20.03.2017

Nespresso Selection Vintage 2014, una copa de café añejo

La marca presentó el primer Grand Cru perfeccionado por el tiempo: los granos de Arábica de este café fueron añejados durante tres años para lograr un perfil de café suave y aterciopelado.


La lógica del vino, en el café: como las uvas, sólo ciertos tipos de granos envejecen bien. El prodigio del tiempo mejora lo que la naturaleza hace casi perfecto: igual que un buen Malbec de una cosecha especialmente notable, ahora se toma “café envejecido”. 

En este contexto es que, por primera vez, Nespresso presenta una edición limitada de carácter único, una tentación para el sibarita que persigue el placer epicúreo de la vida: si es cierto que en el mundo antiguo el café se conocía como el “vino árabe”, este varietal seleccionado se bebe en copa y suma el paso de los años como una cualidad. Se llama Selection Vintage 2014 y es una edición de cápsulas de café almacenado durante tres años: una partida de granos verdes de la variedad arábica cultivados en las alturas colombianas que fueron custodiados en condiciones excepcionales hasta lograr un sabor elegante y amaderado, con suaves notas frutadas. Ya no en la taza sino en la copa, un placer dionisiaco.



Del mar a la montaña
Como casi todos los grandes descubrimientos de la historia, el añejamiento del café se reveló por accidente. Hace trescientos años, los granos que viajaban en las bodegas de los barcos desde Indonesia hasta Europa padecían una mutación inesperada: expuestos al salitre y el aire húmedo del mar, aumentaban su tamaño. Después se secaban al sol, lo que alteraba el sabor final. Durante esos meses de guarda, los granos sufrían muchas variaciones en sus condiciones de almacenamiento y en el tueste se develaban indómitos y demostraban su casi infinita posibilidad de aromas, desde las rosas hasta el corcho. ¡Eureka! 

Esta cosecha especial de granos colombianos se preservó por tres años en un almacén cerca del ecuador, ubicado a 3.700 metros de altura: una fortaleza de oxígeno escaso, aire frío, presión alta y humedad congelada que preserva los granos, que además fueron rotados periódicamente de posición para asegurar una guarda pareja y alentar la experiencia sensorial única, aquí sin necesidad de descorchar.

Un tostado mixto
Con una intensidad de 7 puntos en una escala que va del 1 al 12, esta Selection Vintage 2014 expresa el punto de sofisticación al que llegó el café. “Nuestros expertos tomaron un reconocido proceso de la industria de alimentos y bebidas gourmet al introducir condiciones específicas y controladas que garantizan un café excepcional”, explica Consuelo León, Coffee Ambassador de Nespresso Austral.

En el tueste de estos granos colombianos se trabajó por fractura: una parte se tostó ligeramente para proteger sus aromas particulares y la otra parte fue mucho más tostada para revelar la madurez del sabor y mejorar la riqueza de la textura. En la nariz y en la boca (las herramientas de trabajo para el hedonista profesional o aficionado) esta edición limitada se percibe con aromas equilibrados y una suavidad aterciopelada: una experiencia singular para el que persigue perfumes y gustos únicos. 



La elipsis de un ritual
Si una nueva cultura celebra lo vintage como un modo de reconciliarnos con el pasado en un tiempo de presentes acelerados, este café añejo merece un ritual para su degustación. Junto con las cápsulas sale el set de copas cafeteras Reveal Espresso Intense (vienen de regalo con la compra de más de doscientas cápsulas). Realizadas junto con los maestros vidrieros de Riedel, expertos austriacos en el pulido del cristal desde tiempos inmemoriales, las copas tienen una proporción perfecta que permite que el café exprese sus aromas más equilibrados, que mejore su suavidad y que potencie el placer sensorial. 

Así, en la degustación se completa una elipsis de varios siglos: el “vino árabe” del inicio de los tiempos se actualiza pero mantiene viva la liturgia antigua, más joven que la del vino pero aun así clásica. Sea en taza o en copa, un deseo de prosperidad cada vez que se alce un espresso y uno pueda decir a otro parroquiano: “¡Salud!”.

Por Nicolás Artusi@sommelierdecafe


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groserías, acusaciones sin fundamento e insultos serán eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios