04.09.2012

Chacras de Coria: hoja de ruta para disfrutar de una escapada

A sólo 15km de la capital mendocina, la tranquilidad de un pueblo con árboles y acequias de antaño, pero también muchas bodegas. Aquí, el cronograma ideal para pasar tres días en la tierra del vino.

2 3 4 5 6 7 8 9

Zona emblemática del Malbec. Cuna de grandes artistas, como Víctor Delhez, Luis Ciceri y Orlando Pardo, y de pensadores como Benito Marianetti. Situado a unos 15 kilómetros de la ciudad de Mendoza, dentro del departamento de Luján de Cuyo, el distrito de Chacras de Coria fue otrora residencia veraniega de las familias adineradas de la capital mendocina, pero con los años se convirtió en una ciudad por derecho propio. El rápido desarrollo comercial y habitacional que experimentó en la última década, combinando el encanto rural con lo chic y sofisticado, la convirtió en un lugar con appeal, tanto para mendocinos como para turistas argentinos y extranjeros.

DIA 1: VIERNES
Llegás a Mendoza durante la mañana, te acomodás en el hotel y, antes del almuerzo, tenés un rato libre para salir a recorrer. Para recibir una buena primera impresión de Chacras de Coria, comenzá por el epicentro del lugar que, como en todo pueblo, está en su plaza. En este caso, la Plaza General Jerónimo Espejo, donde se puede visitar la antigua iglesia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. En torno a ella se focaliza el desarrollo comercial y turístico de la zona. Las calles más representativas son Darragueira, Italia y Viamonte, y en los últimos años se dio un gran desarrollo comercial en calle Mitre.

A la hora del almuerzo tenés mucho para elegir. Hay varios restaurantes buenos en torno a la plaza principal. Un clásico, de 30 años, es El Arabe (Loria 5801), comida de origen libanés y platos súper abundantes. Para probar un poco de todo, pedí la picada Mazza que trae nada menos que 22 platillos diferentes.

Algunas opciones económicas son los sándwiches de lomito en Willy’s Bar (Mitre 1371) o las piadinas (pancitos tipo tortillas rellenos, originarios del Norte de Italia) que se sirven bien en La Piadina (Italia 5723).

Después de un rato de descanso a la tarde, un buen plan es visitar el Museo Fader (San Martín 3561), que en rigor se localiza en el distrito de Mayor Drummond, a cuatro kilómetros de Chacras. El pintor de origen bordelés, Fernando Fader, vivió la mayor parte de su vida en Mendoza y es el autor de memorables murales que datan de 1905 y 1906. Allí está la muestra permanente de su obra y se exhiben piezas de otros grandes artistas plásticos argentinos como Benito Quinquela Martín y Carlos Alonso. Abierto de lunes a viernes de 9 a 19 horas y sábados y domingos de 15 a 20.  El valor de la entrada es casi simbólico: sólo $5 para mayores de 12 años. Si viajás en meses cálidos, la visita obligada son los jardines de la emblemática casona que perteneció a la familia Guiñazú: una original concepción de museo-parque con un trazado geométrico de cipreses que forman salas al aire libre para la exposición de esculturas.

A la noche es hora de conocer uno de los mejores restaurantes de Mendoza y (según el premio de la Academia Nacional de Gastronomía en 2011) el mejor restaurante de la Argentina. Se llama Nadia O. F (Italia 6055) y su chef, Nadia Harón (esposa del bodeguero José Manuel Ortega Fournier) prepara menús degustación de seis pasos, fusionando ingredientes de temporada con recetas internacionales. Como ejemplo, el rabo de toro y la espuma de parmesano con cebollas caramelizadas fueron algunas de las creaciones más aplaudidas de la última temporada.

DIA 2: SABADO
A levantarse temprano porque la empresa Kahuak ofrece una imperdible excursión del camino del vino en bicicleta. Se sale desde la plaza a las nueve de la mañana, bien equipado, en grupo o en pareja. El total del recorrido son ocho kilómetros en los que conocerás tres bodegas y podrás disfrutar de un opíparo almuerzo. Todo por $430 por persona.

El primer stop con degustación de vinos es en Filósofos, una bodeguita familiar con restaurante que pertenece a los dueños de Viña El Cerno, la primera bodega considerada “boutique” en Mendoza. Luego se sigue pedaleando hasta  Cavas de Cano, una antigua bodega restaurada que permite vivir una experiencia única: almorzar en las piletas de cemento donde solía elaborarse el vino. Son salas privadas en las que, según el tamaño, pueden comer desde 2 hasta 40 personas. Sirven una picada variada con fiambres, salsas y pancitos de todo tipo, además de escabeches, verduras asadas, verduras al Malbec y cuatro platos regionales en cazuelas.

Por la tarde se visita Carmelo Patti, bodega artesanal de alta gama, atendida por el propio Carmelo, una leyenda de la vitivinicultura mendocina. La bodega no es muy llamativa en cuanto a vista, pero el vino es de altísimo nivel y es un placer escuchar las anécdotas de su propietario. El recorrido termina a las 18 horas. Lo podés contratar ingresando a www.kahuak.com.

Si no querés ir en excursión, podés hacer el recorrido solo, alquilando una bici en Baccus Biking (Loria 5727, de lunes a sábado). Con el mapa es posible guiarse y llegar a otras bodegas como Altavista y Cavas de Weinert y almorzar, al regreso, en Pulmary, una encantadora bodeguita familiar (Viamonte 5224) con un buffet campestre, más light y económico.

Después de descansar un rato del largo pedaleo, es hora de salir a conocer la noche de Chacras, que tiene vida propia, con una amplia oferta de bares y restaurantes.

Para la cena, algunos de los restaurantes recomendados son Manos Morenas (comida peruana, Mitre 1551), Almacén Español (un clásico de comida española, Darragueira 558) y el muy aplaudido Dantesco, del chef Jesús Cahiza (Italia 5829). Nombre bíblico que ayudará a exorcizar las comidas temáticas de los siete pecados capitales: todos los platos van en torno a los temas codicia, pereza, envidia, gula, lujuria, ira y soberbia. Risotti y carnes que prometen una experiencia inolvidable.

Para seguir la noche hay muchos barcitos para elegir en un radio de 20 cuadras a la redonda de la plaza principal; rock en Willy’s Bar, bandas en vivo en Abbey Road (onda beat), Rocamora (moderno y chill out), Viamonte Bar (clima fiestero), Pueblo Chico (bandas en vivo) y Macumba (karaoke).

La noche sigue en los boliches (Chacras es el epicentro de las discos de la región), todos ubicados sobre la Panamericana. Al Sur, Al Diablo, Acrux y Aloha son algunos de los más concurridos. La movida de las disco nunca empieza antes de las dos de la mañana y termina alrededor de las seis.

DIA 3: DOMINGO

Cada domingo en la plaza Jerónimo Espejo se desarrolla la Feria de los Artesanos, un clásico de Chacras. Empieza temprano por la mañana y continúa hasta que se va el sol. Hay antigüedades, artesanías, muebles, ropa de diseño, comida, teatro, y para los chicos títeres, juegos y ponys. En verano hay “milonga” con música en vivo, para los que gustan bailar.

Para almorzar, una buena opción es el restaurante de la bodega Clos de Chacras (Monte Líbano 1025). Aún en manos de los herederos de don Bautista Gerónimo Gargantini, esta bodeguita ofrece una porción de historia ya que el edificio data de 1921 y conserva detalles de su construcción original. El restaurante está comandado por el chef Diego Muñoz quien los viernes recomienda su plato favorito: cerdo con salsa al Malbec con duraznos secos. Los platos principales cuestan alrededor de 75 pesos.

Otra muy buena opción es el restaurante Don Cándido (Loria 5715), donde preparan un inolvidable cochinillo a la española, tan tierno que se puede cortar con un plato. Como su preparación demora dos horas, hay que encargarlo con anticipación.

Si te sobra tiempo a la tarde, antes de hacer el check out y enfilar hacia el aeropuerto, podés hacer un poco de shopping. Paseo Terrazas Urban Mall, ubicado en la vereda oeste de calle Italia, a cinco cuadras de la plaza, cuenta con un estacionamiento que rodea el mini centro y propone un abanico de locales que van desde moda femenina, calzado y óptica, hasta heladerías, casas de decoración y librerías. Otra opción cercana es el moderno complejo Plaza Paradiso (Mitre 1426) que cuenta con cines, teatro, bar, heladería, tiendas de decoración y de ropa de marca.

ALOJARSE EN CHACRAS
En materia hotelera, Chacras de Coria ofrece diversas opciones para diferentes presupuestos. Si querés pasar el fin de semana viviendo como rey, elegí lugares top como Lares de Chacras, a dos cuadras de la plaza principal (U$S 160 por noche en temporada baja y U$S 210 en temporada alta). Con las arboledas añosas y una onda rural, está Casa Glebinias (U$S 310 el departamento para cuatro personas). También se puede disfrutar de una estadía entre viñas en el clásico Finca Adalgisa (entre 260 y 340 dólares). Posada Robles de Besares tiene una onda familiar y es atendida por sus dueños; son cuatro habitaciones y el precio promedio por noche es de 180 dólares. Ya en las afueras, vale la pena conocer Entre Cielos (en Vistalba), un luxury resort con spa en medio de los viñedos (U$S 380). Entre las opciones más económicas, pero con mucho encanto, aparecen el tradicional Hotel San Francisco, una casona colonial de mediados de siglo ($400). También está el Petit Hotel Plaza Paradiso, situado en el paseo comercial que lleva el mismo nombre, a pocas cuadras de la plaza principal ($684 en base doble).

Por Gabriela Malizia

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios