05.12.2012

Vinos de Gualtallary: esto es lo que se elabora en el nuevo terruño top de Mendoza

El vino argentino está cada vez más atento al origen. Situado en Valle de Uco, Gualtallary es el terroir de moda. Qué etiquetas probar para conocerlo.


El concepto de terroir fue acuñado por los franceses, pero poco a poco deja de ser patrimonio exclusivo del Viejo Mundo, donde los vinos se rigen por el sistema de apelaciones de origen. En los últimos años los argentinos también aprendimos a diferenciarlos según la región en la que fueron elaborados, además de su cepa.

Ya no sólo apreciamos de manera diferente un Cabernet mendocino, por ejemplo, de uno sanjuanino o salteño, sino que además, dentro de cada región vínica, hoy se busca destacar las características de subregiones. De repente, en las etiquetas de las botellas se destacan terruños tan específicos como Los Árboles, Las Compuertas, Agua Amarga. El auge de los single vineyards (vinos elaborados con uvas de un viñedo único y declarado) marcan la pauta de que el público responde. Y lo que es más: llevado al extremo, muchas veces las bodegas se refieren a lotes dentro de cada finca (por ejemplo Manos Negras Malbec Stone Soil Select, realizado por Alejandro Sejanovich en su finca en Altamira, a partir de ciertas parcelas con suelos de piedra).

Lo concreto es que hay una moda entre los enólogos avant garde de poner en relieve zonas que por sus características de suelo, clima y altura presentan características distintivas. Y entre ellas, hay una que es la que perla más buscada de Mendoza: Gualtallary, micro-región ubicada al sur de Tupungato, en lo que se conoce como el Alto Valle de Uco.

PUERTO MADERO VINO
Haciendo una analogía con los polos gastronómicos de Buenos Aires, Gualtallary es a Valle de Uco lo que Madero Este a Puerto Madero. Es decir que dentro de una zona que de por sí está en boga, existe una sub zona a la que se le presta más atención. Así como en Madero Este los extranjeros comenzaron a invertir en edificios y se abrieron restaurantes de alta gama a partir de la creación del Faena Hotel, en Gualtallary los viñedos comenzaron a llamar la atención con la llegada de Tupungato Winelands. Este exclusivo wine country de 800 hectáreas dio el gran espaldarazo a la zona cuando inauguró en 2009. Posee canchas de polo y golf y pronto tendrá dos hoteles de categoría. El primero será abierto en 2013 y se llamará Auberge Du Vin. Pronto habrá allí también una bodega, propiedad de Matías Michelini, uno de los enólogos de moda, quien no sólo elabora sus vinos (Passionate Wines) en Gualtallary sino que se trasladó con su familia hace algunos años para establecerse en la zona. Lo mismo hizo su hermano Juan Pablo, primer enólogo de la bodega Zorzal.

Los orígenes de la zona como polo vínico, sin embargo, datan de 1997, cuando se construyó Altus, primera bodega en instalarse allí. Pertenecía al ex político y ahora empresario José Luis Manzano. Andeluna Cellars, Jean Bousquet, Mayol, Rutini, Finca Sophenia, Zorzal, Raffy y Freixenet son algunas de las casas que con los años fueron afincándose en zona de apenas 200 kilómetros cuadrados de extensión. En el lugar también tienen fincas propias Doña Paula, Benegas Lynch, Riglos, Zuccardi y Aleanna. En la zona hay alrededor de mil hectáreas cultivadas con viñedo, y unas 8000 aún sin cultivar, aunque no todas podrán serlo ya que no es fácil conseguir permiso de agua. Eso explica, en gran parte, por qué hoy una hectárea de viñedo plantada en la zona ronda hoy la nada despreciable suma de 70.000 dólares, casi un 50% más que lo que cuesta en promedio en otras primeras zonas de la provincia.

QUÉ TIENE DE ESPECIAL
Una de las características salientes de Gualtallary está dada por sus suelos difíciles de penetrar, por lo que las raíces de las plantas tienen dificultades para encontrar profundidad y por tanto no serán muy fértiles. Esto redunda en vinos más concentrados. El winemaker Alejandro Vigil, que elabora allí El Enemigo, afirma que los caldos del lugar “logran personalidad, texturas y acidez natural poco comunes, una frescura diferencial, con carácter aromático, casi salvaje”.

LOS RECOMENDADOS

Bebé un tinto de la zona y verás en la copa rojos furiosos con tintes violáceos y azulados. “Es por el clima fresco”, dice el enólogo Daniel Pi, y subraya que en el Malbec se logran notas especiadas de pimienta negra y menta cuando se lo cosecha temprano. Serví un blanco, pongamos por caso un Sauvignon Blanc, y notarás ruda, e incluso ají, entre los aromas, algo que es común encontrar en Sudáfrica pero no por estos lares.

En el caso del Cabernet Franc de la zona, resaltan notas de pimiento asado y, cuando esta sobre maduro, notas de frutos rojos donde se destaca el cassis.

Una buena muestra de lo que Gualtallary es capaz de expresar en vinos blancos y tintos, está dada por los vinos que describimos a continuación. Ocho ejemplares que representan fielmente las características de este terroir:

Zorzal Pinot Noir 2012 ($56)
El hacedor se llama Juan Pablo Michelini, tiene 31 años y es tan buen guitarrista como enólogo. Uno de los más buscados en los últimos años. Ama el Pinot Noir y por eso le gusta experimentar con esta variedad que en este caso encubó con un 20% con racimo entero (una técnica bordolesa poco utilizada aquí, que le aporta al vino frescura en nariz). El resultado es un Pinot violáceo delicado en el que prevalece la fruta roja combinada con minerales, hierbas, tierra y frutos secos. En boca es suave y fresco, de buena estructura y volumen, sedoso y largo final.

Doña Paula Estate Pinot Noir 2011 ($68)

David Bonomi como enólogo y Edy del Pópolo como ingeniero agrónomo descubrieron en finca Alluvia un Pinot Noir particular y decidieron criarlo en barricas de roble francés de primer y segundo uso durante 12 meses. El resultado es un caldo rojo tenue y delicado. Aromas minerales, intensos, con notas de grafito, piedra pómez, frutos rojos y frambuesa. De cuerpo ligero y fluido, con taninos firmes y buena acidez. Ideal para la primavera.

Riglos Gran Cabernet Sauvignon 2009 ($150)
El enólogo es Juan Carlos Rodríguez Vila y el lugar de donde proviene se llama finca Las Divas, nombre justo para su producto “vedette”: este Cabernet Sauvignon de alta gama que pasá 20 meses en barrica de roble francés de primer uso, sin clarificar ni filtrar. Rojo bordó. En nariz tiene mucha menta y regaliz, pimienta, pimentón, manteca y frutas secas. Suculento en boca. Prolongado final. Para acompañar carnes de caza.

El Enemigo Malbec 2009 ($190)
El primero de la saga de “enemigos”-Syrah, Bonarda, Chardonnay-  que culminó con la obra cumbre “El Gran Enemigo”. Este es el invento del mismo Alejandro Vigil, enólogo de la bodega Catena Zapata. Mezcló en una botella 89% Malbec de Gualtallary y 11% Petit Verdot de Agrelo, Luján.  El resultado es un vino de gran concentración y complejidad. Muy fresco en nariz, aporta mineralidad  y aromas florales. Aparecen notas de vainilla y tostado marcadas. En boca resulta dulce, aterciopelado y carnoso. Para beber acompañando una buena carne a la masa o empanadas picantes.

Imperfecto 2010 ($240)

Daniel y Gonzalo Pi son padre e hijo. Y les gusta experimentar con “vinos de garaje”. Así que jugaron con uvas de un viñedo de 15 años a 1400 msnm y lograron este gran producto, 97% Malbec 3% Cabernet Franc, que pese a sus 18 meses de crianza en barrica con un trasiego intermedio, no deja rastros de madera. Suave y redondo en boca, jugoso, fresco y chispeante en nariz y con diversas capas de aromas, acidez equilibrada. Embotellado sin filtrar. Para divertirse un rato, como sus creadores.

Synthesis Malbec 2009 Finca Sophenia ($290)
Con la asesoría de Matías Michelini, el enólogo Rogelio Rabino logró este producto 96 puntos Parker, criado en barricas de roble francés nuevas por 12 meses. Muy lleno en boca, con sucesivas capas de sabores, taninos redondos, jugoso. Aromático, con notas de especias, tabaco y ahumados conferidos por la barrica.

Andeluna Pasionado Cabernet Franc 2008 ($385)

El ex Pulenta Estate y hoy winemaker de Andeluna, Manuel González, será el encargado de poner en el mercado la nueva versión de este vino, que fue hecho por Silvio Alberto, con los descriptores que corresponden, mucho anís, frutos rojos maduros y especias, notas de chocolate y tabaco de su paso por barrica de roble francés nuevas por 18 meses. Voluminoso, redondo y estructurado en boca. Largo final. Apto para guarda.

UN BLANCO DEL TERROIR TOP
En una zona en la que sobresalen los tintos, también hay algunas perlitas bien frescas como para destacar, como es el caso del Montesco Agua de Roca 2012, que cuesta 98 pesos. Es otro vino de los hermanos Michelini. Esta vez de Matías, a quien se le ocurrió hacer una edición limitada de 3500 botellas de un Sauvignon Blanc, 50% fermentado en tanque y 50% en huevos de hormigón, con el que logró un agradable blanco de 12,5% de alcohol, que ha tenido mucho éxito entre los wine lovers. Lindo a la vista. Se destaca por sus aromas minerales. Es frutal, fresco, herbáceo, con notas a flores silvestres. Buen ataque en boca, chispeante, interesante acidez.

Por Gabriela Malizia

 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios

más leidasmás comentadas