27.06.2014

El lado B de la cocina en TV: la vida más allá de Fox Life y El Gourmet

No todo es Narda Lepes y Mallmann en la televisión gastronómica argentina. Cada vez se suman más emisiones culinarias a la tv abierta y por cable que dan batalla a las señales mainstream. Cuáles y cómo son.


Desde el altar de algún paisaje de ensueño, un gran chef de la vieja guardia asume su papel de patriarca para dejar traslucir sentimientos de refilón al lado del fuego, mientras abriga a su perro, de vuelta de todo. En el otro extremo de la programación, un colega más joven sale al ruedo con su camioneta y marida banquetes mientras sobreactúa su pertenencia al barrio. En el medio entre Mallmann y Lele Cristóbal, susanitas que guiñan un ojo a la bohemia, italianos pasados de neorrealismo, maestros seductores de suegras y cocineros que exploran sabores a cielo abierto terminan de completar el abanico de personajes que invaden la grilla culinaria mainstream: las señales ElGourmet y Fox Life (ex Utilísima) parecerían tener cubiertos todos los frentes de la gastronomía como género televisivo.

Pero lo cierto es que, en los últimos años, los programas de cocina lograron superarse a sí mismos, reinventándose, expandiéndose e incorporando nuevos formatos. Hoy, la oferta gastronómica en la TV argentina ya no se limita a los canales de siempre: los extranjeros Glitz y TLC, junto a los locales Volver, Metro, América 24, Tv Pública y hasta Telefé se sumaron a la ola de emisiones culinarias con realities, viajes al pasado, lecciones sobre cómo abrir restaurantes y recetas para toda la familia, entre muchas otras propuestas.

Al cierre de esta edición, seguramente se estén bosquejando nuevas producciones. Pero, por el momento, estos son los programas diferentes, interesantes y, en algunos casos, prácticamente desconocidos que debés agregar a tu calendario semanal:

DESTAPANDO LA HISTORIA
Volver / Lunes a viernes a las 12hs.
Uno de los estrenos más recientes de la pantalla chica. El programa conducido por el chef Hernán Gipponi, del restaurante del hotel Fierro (Palermo), se propone revisitar los platos favoritos de los prohombres del pasado. Catalina de Medici sirve de excusa argumental –a la noble florentina se le atribuye poco menos que la invención de la gastronomía francesa: por ser quien introdujo el tenedor, el aceite de oliva y el helado en París, entre otros elementos– para recrear un pato a la naranja del siglo XVI con adaptación a la época. Unas espinacas a la bechamel abren paso a las anécdotas de su advenimiento como reina consorte de Francia, y así. A George Washington le gustaba el pastel de cerezas, a Jorge Luis Borges el puchero y Gipponi tiene letra para desandar las recetas y llevarlas a terreno propio, linkeándolas con sus experiencias en fogones de España. Sin apelar a imágenes de archivo ni a exteriores, el programa se sostiene en los buenos oficios del chef, quien le pone el cuerpo a un promisorio intento de salirse del libreto de siempre.  



VÍA REGAZZONI
Metro / Domingo a las 21hs.
En compañía de la conductora (y modelo vintage) Claudia Terceiro, el excéntrico pintor, escultor y cocinero Carlos Regazzoni explota su veta de profesor Locovich para urdir una performance a la que él llama culinario-ferroviaria y que lleva partes iguales de cocina gore, reivindicación de la vida proletaria y monólogos. En cada capítulo de media hora –de los que ya se emitieron más de treinta– se exhibe una íntima relación entre el costado artístico del protagonista y su desempeño en la cocina: sus recetas están al límite de lo creativo y lo bizarro, con platos que van desde costilla de jabalí a ensalada de verduras trozadas con sierra eléctrica, pasando por estofado de liebre cazada por él mismo en el fondo agreste del galpón donde vive. Siempre al filo de las reglas de urbanidad, como para espantar a los inspectores de bromatología, todo se cocina en su atelier-restaurante “El Gato Viejo”, rico en rezagos oxidados. En guerra contra “la cocina molecular, los abúlicos, los imberbes, los inertes, los estúpidos”, las palabras de Regazzoni resuenan a sentencias como puños y a segundas intenciones, en un registro a veces entrañable y siempre fotogénico. El show encuentra el equilibrio con la presencia de Terceiro y de su hija Bárbara, que se encarga de los postres. Los episodios pasados se pueden ver en Facebook/morfarega.

COCINEROS ARGENTINOS
TV Pública / Lunes a viernes a las 11hs y domingo a las 14hs.
 
La sexta temporada consecutiva de Cocineros Argentinos incorpora secciones nuevas a la propuesta original, aunque la doctrina es guión de hierro y no se toca: pum para arriba, que no decaiga, mueva, mueva. El buque insignia de la gastronomía en TV abierta se sostiene en el carisma de su cuarteto de conductores, leales a la causa de la kermesse napolitana o, en su defecto, al preludio del asado del domingo bajo una impronta federal. Hay móviles en directo en todo el país –en el interior son más famosos que los Beatles– y hay afinidad por el rescate de tradiciones telúricas. Si suena de fondo “Bailar pegados”, de Sergio Dalma, algunos de los muchachos apelará a sus dotes de seductor, mientras continúa con las manos en la masa de una receta de cookies, aptas para cualquier negado con la espumadera. Los platos suelen ser más bien tradicionales, ricos y sencillos. Todo fluye sin muchos artificios. Cada cocinero ocupa su rol: los maestros Guillermo Calabrese y Juan Braceli dirigen la batuta, mientras Ximena Sáenz y Juanito Ferrara acompañan la faena como intérpretes y enterteiners consumados. Todos dispuestos a reescribir la máxima de los Decadentes: cualquiera puede cocinar.  

LATIN AMERICAN FOODIE
América 24 / Domingo a las 22.30hs.
Adolfo Suaya era veinteañero cuando se fue a los Estados Unidos a formarse en el Actors Studio. No pudo ser Al Pacino, pero la memoria emotiva lo llevó a probar suerte como restaurador y sentó a parte del entorno de Hollywood a las mesas de su cadena El Gaucho Grill, en Los Ángeles. Luego de consolidar sus parrillas y otros tantos emprendimientos, al final pudo convertirse en frontman del programa Latin American Foodie, que produce Sun Channel para todo el continente. En su tercera temporada, el ciclo cumple el sueño del sibarita, sin coartadas existenciales ni proclamas de esclarecido, al arbitrio del placer de la degustación por sí misma. El conductor pasea en una suerte de camión por locales de sushi, trattorías y parrillas fuera de las guías oficiales, por las periferias de las ciudades y la cámara lo persigue con vocación de mojar el pan en su plato. A la zaga de su felicidad contagiosa. 



MASTERCHEF ARGENTINA
Telefe / Domingo a las 22.15 hs.
La franquicia argentina de MasterChef, el reality gastronómico más importante del mundo, es una adaptación correcta: el italiano Donato De Santis, el francés Christophe Krywonis y el argentino Germán Martitegui son el trasunto local de Gordon Ramsay, Joe Bastianich y Graham Elliot, jurados en su versión original de Estados Unidos. Ponen cara de malos cuando evalúan los platos de amas de casa y cocineros amateurs y, cuando el caso lo amerita, son misericordiosos. Vale la pena seguir el concurso de cerca para sentirse dividido entre la sorpresa y la exasperación que generan las creaciones presentadas por sus participantes. Hay corrección política y un fondo de cocción de cuento de hadas, cuyas perdices se reservan para un solo elegido.  

THE OPENER
Glitz / Jueves a las 20:30hs y 21:20hs.
David Adjey, chef de múltiples emprendimientos y estrella de la escena canadiense, asesora a novatos que están a punto de abrir su restaurante. El ciclo da cuenta de todos los desaguisados de los principiantes, como la ausencia de un concepto, la inexperiencia a la hora de hacer cuentas o la fanfarronería. En general, siempre hay pipiolos en fila hacia el matadero. “¿Por qué mejor no apilan el dinero y lo prenden fuego?”, se sulfura el experto ante la falta de sentido común. Pero pone el hombro para que la muchachada rompa el cascarón. Para Adjey, solo existe una oportunidad de pegarla. “Si el restaurante sigue abierto en seis meses y no perdió dinero, habrá triunfado”, pronostica. En la coda final del programa se revela la posteridad. Según el canadiense, los nuevos restauradores no deberían aspirar a ser perfectos, sino a estar siempre en la línea de fuego. A veces lo logran, otras se queman. 


UN CLÁSICO INTERNACIONAL
Al conocidísimo chef estadounidense Anthony Bourdain, catapultado al estrellato a comienzos de 2000 con la publicación de su primer libro (“Confesiones de un chef: aventuras en el trasfondo de la cocina”) y considerado eminencia de la gastronomía a nivel mundial, se lo puede ver recorriendo las calles en pleno papel de catador de delicias de arrabal y compartiendo su sabiduría de barrilete arrepentido en Sin Reservas, el programa que conduce hace ya varios años y que cosechó fanáticos en todo el globo. Es un clásico imperdible. Acá, se transmite por Travel & Living Channel (TLC) todos los días a las 16 hs.

 

Por Aníbal Mendoza


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas