26.06.2018

Vodka: el ABC de la bebida insignia del Mundial

La Copa del Mundo está para el sufrimiento, por eso mejor poner la atención en otras cuestiones de Rusia, como su bebida nacional: el vodka. Lee la nota y enterate todo lo que tenés que saber sobre este destilado.


El Vodka es un destilado de la papa o de granos por tradición (aunque las marcas más masivas como Absolut o Ciroc han construido su imagen a base de Vodka saborizado o con variantes que incluyen frutas), que posee la particularidad de tener 40 grados de alcohol (en Europa el límite es de 38° y en los EEUU es de 40°). Se considera que el buen vodka debe ser incoloro e inodoro (“como una lágrima”, dice el proverbio), y por lo general se lo toma puro en shots, aunque también se puede incorporar en cocktails; desde el famoso Bloody Mary, ideal para un brunch, o el Vodka Martini o el White Russian. Sin dejar afuera versiones más clásicas como el Vodka Tonic (una variante del gin tonic con Vodka). 

Pese a que está fuertemente asociado con el consumo en Rusia y países europeos, en los Estados Unidos es una bebida altamente popular, y allí por ejemplo se bebe más que el gin, el ron y otros destilados.

Derribando el mito 

Uno de los mitos más comunes en relación al vodka, que se consume sobre todo en Rusia y países aledaños como Polonia, Hungría, Latvia, Lituania y Estonia, y más allá de las disquisiciones sobre su origen, es que los rusos lo beben en cantidades abismales.

“¿Por qué los rusos tomamos Vodka? No porque busquemos emborracharnos o nos guste tomar bebidas fuertes. Principalmente se bebe por el clima, ya que tenemos cuatro estaciones de tiempo muy marcadas, y el tiempo de verano es muy corto (sólo 3 meses de calor), entonces los restantes nueve meses son bastante fríos, lluviosos y con nieve, por lo tanto la comida rusa es bastante pesada y para digerirla esta bebida de 40 grados ayuda. El vodka siempre acompaña la comida rusa que es bastante grasosa“, nos explica la especialista en cultura rusa Larisa Boiarkina, refutando los lugares comunes que surgen en torno a esta bebida.

A su vez, respecto de su origen nos cuenta en la mismísima Casa de Rusia (Av. Rivadavia 4266) que, aunque hay muchas discusiones sobre esto, en principio Vodka es una palabra de origen ruso. Vodka viene de Vada que significa agua. Si se produce en otros países es sobre todo porque luego de la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa, los inmigrantes rusos se fueron a vivir a otros países y se llevaron sus recetas y saberes con ellos. Y si bien al comienzo era para producción familiar y a baja escala, algunos terminaron por abrir sus propias fábricas (por ejemplo en Brasil, donde hay una gran producción de Vodka).

 

Tips de consumo

Si tu guía hasta ahora respecto de cómo tomarlo era lo que viste en las películas o en la TV, muy lejos no estás. Para empezar, el Vodka nunca se ingiere sin nada en el estómago (aunque la bebida sí se suele tomar straight o pura), y siempre es recomendable haber comido una entradita o algo (que en Rusia podría ser una ensalada rusa, unos arenques o chucrut). El vodka resulta el acompañamiento ideal para el primer o segundo plato. Para resumir: tomar vodka con el estómago es de amateurs.

Por otro lado, no es necesario degustarlo (sensación en boca) como el vino. Según Larisa se toma directo, en lo posible de un trago. Primero hay que exhalar aire, servir en copas pequeñas (en Rusia se toma por 50g, como mucho 100gr), se bebe, y luego se respira para que la bebida entre directamente en el estómago. El calor de la bebida empieza a subir y calienta el organismo, por eso se acostumbra a beber en lugares con bajas temperaturas y por eso se habla de que “el sabor viene del estómago”.

El brindis es otra parte importante del protocolo. El mito, ya desmentido de que los rusos beben vodka en cantidades industriales, tiene que ver más bien con la costumbre de consumirlo durante largas horas como parte de una reunión social. “A los rusos les gusta la comida elaborada, comer en familia, y entonces se trata más de juntarse por muchas horas. Se bebe en grupo y siempre se brinda. Por eso se dice que se bebe vodka por un motivo, porque antes de beber siempre se brinda por algo”, enfatiza Larisa.

Uno de los cócteles con vodka más populares es por supuesto el Bloody Mary, (vodka con jugo de tomate), pero la especialista no recomienda cócteles con vodka si no sos muy experimentado ya que algunos pueden ser muy potentes por las mezclas; por ejemplo el clásico Aurora del Norte (vodka con champagne). Y finalmente, mucho cuidado con las mezclas de alcohol entre vodka y otros spirits, sobre todo atenti con alternar con cerveza. Y ciertamente si tomás vodka no podés beber luego ni vino, ni cerveza o champagne. Normalmente los rusos saben esto y allí se empieza con vino o cerveza, y se cierra con vodka. Es decir, los grados de los destilados deben ir subiendo, nunca bajando.

El original

El vodka más común en este país y un clásico es el Vodka Moscovita, si bien desde afuera los nombres que más nos llegan son Smirnoff, Alorff y otros (muchos apellidos de generales rusos). Podés beberlos, pero tenés que saber que en verdad esos vodkas no son 100% rusos. En Rusia hay al menos 300 variedades de este destilado teniendo en cuenta tanto sus recetas como de su origen, en relación con las regiones de donde provienen.

“Si visitás Rusia tenés que probar dos o tres variedades locales, pero siempre se recomienda comer comida rusa antes. No recomiendo comer carne acá porque no es tan buena como en Argentina, pero sí se puede probar caviar, sopas tradicionales rusas, arenques, ensalada rusa, etc., sobre todo comida salada para el vodka“, cierra Larisa.

En Rusia hay reglas explícitas respecto de cómo y cuándo beberlo (así como en el resto del mundo según el tipo carne se sugiere vino tinto o para los mariscos vino blanco): el vodka es un buen acompañante para la comida pesada, grasosa, salada. Por este motivo también hay que tener en cuenta que ahora en Rusia es verano y hace calor (en algunas zonas como Volingrado o Extalingrado las temperaturas son elevadas). Por tanto, también se recomienda para los más cautelosos probar las cervezas bálticas, que vienen en muchas variedades y son de alta calidad y bien diferentes a las argentinas, los vinos del sur o inclusive el champagne soviético.

Y a falta de goles, ya sabés un shot y Vashe Zdorvie!

Por Laura Marajofsky.
@lau_watermelon


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios