11.02.2011

Llegan los bares de gatos (y no son un invento de Sofovich)

Después de los restaurantes para perros, se vienen los bares de gatos. Son furor en Japón, donde por 4,5 dólares tomás un cafecito acariciando a un michifuz.


¿Buscás compañía? Nada de bares de solos y solas. Ahora se vienen los bares de gatos. Al menos en Japón, donde ya existe una veintena de locales en los que los solitarios pueden tomar un café por 4,5 dólares, mientras acarician un gatito recién bañado.  

A diferencia de los restaurantes para perros, que también son un éxito en Japón – de los que ya hablamos en JOY-, en los bares de gatos no podés llevar a tu mascota. Cuando uno entrá a uno de estos sitios, en el vestíbulo hay un montón de felinos que se dejan mimar y esperan ser elegidos para compartir un café con sus amos de turno. Hay que pasar al baño, lavarse bien las manos y sentarse a la mesa, en donde te espera el animal con el que simpatizaste en la entrada. Sólo se sirven bebidas -están prohibidas las comidas- y los clientes pueden intimar con el bicho durante media hora, sino hay que pagar un dólar por cada 10 minutos adicionales.

Quienes analizan el fenómeno dicen que el éxito de los bares gatunos se debe a dos motivos: primero, que muchas casas de Tokio no permiten tener animales y por eso los fanáticos de las mascotas recurren a estos locales. Segundo, que un tercio de los habitantes en Japón vive solo y no tiene nada ni nadie a quien acariciar. Así lo explica Mariko Nakamura, dueña del bar felino Neko JaLaLa. Por su local pasan entre 30 y 50 personas por día y unos 60 durante los fines de semana, desde jóvenes hasta adultos que bajaron la persiana y ya no quieren la compañía de otro japonés, sino de un michifuz ronroneador y calentón.

Pero el fenómeno no es exclusivamente japonés. En Nueva York, Estados Unidos, funciona MeowMix, un local en la Quinta Avenida para pasar tu tiempo con gatitos y alimentarlos con delicias irresistibles, como “Salmón a la salsa de cangrejo” o “Ternera en su salsa”.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios