28.12.2016

Una mirada Branca de la mejor coctelería argentina

Un viaje por la noche de la coctelería porteña, a través de Fernet Branca y los mejores bares de Buenos Aires. Esta vez, visitamos The Harrison Speakeasy.


Un tiradito de salmón rosado con mermelada de jalapeños, leche de tigre y cebolla morada. Un pulpo grillado, tierno por dentro, apenas crocante por fuera. Para beber, vino blanco cosecha 2016. Pero todo esto no es más que una excusa, el paso previo que nos permitirá ingresar a un mundo único, más allá de lo que se ve a primera vista. Al terminar la comida, pedimos “pasar a la bodega”, la contraseña que espera el mozo para guiarnos a través de las mesas, atravesar un armario y así llegar a The Harrison Speakeasy, el bar de alta coctelería que se esconde detrás de este restaurante de cocina japonesa y aromas peruanos.

Más allá de estar en pleno polo gastronómico porteño, al entrar a The Harrison Speakeasy resulta fácil confundirse, imaginar un viaje través del tiempo y de los mapas. Ya no estamos en Buenos Aires, sino en Nueva York o Chicago. El almanaque nos remonta al corazón histórico de la Ley Seca, a 1925, el mismo año que, del otro lado del mundo, en Londres, una tal Ada Coleman -la genial bartender del American Bar, en el hotel Savoy de Londres- daba a conocer su cóctel Hanky Panky, eterna mezcla de gin, vermouth rosso y Fernet Branca.



Pasaron muchos años, ahora estamos terminando el 2016 y nos ocultamos de la calle como un juego, para revivir un espíritu, escuchar el mejor jazz, los ritmos del blues, la música de cabaret. Para beber cócteles deliciosos, hechos por los grandes bartenders contemporáneos, con los mejores ingredientes, servidos en bellísimas copas de cristal.

En la barra de The Harrison nos recibe Martín Olivera, head bartender de la casa. Nos alcanza la carta de tragos, que simula ser un diario antiguo. Pedimos el cóctel 18, un Branca Smash (el smash es una categoría de cócteles muy fresca, con frutas de estación, hierbas, abundante hielo). En este caso, lleva Fernet Branca, almíbar, menta y jugos de ananá y de lima, decorado con una rama de canela encendida, que despierta aromas especiados. Todo llega en un vaso de metal de paredes condensadas por el frío; da sed de tan sólo mirarlo.

Por los parlantes suena I got rythm, preciosa canción interpretada por Sarah Vaughan. Afuera, la noche es primaveral, y dan ganas de seguir bebiendo. Al smash le sigue un Conde Niccoló, receta ya clásica de The Harrison, que con su nombre homenajea a Niccoló Branca, quinta generación al frente de la empresa familiar Fratelli Branca. Servido en una preciosa taza de té (durante la Ley Seca muchos cócteles se servían en taza para disimular su contenido), es una mezcla compleja e intensa de Fernet, limón, almíbar de canela, flores comestibles, jengibre fresco y menta. Cada sorbo tiene un sabor distinto, mientras los sabores se desenvuelven en el paladar.



La noche avanza, el bar está lleno. Llega el momento de la sorpresa, la última creación de Olivera. Un cóctel que se llama Machote, un guiño a su identidad mexicana, pero que también busca expresar la potencia de las bebidas que utiliza. Vale la pena una aclaración: en coctelería, es común aplicar la máxima de “menos es más”, es decir, menos ingredientes para mejores cócteles. Pero en este caso, Martín muestra una de esas bienvenidas excepciones a la regla: el Machote tiene Fernet Branca, tequila, cerveza casera de jengibre, jugo de lima, rodajas de limón deshidratado, gotas de un single malt ahumado de las islas escocesas e incluso dos chapulines por encima, unos pequeños insectos típicos de México, que se sirven enteros, secos y salados, a modo de snack. Más allá de la diversidad de sabores, en el vaso la mezcla funciona a la perfección, donde el todo es más que la suma de las partes, comandado por la intensidad de las hierbas del Fernet y el picor del jengibre. Es que eso es lo que hace un gran bartender, eso es lo que logran las mejores bebidas: nos cuentan una buena historia.

The Harrison Speakeasy - Malabia 1764
 
Una pregunta a Martín Olivera
-¿Por qué usar Fernet Branca en The Harrison Speakeasy?
-Por su sabor, pero también por su historia. Hablamos de una marca que tiene 171 años a sus espaldas, y que en su trayectoria marcó tendencias en toda la coctelería mundial. En Argentina es muy popular, pero sin embargo cada vez que preparo un cóctel con Branca la gente se sorprende por todo lo que permite lograr, desde tragos ácidos, frutados y ligeros a potentes, dulces o frescos.

 

Especialista Fernet Branca
Y mientras tanto en todos los bares del país, los fanáticos de Branca pueden disfrutar de nuevas e innovadoras combinaciones junto a Especialista Fernet Branca. Una novedosa acción que recorre las noches generando docencia y degustaciones de nuevos tragos con Fernet Branca. Para el 2016 los tragos que forman parte de ésta acción son: Branca Ginger Ale, Branca Desiderio y Branca Fresh.

Conocelos en su página web


 



comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios