANI
En los rincones de Buenos Aires que emulan esa estética relajada típica de NYC o de París, especialistas en sándwiches y pastelería, la oferta etílica no se limita a una copita de espumante con el brunch. Hay varios en los que podés pedirte un trago liviano o un aperitivo. Otros ofrecen la posibilidad de la jarra. Hay, concretamente, dos opciones muy buenas en esta categoría. Por un lado, el Cynar Julep que preparan en Malvón, gran aliado para una cena estival (lo encontrás en ambas sucursales -Lafinur 3275, Palermo, y Serrano 789, Villa Crespo-, pero es mejor si lo pedís en el patio de la primera), a $162, que rinde dos o tres personas. También hacen Mojito clásico para compartir. Por el otro, las tres propuestas que figuran en el menú del local de Pani en Recoleta (Vicente López 2056): un clericó hecho y derecho, con vino blanco y frutas de estación; un infalible Gin Tonic con rodajas de pepino y, por último, un Campari con maracuyá, naranja y pomelo, quizás el más sabroso de todos. Cualquiera de las tres jarras tiene un precio de $170. 


Por Tamara Tenenbaum


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios