09.09.2011

9 restaurantes de bodega que vale la pena conocer

En los últimos años, el turismo enológico sumó una nueva atracción a las rutas del vino: los restaurantes de bodega. Aquí, 9 recomendados.


Desde que el prestigioso chef Francis Mallman hizo pie en Escorihuela, hace más de una década, son cada vez más las bodegas que incorporan un restaurante a sus instalaciones, como un atractivo adicional para el turismo enológico. En su mayoría ofrecen menús de varios pasos, especialmente diseñados para maridar cada plato con vinos de la bodega. Visitarlos es, en algunos casos, una experiencia que vale la pena vivir.

A continuación, 8 bodegas para ir a comer:

1. Casa del Visitante
Familia Zuccardi fue una de las primeras bodegas en entender que el turismo enológico podía ofrecer mucho más que tanques y barricas. Así, armó Casa del Visitante, recientemente destacado por la revista Wine Access como uno de los mejores 20 restaurantes de bodega del mundo. La cocina, a cargo de Matías Aldasoro, pone el acento en los sabores regionales, con toques modernos. Por ejemplo, en el menú estacional de 9 pasos se destaca la “Deconstrucción del locro”, entre los principales, y el chupetín de dulce de leche de cabra con chips de aceituna negra, helado de alfajor de maicena y mantecol de castañas, entre los postres. Para ir con reserva.
(Ruta provincial 33 km 7,5 Maipú, Mendoza / T. 0261 441000)

2. Bistró Chandon
Situado en el predio de la champañera en Agrelo, Mendoza, el bistró es comandado por el chef Marcos Zabaleta, quien prepara platos pensados para maridar con diferentes variedades de espumantes. La carta cambia cada tres meses, y desde septiembre ofrece entradas como polenta trufada con langostinos asados y mermelada de cebolla ($60), ensaladas ($55) y principales como cerdo sobre crema de humita, hilos de papa, membrillo, pera y manzanas quemadas ($80). Los platos se degustan con Chandon Extra Brut, Chandon Cuvée Reserve Pinot Noir, Chandon Cuvée Reserve Chardonnay, Baron B y Barón B Unique.
(Ruta 15, Km 29, Agrelo, Luján de Cuyo, Mendoza / T. 0261 490-9968)

3. Malma
Malma significa “orgullo” en mapuche, y es justamente lo que la bodega NQN quiere transmitir en su restaurante, a través de la cocina patagónica. La carta es variada y refleja el mestizaje culinario típico de la región entre las culturas indígena, española, italiana y francesa. Ofrece platos como gigot de cordero en reducción de Malma Merlot, ravioles de espinaca con salsa de gírgolas y trucha asada, preparados con esmero por el chef Matías Núñez (formado en el Colegio de Cocineros Gato Dumas y con el célebre Martín Berazategui, en el País Vasco). Con entrada, principal y postre, podés gastar 120 pesos. Si tenés el gusto de pasar por acá, aprovechá las visitas guiadas a la bodega y los viñedos.
(Ruta Provincial 7 Calle 15, San Patricio del Chañar, Neuquén / T. 0299 489 7600 int. 224)

4. Melipal
En una preciosa finca arbolada de Agrelo, los Aristi ofrecen un recorrido por los viñedos y un almuerzo en su restaurante, pequeño, pero acogedor. Allí cocina el talentoso chef Lucas Bustos, quien cambia la carta con cada estación, siempre buscando presentar sabores típicos de Mendoza, con un twist de modernidad. Por ejemplo, pastel de berenjenas, maíz y queso fresco con coulis de tomates y aceite de romero, soufflé de camote (así le dicen a la batata en Mendoza), y carne cortada a cuchillo, chupe de quínoa y medallón de filete grillado, más postre. Cada paso está maridado. Cuesta 260 pesos por persona e incluye la visita guiada a la bodega y los viñedos.
(Ruta 7 kilómetro 1056, Argelo, Mendoza / T. 0261-5248040)

5. Saurus
Familia Schroeder inauguró su restaurante en San Patricio del Chañar, Neuquén, en 2004, una parada obligada en la ruta del vino en la región. Uno de sus puntos fuertes es su terraza, refugio perfecto para un mediodía de sol. El otro es su cocina, a cargo de Boris Walker, chef suizo, que propone una cocina internacional con productos locales. El menú de tres pasos cuesta $154 por persona e incluye entradas como strudel con relleno de trucha, ricotta y nueces, un principal (buenos los papardelles al huevo con salsa de arvejas y cherrys confitados) y un postre, que puede ser torta de ricota con gajos cítricos o brownie de chocolate. Solo al medio día y con reserva. 
(Calle siete Norte, San Patricio del Chañar, Neuquén / T. 0299-154 09 1754)

6. Restaurante María
En la terraza de Bodega Séptima, de arquitectura monumental, se encuentra una joya poco conocida: Restaurante María. Moderno, amplio y con unas vitrinas en las que hay cuelgan vides añosas, aquí manda la chef Graciela Hisa, que sirve un menú de 4 tiempos, maridado con vinos de la bodega. Arranca con 3 entradas (destacan las empanaditas cortadas a cuchillo), continúa con un carpaccio de lomo como primer plato, solomillo de cerdo con mostaza de principal y finaliza con crumble de manzanas, entre otras opciones. Al terminar salí a la terraza y tomate un café viendo las montañas. Sólo con reserva. Cuesta 180 pesos por persona.
(Ruta Internacional Nº 7 Km. 6,5, Luján de Cuyo, Mendoza / T. 0261 4989550)

7. Urban
A este restaurante se va, no se llega. Básicamente porque está en donde el Valle de Uco termina, justo al pie de la cordillera frontal. La bodega O. Fournier propone una experiencia completa: primero, un recorrido por sus instalaciones, una de las obras de arquitectura más arriesgadas, y después de transitar una pasarela aérea que sobrevuela la sala de barricas, una visita al restaurante. Ofrece cocina mediterránea de primer nivel, con una carta que cambia todas las semanas. Lomo de cerdo al jengibre con puré de camote y chips de puerro, ragout de ternera y su reducción sobre polenta al aceite de trufa y risotto de remolacha en aro de foccacia, son algunos de los platos más destacados. Todos los días, sólo con reserva previa de 24 horas. Podés gastar hasta 225 pesos.
(Calle Los Indios s/n, La Consulta, Mendoza / T. 261 15 4671021)

8. Killka
No hay otro lugar así en Mendoza. Nuestra recomendación es llegar con tiempo y recorrer la bodega Salentein antes de llegar a Killka, donde está emplazado el restaurante homónimo. Una hermosa pieza de arquitectura de adobón, que incluye un museo de arte contemporáneo y una singular capilla. Si bien se puede comer a la carta, conviene pedir el menú degustación, que sirven maridado con vinos: probarás provoleta con tomates al ajillo, bife de costilla con pasta de chimichurri sobre puré de papas y estofado de hongos, panqueque relleno de dulce de leche y bananas caramelizadas… todo por 260 pesos.
(Ruta 89 s/n, Tunuyán, Mendoza / T. 02622 429500)

9. La Vid
Abierto en 2009, el coqueto restaurante de bodega Norton tiene a Patricia Suárez Roggerone en los fuegos. Elegí alguna de las mesas de roble y pedí la selección de empanadas o el tostón de campo con cordero confitado como entrada; para principales el ojo de bife con chimichurri o el magret de pato con puré de camote, que es un hit. Abre de lunes a domingo al mediodía. Sólo con reserva previa. Vas a gastar unos 200 pesos por persona.
(Ruta 15, Km 23,5, Perdriel, Mendoza / T. 0261 490-9790)


Por Joaquín Hidalgo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios